Ahorrar dinero en las facturas de otoño

La mejor forma de ahorrar en otoño, y en cualquier época del año, es incorporando a tu vida electrodomésticos de bajo consumo. Como bien indica su nombre, consumen muchos menos recursos que los viejos modelos que hay por muchas viviendas. Y solo traen buenas noticias para tu casa, para tus facturas y para el medio ambiente.

No te olvides de ellos ni en otoño, ni en invierno. Nunca realmente. Los electrodomesticos de bajo consumo se han ganado por méritos propios un importante hueco en los catálogos de los fabricantes, y cada vez interesan más a los consumidores en general. ¿Qué son exactamente? Son los que usan la menor cantidad de energía posible para realizar la tarea que tienen encomendada. En pocas palabras, lo que buscamos es que nos aporten el mejor rendimiento con el menor consumo. De ahí que los electrodomesticos de bajo consumo estén estrechamente ligados a la eficiencia energética.

Actualmente, es muy sencillo reconocer este tipo de electrodomésticos. La Etiqueta Energética es la que se encarga de dar los datos apropiados para que sepamos reconocer el índice de consumo de los principales apáratos que tienes en la cocina. La puedes encontrar en:

  • Lavadoras.
  • Lavavajillas.
  • Hornos.
  • Frigoríficos.
  • Campanas
  • Placas de cocina.

Elige bien lo que compras

Si en una Etiqueta Energética ves el verde, es que estás ante un electrodomestico de bajo consumo. Aunque no es la primera vez que se dice en el blog, ni será la última, tus ojos siempre deberían mirar a los que son A+++. Con todos ellos vas a conseguir ahorrar este otoño, y cualquier otoño, ya que está demostrado con cifras que un electrodomésticos de clase A consume menos recursos que el mismo modelo pero de categoría inferior. Lo que viene siendo una clasficicación de toda la vida: lo primero, lo bueno.

No obstante, recuerda también que puedes ahorrar dinero en tu factura de la luz sin hacer grandes inversiones. Es tan fácil como comprobar que tienes contratados con tu empresa energética los watios que realmente necesitas. Si nunca te han saltado ‘los plomos’, que dirían los más mayores del lugar, es posible que puedas solicitar una revisión y ver si estás pagando por una asignación de consumo que realmente no necesitas.

Usos correctos de los aparatos

Por supuesto, puedes revisar las veces que quieras la potencia eléctrica contratada para tu casa, y puedes llenarla de electrodomésticos de bajo consumo, pero si no haces un uso adecuado de ellos, tirarás por la borda todas las acciones anteriores. Evidentemente, optar por electrodomésticos A+++ te hará ahorrar, pero si utilizas la lavadora (exagerando) solo para lavar cuatro prendas de ropa interior, ya puedes tener la más eficiente del mercado, que no conseguirás un ahorro destacado.

Una vez que has comprado tus electrodomésticos, lo importante es que sepas que el mantenimiento es fundamental. Se pasa por alto demasiadas veces, porque realmente es incómodo tener que hacerlo, pero es clave. ¿Qué consejos básicos de mantenimiento deberías tener en cuenta?

  • La limpieza en general: limpiar los filtros de la campana, el horno de restos de comida, la parte trasera del frigorífico o el filtro de la lavadora y el lavavajillas. Una limpieza regular (una/dos veces al mes) es fundamental para conseguir tan deseado ahorro.
  • La colocación: en este caso influye casi únicamente al frigorífico. No debe estar cerca de fuentes de calor (un radiador o una ventana con muchas horas de sol) y, si tiene el condensador en la parte trasera, debe estar a un metro de la pared.
  • La capacidad: la lavadora, el lavavajillas, el horno o incluso algo tan pequeño como el tostador deben usarse siempre a plena carga. La lavadora y el lavavajillas tiene una capacidad máxima. No es obligatorio llegar a ella, pero tampoco usarlas medio vacias. En el caso concreto de la lavadora, el mayor consumo lo hace para calentar agua, así que lo mejor es usar programas de baja temperatura (30 grados).

¿Se puede hacer algo más por el ahorro de energía?

Siempre se puede hacer algo más. Desde poner bombillas de leds en toda la casa, y en tus electrodomésticos si es posible (muchos ya las incorporan), hasta usar la secadora únicamente cuando sea necesario. Es cierto que tener secadora simplifica las cosas, pero hay zonas de España con muchas horas de sol que se pueden aprovechar. Si puedes beneficiarte de él, no lo pienses.

En cambio, opta siempre que puedas por el lavavajillas como método para tener tus platos y vasos a punto. Diversos estudios corroboran que ahorra mucha agua con respecto al lavado a mano. Tanto con el lavavajillas como con la lavadora ten en cuenta la correcta dosificación del detergente. Muchas personas tienen la insana costumbre de hacerlo a ojo, y si echamos más detergente del que estos aparatos pueden gestionar, tanto los platos como la ropa pueden acabar saliendo con restos de jabón. Y sí, necesitarás otro lavado más para tener tus camisas y cubiertos listos para otro día de otoño.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies