Ahorrar energía con un frigorífico

Enfriar y congelar bien los alimentos que tenemos en nuestro frigorífico es también un buen camino para ahorrar energía y dinero. Tendemos a utilizar este electrodoméstico de cualquier manera, sin darnos cuenta de que solo ordenando bien los alimentos en su interior estamos favoreciendo su conservación y, por lo tanto, el correcto funcionamiento del mismo.

El frigorífico sí. El frigorífico sí que está en el top cinco de los electrodomésticos que más consumen en el hogar, según los estudios de eficiencia energética que realiza el IDAE. Y como ciudadanos modernos que somos todos, seguro que en algún momento nos hemos preguntado cuáles son las claves para usar nuestra nevera sin miedo, pero ahorrando energía y dinero en las facturas de la luz.

No se hable más, ¡vamos a por esos consejos!:

  • El frigorífico debe estar en perfecto estado de revista. Desde Bosch nos recuerdan que “el mal funcionamiento de un electrodoméstico es el principal causante de un consumo excesivo”. Hay que limpiar su parte trasera con regularidad y tenerlo colocado en la cocina alejado de fuentes de calor.
  • No debemos abrir y cerrar constantemente las puertas del frigorífico. Lo primero porque eso significa que estamos picando entre horas, y eso no es bueno para la operación bikini. Lo segundo, porque cada vez que abrimos las puertas entra aire caliente en los compartimentos; si entra aire caliente, la propia nevera tendrá que combatirlo y trabajará más para enfriarlo.
  • Más es menos: si de verdad queremos ahorrar luz gracias a nuestro frigorífico, tenemos que ser conscientes de que tenerlo lleno nos ayuda a ello. Cuanto más lleno está, menos aire caliente entra dentro. Y ya hemos concluido que menos aire caliente es menos trabajo para generar frío y menos dinero en la factura de la luz.
  • Por supuesto, y si no lo digo explotó, el mejor consejo del mundo es elegir un frigorífico de clase A o superior. Todo lo que pagamos de más a la hora de adquirirlo lo amortizamos en pocos años ahorrando gracias a la eficiencia de este tipo de electrodomésticos.

“Cuando hablamos de frigoríficos, cada salto de + supone reducir un 25% el consumo”

Una niña mirando una neveraAdemás de estos consejos picaditos, que nos ofrecen los expertos en la materia, hay otros que no debemos olvidar. Ante todo, no nos dejemos engañar por el tamaño, en caso de que hayamos decidido comprar un frigorífico nuevo. Hay que escoger un modelo adecuado a nuestras circunstancias para evitar consumos que no necesitamos. Los datos de Holaluz.com son claros al respecto: por cada 100 litros de capacidad se aumenta el consumo unos 120kW/año, lo que traducido en dinero son unos 14,30 euros anuales extra.

“La nevera debe funcionar a 5ºC y el congelador a -18ªC; es lo que recomiendan los fabricantes”

Volviendo al concepto de las corrientes de aire frío y caliente que circulan por nuestra nevera, no debemos dejar que los alimentos almacenados toquen la parte posterior de la misma. De esta forma evitamos que las corrientes se estanquen. Si evitamos que las corrientes se estanquen todos los alimentos se enfriarán por igual.

Congelar tus alimentos con eficiencia

Usar de forma eficiente un frigorífico también atañe al congelador. Evidentemente, no cometeremos nunca el error de meter alimentos calientes a enfriar o congelar. Este consejo ya ni lo menciono.

La puerta del congelador también es enemiga de las aperturas constantes. No queremos formar escarcha que impida enfriar adecuadamente, y por ello evitaremos esta práctica que lleva a un elevado consumo de luz.

Para congelar correctamente lo mejor es llevar los alimentos en bolsas isotérmicas hasta casa. Una vez en casa, los alimentos frescos hay que llevarlos a la parte superior, donde se congelan más rápido. Importante: los alimentos que ya están congelados no deben entrar en contacto con los frescos que no lo están.

“Etiquetar con información correcta y abundante los alimentos congelados nos ayuda a ser más eficientes”

Organización correcta del frigorífico

Tanto en el congelador como en el frigorífico, el orden correcto de los alimentos es de vital importancia. Tendemos a utilizar los frigoríficos al hueco, sin darnos cuenta de que hoy en día los fabricantes se han esforzado por incorporar a las neveras compartimentos con diferentes criterios de conservación, que los hacen adecuados para cada alimento. Por ejemplo, hoy en día no es difícil encontrar neveras con cajones de 0 grados, donde se puede conservar aquello que no sea fruta o verdura. Para estos dos últimos, los mejores compartimentos son los denominados cajones ‘extrafresh’, que gracias a un sistema de sellado impiden que entre dentro el aire caliente, favoreciendo la conservación de fruta y verdura.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies