Ahorrar tiempo y dinero cocinando

Que nadie diga que no es posible: salir a trabajar a las 8 de la mañana y llegar a las 2 del mediodía con la comida caliente es algo que ocurre en muchos hogares. Solo hay que contar con el aliado adecuado para estos menesteres.

Es innegable: cocinar es mucho más fácil si tienes ayuda. Y actualmente es díficil no encontrar una ayuda cualificada para ello. No hace falta recurrir a las manos de los más pequeños de la casa o de los compañeros de piso. Los robots de cocina (como concepto general, ya que hay muchos tipos) son una ayuda perfecta. Y mecanizada. Aparecieron en nuestro país hace más de 40 años y es ahora cuando están conquistando más corazones. ¿Por qué los usuarios de un robot de cocina no lo cambian por nada?

Se podría decir que en 1973 comenzó la ‘locura’ de los robots de cocina. Aquel año fue el desembarco del más conocido por el público en general: la Thermomix. Fue, y todavía es culpa del fabricante alemán Vorwek, que sigue manteniendo su fórmula directa de venta al consumidor y sus famosas demostraciones. ¿Quién no ha visto en su ciudad uno de sus establecimientos?. Con el tiempo, otras marcas se han subido al carro de este tipo de electrodomésticos, en vista de innegable utilidad para el usuario. BOSCH, Ufesa, Taurus o Kenwood son solo algunas de las marcas que aparecen en las comparativas de producto, aportando robots de cocina con prestaciones similares a la de más relumbrón.

Los poseedores de un robot de cocina dicen que no han probado nada igual. Y seguramente no engañan a nadie. Y es que las ventajas de este electrodoméstico es difícil pasarlas por alto. No obstante, antes de analizarlas algo más en profundidad hay que detenerse en la primera pregunta que debemos hacernos: ¿qué grado de sofisticación necesitamos para nuestro robot? Hay máquinas que, en efecto, elaboran platos completos pero es necesario interactuar con ellas. Otros, los más avanzados, se pueden dejar programados y funcionan de forma completamente autónoma.

via GIPHY

Robots de cocina eficientes

Igual que sucede con otros electrodomésticos eficientes, la inversión inicial en un robot de cocina suele ser potente. A pesar de ello, su compra se amortiza con el tiempo. Varios factores influyen en ello: reducción de la factura de luz, reducción de tiempos de cocción, menor derroche de alimentos y comodidad.

Precisamente el tiempo es una de las principales ventajas de un robot de cocina completo. La acción de cocinar se simplifica hasta el extremo. Solo es necesario adquirir los ingredientes, introducirlos en el aparato y realizar la programación completa para tener la comida lista cuando lo órdenes. Con los módelos de Kenbwood incluso se puede interactuar con ellos a través de una aplicación móvil. Se trata de una solución de evidente eficacia para las personas con menos tiempo para la cocina, o incluso para las más torpes con un cuchillo y una olla entre las manos.

“Algunos robots de cocina se pueden dejar programados hasta 24 horas antes”

Robot de cocinaEficiencia: mientras las placas vitrocerámicas presentan un consumo –en términos generales- de 2.000 vatios, un robot de cocina a máxima potencia puede rondar los 1.500V, los hay que incluso que solo necesitan 1.300 vatios, aunque con menos prestaciones. Además,  pueden recortar los tiempos de cocción gracias a dos grandes ventajas.

  • Con un robot de cocina que procese alimentos se pueden llegar a cocinar hasta tres platos a la vez, gracias a sus diferentes compartimentos.
  • Hay robots de cocina que ya funcionan con inducción. Gracias a este sistema de calentamiento utilizan toda la cubeta para cocina, y no solo la base. Gracias a la inducción se calcula que recortan aún más el tiempo de cocción (en un 20%) y reducen hasta un 25% el consumo eléctrico, provocando un ahorro directo en el recibo de la luz.

Domina con el panel de control

Incluso la Organización de Consumidores (OCU) reconoce que los procesadores de alimentos (los que realizan todas las funciones) son “los aparatos de cocina más completos” ya que evitan que en una misma cocina se tengan que “utilizar varios cacharros diferentes”. La comodidad es otra de las ventajas indiscutibles de un robot de cocina. Solo hay que comprar los ingredientes y prestar atención al panel de control para dejar todo programado correctamente. A través de este panel se introducen las órdenes concretas, por ejemplo el método de cocina (vapor, guiso, etc…) Por lo tanto, se podría decir que solo hace falta entrar en la cocina para poner en funcionamiento los aparatos. Ellos hacen el resto.

Dos detalles adicionales:

  • Con un robot de cocina se genera también un ahorro reseñable en otras tareas. Por ejemplo, se friega mucho menos. O se pone el lavavajillas en menos ocasiones.
  • Se pueden elaborar en casa algunos preparados que en un supermercado son mucho más caros. Uno de los ejemplos más prácticos son los potitos de bebés.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies