Aprende a ahorrar en el hogar

Normalmente, si no nos equivocamos, cuando pensamos en eficiencia energética lo primero que nos viene a la cabeza es ahorrar en casa. Y es lo normal. El ahorro en las facturas del agua o de la luz es una de las primeras metas que se persigue cuando decidimos ser más eficientes. Lo bueno es que, indirectamente, cuando te planteas ahorrar energía o agua también estás teniendo un gesto enorme con el medio ambiente. Dos por el precio de uno.

Tal y como cuenta OXFAM Intermon, hay muchas razones para optar por el ahorro energético:

  • Contribuyes a reducir el consumo de combustibles fósiles (carbón y petróleo principalmente), que son fuentes de energía altamente contaminantes y que tardan miles de años en regenerarse.
  • “Si toda la energía que utilizamos deriva de fuentes de energía no renovable, tendremos una dependencia energética que podrá verse afectada por la finalización de los recursos”, asegura esta ONG.
  • El impacto ambiental es otro detalle que no se puede perder de vista: todo tiene un impacto en el mundo, ya sea tirando un cigarrillo o usando la calefacción. Puede que el problema de dejar hecho añicos el planeta no lo suframos nosotros, pero lo harán las próximas generaciones.

Cuánto gasta cada aparato

Conocer las principales fuentes de consumo de nuestra casa para empezar a reducirlas es un punto muy importante. Para que no te hagas preguntas complicadas, ya te lo resolvemos nosotros: el mayor consumo proviene de los electrodomésticos, y de ahí que sea especialmente importante conocer cuáles son los que más recursos necesitan para adaptar la forma que tienes de utilizarlos.

“Cuando compres electrodomésticos, fíjate en que la etiqueta energética sea A+, A++ o A+++” (OXFAM Intermon)

El consumo de cada electrodoméstico lo puedes consultar en el momento de la compra en la etiqueta energética que se coloca de forma bien visible en el frotal de los mismos. Además, en los manuales de instrucciones hay información muy relevante al respecto, que se añanden a una serie de consejos específicos de cada aparato para conseguir una reducción considerable del consumo de energía, de agua o de ambas (en el caso específico de lavadoras o lavavajillas). Además de tener estas dos fuentes de información directa a tu disposición, también puedes recurrir a la propia tecnología para hacer una buena revisión energética de tu casa.

Tal y como repasan en este post, existen multitud de herramientas y aplicaciones que te dan información muy valiosa al respecto. Dentro del enlace puedes encontrar las rutas hacia las aplicaciones en concreto, y así determinar fácilmente cuánto puedes ahorrar cambiando viejas bombillas por LED, por ejemplo. También puedes llegar hasta un par de páginas web que te aportan cifras concretas de ahorro por cambiar tu viejo frigorífico o la lavadora por electrodomésticos eficientes y modernos. No olvides que, dentro del segmento de los electrodomésticos, el frigorífico es el aparato que más consume por el mero hecho de pasar todo el año enchufado a la corriente eléctrica.

Hay decenas de calculadoras energéticas que puede ver para comprobar tú mismo lo que estás gastando, pero también puedes adquirir un contador de consumo, que se conecta a la propia red, o contratar una auditoria energética para que un profesional te certifique cómo, cuánto y con qué estás gastando.

Trucos para gastar menos

Contratar una auditoria energética ya es un ‘truco’ bastante efectivo para saber cuánto estás gastando, pero ahorrar en la factura de la luz es relativamente fácil si sabes cómo. Iamtogether es el nombre de una startup que nació con la obsesión de aportar a la gente herramientas efectivas para ahorrar en su día a día. Ya lo hicieron creando una app que permitía ahorrar gasolina, y tiempo después se animaron con la luz. Según sus datos, el problema de muchos españoles no reside exactamente en el derroche, sino en la elección de la tarifa energética: “un buen número de los ciudadanos trabaja de día, motivo por el que podrían acogerse —muchos no lo hacen— a la tarifa de discriminación horaria, que se caracteriza por establecer distintos precios en función del momento del día en que se realiza el consumo eléctrico”, aclaran en este artículo del diario ABC.

Es verdad que el precio de la electricidad en nuestro país es, en ocasiones, desorbitado, pero no es menos cierto que la mayor parte de los consumidores que optaron por utilizar la app de Iamtogether terminaron descubriendo que estaban pagando más potencia de la que realmente necesitaban.

Así que ya se pueden concluir dos trucos eficaces y eficientes:

  • Analizar si la tarifa que tienes contratada es la que se ajusta a tus necesidades.
  • Corroborar que la potencia contratada es correcta, y no necesitas menos. Un truco rudimentario es echar la vista atrás y recordar cuando fue la última vez que saltó el diferencial de tu casa (lo tradicionalmente conocido como los ‘plomos’). Si hace tiempo que no lo hace, eso significa casi seguro que estás pagando más potencia de la que necesitas.

¿Quieres conocer de primera mano más trucos para ahorrar energía en tu casa? Aquí tienes otro post en el que te contamos muchos secretos.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies