3 Consejos para ahorrar electricidad de una forma muy sencilla

No lo podemos negar, vivimos permanentemente conectados. Hoy en día necesitamos la electricidad para casi todo. La utilizamos para cocinar, para iluminar nuestra casa, para entretenernos… Está en cada aspecto de nuestra vida, y esto nos lleva a enfrentarnos a facturas cada vez más elevadas. ¿Pero estamos haciendo realmente un buen uso de la electricidad?

Tendencia al alza

En las últimas décadas el uso de la electricidad ha crecido sensiblemente. Con el desarrollo de los avances tecnológicos cada vez son más los aparatos que utilizamos en el día a día y esto se traduce en un mayor gasto energético. Si a esto le sumamos el continuo incremento del precio de las tarifas eléctricas en los últimos años lo que tenemos es una combinación ganadora para unos usuarios que tienen todas las de perder.

Saber si la potencia que tienes contratada en tu casa es la adecuada para tu consumo es muy importante. En ocasiones se tienen contratadas potencias mayores a las que realmente no se saca provecho, lo que supone un auténtico desperdicio. Y es que en ocasiones parece no importarnos tanto el optimizar los recursos que utilizamos.

Ahorrar es más sencillo de lo que crees

No, no es necesario que renuncies a utilizar este o aquél electrodoméstico o que dejes de ver la televisión o de usar tu ordenador. Lo que necesitas es aprender a utilizar estos avances y la electricidad de forma responsable y eficiente. Y para que puedas empezar hoy mismo a ahorrar electricidad nosotros vamos a darte algunos consejos muy sencillos para que puedas ponerlos en práctica.

  1. ¡Hola LED!: Hace tiempo que la comercialización de las bombillas LED está generalizada y su precio ha bajado respecto a las primeras que salieron al mercado. Realiza una pequeña inversión y cambia poco a poco las bombillas de tu casa por bombillas LED. Duran 10 veces más que una bombilla normal y consumen casi un 80% de energía eléctrica.
  2. Olvida el stand-by: Se acabó eso de dejar el ordenador en suspensión o lo de dejar cualquier otro aparato con el piloto encendido solo porque es más cómodo. El modo stand-by sigue consumiendo energía. Apagar completamente todos los dispositivos puede hacerte ahorrar hasta un 10% del consumo.
  3. ¡Ojo con la temperatura!: Aunque pueda parecerte una tontería vigilar la temperatura de tus electrodomésticos puede contribuir a que tu gasto de electricidad sea mucho menor. Adapta la temperatura del frigorífico a la época del año, usa los programas cortos de la lavadora y no abuses del aire acondicionado. Tu economía lo agradecerá.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies