Ahorro en el consumo del frigorífico

¿Se puede ahorrar en el consumo de un electrodomésticos que apenas pasa tiempo apagado? La respuesta seguro que os gustará.

El frigorífico tiene un problema que no sufren el resto de electrodomésticos de nuestra casa: se pasa toda la vida encendido, exceptuando periodos muy concretos. Por este motivo, el consumo de una nevera se eleva hasta el 31% del total de un hogar estándar. A pesar de estar permanentemente en funcionamiento, existen trucos para ahorra luz a su costa. Tanto en su instalación, como en el mantenimiento o la conservación de alimentos, hay elementos claves para el mencionado ahorro.

Lo primero y más importante es elegir bien el sitio donde funcionará: no se puede instalar un frigorífico al lado de una fuente de calor. Por lo tanto, debemos encontrar el rincón más alejado de placas de cocción o radiadores si queremos dar el primer paso para minimizar su consumo. El frigorífico debe aportar frío trabajando lo mínimo, por ello alrededor del aparato tiene que circular suficiente aire. Este último consejo nos dice que no lo peguemos a la pared.

¿Y respecto a la conservación de la nevera? Dos consejos estrella:

  • Quitar frecuentemente el polvo que se acumula detrás del frigorífico, que es la parte fundamental de su funcionamiento.
  • Descongelar para quitar la escarcha de la pared. Solo 3 mm de escarcha aumentan un 30% el consumo.

“Con los frigoríficos NO FROST nos ahorramos el problema de la escarcha”

Organización de la nevera

RefrigeratorEste aspecto es más importante de lo que pensamos. Los expertos se esfuerzan mucho en recordad que los alimentos no pueden estar en la nevera organizados “al hueco”. No solo hablamos de buena organización, también hablamos de salud. Memorizar los consejos básicos de conservación no es complicado, y nos ayudará en la tarea de ahorrar luz y mejorar la salud de los alimentos que luego nos vamos a llevar a la boca.

Por ejemplo, debemos saber que la puerta de la nevra es la zona menos fría, lo que le convierte en el sitio ideal para salsas, botellas o mantequillas y mermeladas. En los estantes centrales o superiores colocaremos los lácteos, los embutidos o esos alimentos que vienen con el aviso de “una vez abierto conservar en el frigorífico”; la parte inferior, justo encima de los cajones, es la zona perfecta para conservar pescados y verduras, que son los productos que suelen necesitar más frío.

Los cajones son una de las zonas estrella: existen para usarlos con criterio y, como bien indica su nombre, son para las verduras. Este producto en concreto necesita unas condiciones de frío y humedad muy concretas, puesto que el una temperatura muy baja les perjudica. Los cajones para las verduras vieron la luz para mantener intactas las vitaminas y los minerales, además de permitir al usuario consumir fruta y verdura en su punto correcto de frescura.

¿La ultracongelación es eficiente?

Sí, lo es. La ultracongelación es un proceso de muy bajo impacto ambiental con el que podemos consumir alimentos, fundamentalmente verduras o productos frescos, de forma muy eficiente y conservando de forma óptima todas sus propiedades. De hecho, no es temerario decir que la ultracongelación es uno de los procesos más seguros de la industria alimentaria.

Generalmente, los alimentos que se ultracongelan son verduras, que están compuestas por un porcentaje altísimo de agua (más del 70%). Con el proceso de ultracongelación se congela esa agua con el objetivo de que los consumidores puedan disfrutar en cualquier momento de verduras como recién cogidas de una huerta. Se trata de un proceso que suele realizarse en industrias especializadas ya que se necesitan aparatos capaces de bajar de los -20 grados, una temperatura con la que se consigue aumentar la vida útil del producto congelado.

“La ultracongelación se basa en un método de producción eficiente, con bajo impacto ambiental”, aseguran desde la revista Consumer. Y es que entre la recogida del producto a congelar y este proceso apenas hay pasos intermedios, por lo que la generación de residuos es mínima, y los que se generan provienen en su mayoría de preparar y limpiar la verdura que luego se congela.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies