Informa de los valores de consumo
de energía y agua del aparato
(eficiencia), así como de las
prestaciones del mismo. Permitendo
conocer de forma rápida la eficiencia energética de un electrodoméstico.

Tiene que exhibirse
obligatoriamente en cada
electrodoméstico puesto a la venta.



Para el Medio Ambiente:
ayuda a elegir los electrodomésticos más eficientes con mayor transparencia.


Para nuestro bolsillo:
porque el extra que pagamos por un electrodoméstico eficiente lo ahorramos a lo largo de la vida del aparato.

¿Qué es la etiqueta energética de los electrodomésticos?

El etiquetado energético de los electrodomésticos existe desde 1995, aunque con la evolución que vienen presentando estos equipamientos en la última década se decidió que era el momento de someterla a una revisión. En esencia, la etiqueta energética es un adhesivo que encontramos en la mayoría de los electrodomésticos, y que nos informan acerca de su nivel de eficiencia. La meta es clara: hay que lograr que nuestros electrodomésticos cumplan con la misión que tienen encomendada pero que lo hagan de manera más eficiente, es decir, gastando menos recursos energéticos y económicos. Gracias al nuevo etiquetado, vigente por ley en Europa desde 2012, ya no hay excusas a la hora de comprar equipos de consumo responsable. Si bien es cierto que los aparatos más eficientes son más caros en el momento de la compra, también lo es el hecho de que generalmente se amortizan muchos años antes de que termine su vida útil. Dependiendo del electrodoméstico, se han llegado a cifrar ahorros de hasta 900 euros en las facturas de la luz.

¿Qué es, dónde está y por qué es importante?

La etiqueta energética es una herramienta informativa que permite al usuario comparar de manera rápida y sencilla diferentes modelos y marcas de electrodomésticos, desde el prisma de la eficiencia. La etiqueta nos orienta exclusivamente al respecto de este campo.

La normativa vigente obliga a que la etiqueta energética se encuentre siempre en un lugar visible para el comprador. Por norma general, cualquier usuario debería encontrarla en la parte frontal o superior del electrodoméstico en cuestión. En el caso más concreto de los hornos debe estar en el lado exterior de la puerta y si tiene varios compartimentos cada uno debe tener su etiqueta propia. A la hora de comprar lámparas, la etiqueta debería localizarse rápidamente en el lado exterior de su envase.

Sea cuál sea el electrodoméstico la norma es clara al respecto: nunca debe estar oculta, ni tampoco se debe reducir su visibilidad. Si esto ocurre, se está infringiendo la norma. La importancia del etiquetado energético es altísima, y por ello deberíamos prestarle la atención que requiere. En primer lugar es importante porque se trata de una herramienta fundamental para sumergirse de lleno en el terreno del ahorro energético dentro del hogar. Sirve para que los consumidores ahorremos dinero en nuestras facturas de la luz o del agua y nos conciencia de la importancia de ser cada día un poco más ecológicos. Como ciudadanos tenemos que ser una parte activa del ahorro de recursos vitales como la propia energía o el agua.

Entender el etiquetado energético en los electrodomésticos

La etiqueta energética es obligatoria en lavadoras, lavavajillas, secadoras, campanas, hornos, calentadores de agua, aspiradores, vinotecas, fuentes domésticas de luz y, por último, en los aparatos de aire acondicionado.

Es una etiqueta común para toda Europa en la que los textos se han sustituido por pictogramas, razón por la cual el idioma no es un problema a la hora de interpretarla. Hay varios elementos comunes a todas las etiquetas; a primera vista llama la atención la escala de colores con la que se clasifican los electrodomésticos en función de su eficiencia: desde la A y color verde para los más eficientes, hasta la D y color rojo para los equipos que más consumen. Realmente, la ‘vieja’ clasificación por letras se mantiene, pero se han añadido las tres clasificaciones con +

Los más eficientes:

  • A+++
  • A++
  • A+

Equipos de consumo moderado:

  • A
  • B

Equipos de alto consumo:

  • C
  • D

Ya no hay textos, solo pictogramas. A golpe de vista podremos ver el consumo anual de energía o de agua del equipo. Asimismo, se nos informa del nivel de ruido expresado en decibelios. Puede parecer un dato baladí pero unos pocos decibelios (en los aspiradores, por ejemplo) pueden marcar una gran diferencia entre un ruido insoportable o una tarea mucho más silenciosa. Además de los pictogramas comunes, es lógico encontrar algunos que hace referencias a características propias de cada electrodoméstico. Por ejemplo, en los frigoríficos encontraremos la suma del volumen de almacenamiento (en litros) de todos los compartimentos del congelador y del propio refrigerador. En cuanto a los lavavajillas, todos los que se venden actualmente deben tener una eficacia de lavado clase A, por lo tanto es un dato que ya no se expresa en la etiqueta energética. En su etiquetado sí que encontraremos su capacidad de cubiertos normalizada y eficacia de secado.

En las lavadoras nos tendremos que fijar no solo en su consumo de energía, sino también en las emisiones de ruido en todas sus fases de lavado. Además, encontraremos la capacidad del aparato en kilos, que se mide basándose en un programa normalizado de algodón a 60ºC o 40ºC en carga completa.

¡Importante también el etiquetado especifico de los aspiradores! Tienen tres puntos muy relevantes en los que fijarnos. El primero la reemisión de polvo, que nos indica cuanto aire limpio sale del escape; un aspirador debería emitir la mejor cantidad de polvo posible, por lo que deberíamos buscar los de letra A (pueden ir hasta la G). Además tendremos que poner nuestros ojos en el rendimiento de limpieza en alfombras y suelos duros, cuyo nivel de eficiencia se indica con las mismas letras que el apartado anterior. Según los fabricantes, para una limpieza optima de nuestras alfombras, y suelo en general, deberíamos optar por aspiradores de rendimiento C o superior (clase A o B).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies