9 maneras de reducir el consumo eléctrico en el hogar

¿Cuántas veces has recibido la factura de la luz y has necesitado mirarla dos veces para creerte esa cifra? Seguramente más de las que te gustaría admitir. Y es que dependemos de la electricidad para casi todo. Pero con las subidas de precio que han experimentado las tarifas en los últimos años en ocasiones parece que eso de consumir electricidad se ha convertido en todo un lujo. ¿Crees que puedes hacer algo para reducir ese consumo?

Camino a la eficiencia

Es cierto que utilizamos la electricidad en muchos aspectos de nuestra vida y para muchas actividades de nuestro día a día. Desde calentar la casa a cocinar, distraernos un rato viendo una película o bien simplemente iluminando nuestras habitaciones. La electricidad está siempre presente, sin embargo no siempre la utilizamos de manera responsable.

Al igual que hacemos con otras cosa en nuestra vida también consumimos electricidad en exceso y de forma totalmente innecesaria. Por ese motivo,y para que nuestra economía no sufra más de lo debido, lo ideal sería encontrar una manera de reducir este consumo. ¿Se te ocurre alguna?

Las claves que estabas buscando

No, no existe una única manera de reducir tu consumo de forma sensible. Pero sí que existen pequeños gestos y nuevos hábitos que puedes poner en práctica para disminuir tu consumo eléctrico y reducir el sufrimiento de tu economía. ¿No nos crees? Sigue leyendo.

  • Revisa tu potencia contratada y si supera la que necesitas para tu consumo diario cámbiala. No pagues por electricidad que no vas a usar.
  • Apuesta por la discriminación horaria. Estas tarifas cuentan con un horario en el que el coste de la energía es reducido, así podrás hacer en ese horario las tareas que más consumen.
  • Apuesta por el LED y cambia las bombillas de casa. Podrás ahorrar hasta un 80% de lo que gastarías con bombillas tradicionales.
  • Se acabó el stand by. Cuando no utilices un aparato eléctrico apágalo completamente o desenchúfalo. El modo stand by sigue consumiendo energía y puede llegar a suponer el 2% de tu consumo.
  • No te pases con la calefacción. A nadie le gusta pasar frío en invierno pero seguro que no pasa nada por ponerte un jersey dentro de casa y así mantener la temperatura a un nivel más razonable.
  • Utiliza programas cortos y ECO. Consumen menos electricidad al no tener que calentar el agua y también consumen menos agua. Pero no te asustes, tienen la misma eficiencia que los largos.
  • Abandona las continuas visitas al frigorífico. Harás que pierda el frío y necesite consumir más energía para recuperar esa temperatura. Además mantenlo limpio dentro y fuera para que rinda al máximo.
  • No abras el horno para saber cómo va eso que estás cocinando. Basta con mirar a través de la ventana de la puerta y encender la luz para comprobar cómo progresa. Así evitarás que pierda calor y necesite consumir más energía para volver a generarlo.
  • Si tienes vitrocerámica aprende a utilizarla de forma eficiente. Utiliza ollas exprés para cocinar y apaga siempre el fuego antes de terminar la cocción, podrás terminarla con el calor residual de la placa.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies