Abrir la puerta del congelador gasta mucho

No es exactamente un arte, pero congelar de forma adecuada también requiere de unos conocimientos. Así los alimentos se conservan más tiempo y el congelador consume menos recursos energéticos.

Pasan desapercibidos porque en nuestro país suelen venir junto al frigorífico y les hacemos poco caso, pero también consumen y si nosotros cuidamos de él, él cuidará de nosotros. Hablamos del congelador, ese ‘accesorio’ del que solo nos acordamos en verano, que parece que ni siente ni padece, pero que también tiene unas exigencias para hacer bien su trabajo. Los congeladores necesitan estar en el lugar indicado de una vivienda para funcionar adecuadamente. No lo olvidéis: cuando un congelador trabaja en las mejores condiciones todos ganamos: los alimentos se congelan en perfecto estado y consumen menos energía, lo que favorece el ahorro en nuestras facturas de la luz.

Además de los rigores de la etiqueta energética de los electrodomésticos, los congeladores también están clasificados por su ‘clase climática’, que hace referencia a las temperaturas ambientales a las que trabaja de forma efectiva. Por ejemplo: un congelador de clase climática de entre 16 y 32 grados no lo podemos situar en una cocina donde se alcanzan temperaturas de 40 grados, puesto que pierde toda su eficacia.

A la hora de adquirir un nuevo congelador, o fijarnos en el que tenemos después de que hayáis leído este post, también debemos prestar atención a sus estrellas, que indican la cantidad de frío que produce el electrodoméstico.

  • Una estrella *: no sirven para congelar alimentos, ya que no alcanzan ni tan siquiera los -6 grados.
  • Dos estrellas **: su capacidad de congelación se eleva a los -12 grados, pero tampoco vale para alimentos.
  • Tres estrellas ***: aquí ya nos acercamos a lo que estamos buscando. Pueden alcanzar los -18 grados y sirven para mantener los alimentos que ya están congelados.
  • Cuatro estrellas ****: trabajan a -18 grados y son los que están preparados para llegar a congelar alimentos y, evidentemente, mantener congelados los que ya están.

Dejando a un lado las estrellas que tenga el congelador, el consejo de cabecera para que funcione de forma óptima y no desperdiciemos energía es el de siempre: las puertas de este electrodoméstico no se deben abrir innecesariamente. Cada vez que lo hacemos, y más en verano, provocamos la entrada de aire caliente en su interior y también de humedad, lo que favorece la creación de hielo, que es el gran enemigo (paradojas de la vida) de este electrodoméstico.

Vertical u horizontal, la postura es importante

Ice cubesEste es un debate que debemos tener cada uno con nosotros mismos. Ambas opciones están sujetas a las exigencias de la etiqueta energética de los electrodomésticos, aunque son modelos que presentan diferentes índices de consumo. La presencia de un congelador horizontal en una casa obedece únicamente a  nuestras necesidades. La realidad es que los verticales son más cómodos de usar, ocupan menos espacio y son más funcionales para el uso doméstico, puesto que favorecen un orden más visible.

Los horizontales también tienen sus ventajas: son los que mejor mantienen la temperatura de congelación, lo que a la larga favorece que consuma menos energía y sean más eficientes desde el prisma del rendimiento.  Su principal desventaja es el orden: la ausencia de cajones o bandejas convierten los congeladores horizontales en una especie de cajón de sastre donde parece que todo cabe y todo está menos accesible.

Organizar bien

Para la congelación de los alimentos también hay máximas. Ningún experto recomienda tener la comida más de tres meses en el congelador y debemos ser 100% conscientes de lo que hay dentro y consumirlo en el momento adecuado. Si sabemos congelar y descongelar bien podremos mantener en óptimas condiciones un alimento, pero para ello hay que conocer y respetar la cadena del frío, hacer la congelación lo más rápido posible por la seguridad del alimento y, sobre todo, mantener un buen orden: “la organización y supervisión periódica de los congeladores es esencial”, recuerdan desde la revista Consumer.

Tips para congelar de forma correcta:

  • La bandeja de congelación, que suele ser plana, es la destinada para los cubitos o, como bien hemos dicho, cosas planas.
  • El tamaño nos importa: no congelemos grandes piezas de carne, lo mejor es congelar pequeñas proporciones. Si lo hacemos en vista de las raciones que nos comeremos, ya es alcanzar la excelencia.
  • Primer cajón para lo que vamos a consumir más próximamente. Los cajones inferiores –evidentemente- para lo que estará más tiempo congelado.
  • ¡Marcaje! Hay que usar bolsas de congelación e identificar lo que hay dentro con número de raciones y la fecha en que metemos a congelar. Para los líquidos evitar el cristal.
  • Congelando los alimentos por grupos ganamos tiempo al abrir las puertas y ahorramos energía.
  • Los alimentos cocinados deben ir en envases herméticos y ya fríos, para no afectar a lo que hay congelado ya.
  • Crudos y cocinados por separado. Lo mejor: crudo parte inferior y cocinados parte superior del congelador.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies