Ahorrar energía en tu nevera

Te pueden seguir engañando y seguir pagando faraónicas facturas de luz, o te puedes unir a la corriente eficiente que sabe manejar sus electrodomésticos correctamente. No es imposible manejar mejor un frigorífico y disminuir su consumo de energía. Se puede hacer con cualquier modelo y solo es necesario cambiar algunos hábitos.

En 2017 nadie va a descubrir que el frigorífico es el electrodoméstico que más consume, con diferencia, dentro de la cocina. Da igual el modelo. No importa que sea combi, de una puerta o americano, lo que importa es tener su consumo controlado. Diversos estudios apuntan a que, tanto con la nevera como con el resto de aparatos, tenemos márgenes de ahorro que superan el 40% si sabemos cómo hacerlo. Con pocas medidas y un poco de criterio puedes ahorrar mucha luz y gestionar mejor tus alimentos.

Algunos consejos siguen siendo los de siempre, aunque están a punto de cambiar. Se avecinan cambios en el mercado que apuntan a la llegada de modelos que se podrán instalar pegados a la pared u otros electrodomésticos, lo que tirará por tierra algunos de los consejos eficientes más tradicionales. Pero mientras llegan, o mientras tengamos un modelo tradicional, hay que seguir guardando una distancia mínima con la pared. Los frigoríficos respiran por detrás, y tenemos que ayudarles a ello. No solo con la distancia, también limpiando regularmente las rejillas traseras y ayudar así a que el motor trabaje con normalidad.

¿Cuándo fue la última vez que limpiaste las rejillas del frigorífico?

Organización de alimentos

Las costumbres humanas son, en ocasiones, las verdaderas causantes de pagar más dinero del necesario en las facturas de la luz. Por ejemplo, estamos acosumbrados a abrir la puerta de la nevera cada vez que tenemos una duda vital y solo podemos resolverla frente a algo frío.

¿Qué podemos hacer para no caer en este error?

  • Pensar bien que necesitamos antes de abrir la puerta y cogerlo todo de golpe.
  • Comprar un modelo que tenga los denominados ‘cajones de caprichos’, que son pequeños compartimentos frontales para guardar esas cosas que nos apetecen entre horas sin tener que abrirlo todo.

Mantenimiento de un frigorificoA todo ello tenemos que sumar algunas buenas costumbres como la de no introducir comida caliente. La razón es de pura lógica: si metemos un alimento recien cocinado, el frigorífico va a gastar más energía para enfriarlo. Primero dejamos que coja temperatura ambiente, y después lo introducimos.

Otro consejo muy eficiente: intentar que el frigorífico este, al menos, a 2/3 de su capacidad. No hace falta que las cosas no tengan su espacio, solamente se trata de evitar que el aire caliente entre más de la cuenta en esos espacios libres.

La organización de los alimentos también es fundamental. Cada tipo de comida tiene su espacio, y si las hueveras están situadas en la parte superior es por algo. Las verduras deben alojarse en los cajones específicos, que además son cada vez más avanzados y permiten doblar su tiempo de conservación gracias a las características especiales de humedad y temperatura.

  • Parte superior: destinala para alimentos frescos como lácteos, mermeladas o salsas.
  • Parte media-baja: es el espacio de la carne y los embutidos que siempre están presentes para emergencias. Y, si es posible, lo mejor es tener delante los alimentos que caducan antes.

Avisador de problemas

Con los electrodomésticos, la tecnología también puede ser tu amiga. De hecho lo es. Ahorrar y comprar un frigorífico de alta eficiencia puede ahorrarte hasta 450€ al año. Por no hablar de los modelos ‘No frost’. ¿De verdad en 2017 tenemos que seguir descogelando?, es el momento de olvidar esta costumbre arcaica con una nevera de verdad.

Más detalles importantes: el tamaño sí que importa. Si eres una persona sola lo más probable es que no necesites la capacidad de un frigo americano. No olvides que, según datos del IDAE, cada 100 litros de capacidad el consumo aumenta más de 14€ al año.

Hay otros avances como la electrónica en la parte frontal o las alarmas, que también debes tener en cuenta a la hora de elegir modelos. Si te has comprado uno de ellos, es probable que tu frigorífico esté pitando y no sabes por qué. Las razones pueden ser variadas:

  • Puede pitar porque has cometido el error de dejar la puerta abierta más tiempo del necesario. Es una costumbre muy poco eficiente y perjudica mucho el buen funcionamiento del electrodoméstico. Si esto sucede, no hay que ser un genio para salucionar el problema: solo tienes que cerrar la puerta de nuevo.
  • La alarma también salta cuando la temperatura es demasiado alta en el interior del frigorífico o del congelador. Es muy importante mantener siempre temperaturas adecuadas para no aumentar el consumo de energía. Si el frigorífico detecta peligro de descongelamiento, que te avise al momento es un gran avance. Incluso si tienes un modelo con electrónica avanzada te mostrará la temperatura que ha alcanzado para que sepas exactamente cuánto lo tiene que regular.

 

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies