4 trucos para ahorrar en la cocina

Tras la lectura del siguiente post, nadie podrá decir que no puede ahorrar dinero en casa. Os contamos cuatro trucos que engloban muchos más, y os invitamos a que vosotros nos dejéis en los comentarios qué hacéis en casa para ahorrar en la factura de la luz.

  1. Conocer todos los secretos de los electrodomésticos

Es un consejo que engloba muchos más, pero puede ser el más importante. Lo primero que debemos saber es qué tipo de electrodomésticos tenemos en casa. Si son muy viejos o dan problemas, quizás cambiarlos por unos más modernos pueda ayudarnos a ahorrar dinero. El gasto en electrodomésticos siempre impacta un poco por el desembolso inicial, pero en la actualidad no es difícil encontrar aparatos de clase energética alta, que en pocos años amortizan el gasto gracias al ahorro que generan en la factura de la luz.

Evidentemente, no es obligatorio renovar todo el plantel de electrodomésticos. Si no tenéis problemas con ellos, adelante, disfrutadlos. Pero conoced bien cuál es el uso más adecuado de cada uno. Aunque lo volveremos a mencionar más abajo, hay que concienciarse de usar la lavadora y el lavavajillas a plena carga para ahorrar agua y energía. La nevera requiere de una serie de rutinas de conservación, como eliminar la escarcha si la produce, ordenar los alimentos adecuadamente para las corrientes de refrigeración o no hacerle trabajar más de la cuenta metiendo alimentos calientes dentro.

  1. Utilizar iluminación LED

Nos parece un asunto baladí, pero hay dos puntos de luz en la cocina que pueden contribuir de forma activa al ahorro en la factura eléctrica. La luz del techo y las bombillas que suelen equipar las campanas extractoras. ¿No os habéis fijado que los fabricantes ya solo usan leds en las campanas? Las bombillas incandescentes son cosa del pasado, igual que los halógenos. Haced caso a Ikea, que solo vende bombillas de leds, y equipad vuestra casa con iluminación de este tipo.

¿Por qué es mejor la iluminación por leds? Lo primero de todo porque consumen hasta un 90% menos de electricidad. Una vez que conocemos esta cifra, solo hay que pensar cuantas bombillas incandescentes seguimos teniendo en nuestra casa. Además, las bombillas de leds no contienen algunos elementos muy contaminantes como el tungsteno o los fluorescentes mercurio. Si a estas razones le unimos que nos ofrece 45.000 horas de luz en vez de las 20.000 horas de una bombilla tradicional, creemos que los argumentos están más que claros para optar por esta modalidad de dar luz a nuestra casa.

Electrodomésticos responsables con el medio ambiente

  1. Programación de rutinas

Hucha de cerdito en la cocinaEs otro asunto que parece una tonteria. Igual que en la oficina, una buena programación en el hogar es una gran aliada para ahorrar dinero. Por ejemplo, si dedicamos una parte de nuestro tiempo a programar las comidas que necesitan el horno las podemos concentrar en una sola mañana (o tarde, eso es a gusto del consumidor) y, además, como regalo adicional usar el calor residual de este electrodoméstico para las comidas de ese mismo día. El calor residual es uno de los grandes olvidados de la cocina; muchos y muy valiosos grados de temperatura se escapan del horno y bien podrían ser utilizados para unas verduritas, calentar pan o el plato de comida que toca degustar en ese momento.

De igual forma, con una buena programación podemos optimizar recursos para cocinar varios platos de vez. Sí, claro, ya sabemos que no nos los vamos a comer todos de vez, pero se pueden congelar y tener previsto qué día los descongelaremos para, por ejemplo, llevarlos al trabajo. Y los descongelaremos en la nevera, nunca malgastando energía con el horno.

Los lavados también se pueden programar. Seleccionar la ropa por colores es algo del pasado, sobre todo teniendo en cuenta que las toallitas ya impiden que se traspasen los colores. Ahora lo eficiente es lavar por grados de suciedad y para ello hay que saber elegir en cada momento el programa más adecuado para estas necesidades. ¿Por qué no lavar la ropa menos sucia los días que vamos al gimnasio?

Además, para cualquiera de estas rutinas podemos elegir la tarifa de discriminación horaria. Conocer cuánto cuesta la electricidad que consumimos es algo que se puede hacer cada segundo. Solo hay que ir a la web adecuada y ver cuándo es más barato hornear o poner el lavavajillas.

Ahorro de luz y agua

  1. Control absoluto del agua

En la cocina hay dos electrodomésticos que precisan mucha atención: la lavadora y el lavavajillas. No solo consumen electricidad, también agua. Los protocolos para ahorrar con ambos electrodomésticos están claros desde hace tiempo, aunque a muchos humanos les cuesta habituarse a muchas de estas costumbres. Una de las más extendidas es seguir prelavando los platos antes de meterlos en el lavavajillas. Hacerlo solo consume agua de más, ya que este electrodoméstico está programado para hacer todas las funciones.

De la misma forma, muchos se resisten a separar la ropa por grados de suciedad o desprecian el poder de programas de lavado concretos como la ‘media carga’ o el programa ECO, que por lo general consumen muchos menos recursos aunque sean programas más largos.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies