Tarifa de la luz: discriminación horaria vs tarifa nocturna

Es más que evidente que nuestro consumo de energía en casa afecta directamente a nuestra factura y por lo tanto a nuestro bolsillo.
Lo que quizá no tengas tan claro, es que dependiendo de la hora a la que utilices la energía, ésta tiene un precio u otro y esto también afecta directamente al importe total de la factura.

Digamos para entendernos, que se trata de consumir más cuando la energía cueste menos. Y para poder aferrarnos a esta premisa existen la tarifa nocturna o las tarifas de discriminación horaria.
Mucha gente piensa que es lo mismo, y aunque en parte pueda ser así, no es del todo cierto. La tarifa nocturna evidentemente no deja mucho lugar a dudas. Es decir, se trata de una tarifa en la que lo recomendable es utilizar la energía durante las horas nocturnas cuando ésta se paga más barata, principalmente porque hay menos demanda.
Es decir, lo aconsejable si tienes contratada una tarifa nocturna, es aprovechar la noche, mientras descansas, para poner la lavadora, la secadora, el lavavajillas, etc.

La tarifa por discriminación horaria también se basa en franjas en las que la electricidad tiene un precio más barato, solo que no se limita exclusivamente a las horas nocturnas, sino que divide las franjas horarias en dos que son: horas valle y horas punta.
Actualmente todas las comercializadoras ofertan este tipo de tarifas ya que pueden ser muy rentables. Puedes echar un vistazo en Lucera, Endesa y tantas otras…

La gran diferencia de estas tarifas con una tarifa normal es que con una tarifa normal la energía tiene el mismo precio las 24 horas del día.

Tramos horarios más baratos

El objetivo pues de estar tarifas es reducir el consumo en aquellos horarios en que la demanda es mayor. Sin embargo, aún existen muchos usuarios que no se atreven a contratarla porque no es posible elegir siempre las franjas horarias, es decir, no es posible decidir cuándo queremos nosotros pagar menos por la electricidad. Sin embargo, la realidad es, que a pesar de que muy pocos clientes las contratan, podríamos ahorrar muchísimo con este tipo de tarifas.

Me gustaría volver a recalcar que la discriminación horaria no es una tarifa nocturna. En la discriminación horaria hay 14 horas al día baratas, desde las 23 horas hasta las 13 horas del día siguiente; y sólo 10 horas caras.

¿Me interesa una tarifa de este tipo?

Pues bien, ahora que creo que ya está clara la diferencia, deberías plantearte qué razones podrían llevarte a contratar una tarifa de este tipo.

Por ejemplo, la discriminación horaria no implica un cambio de hábitos tan grande como la tarifa nocturna. Es decir, si tú prefieres poner la colada durante el día, o cocinar a primera hora de la mañana, no tienes por qué cambiar de forma radical esas costumbres para pasar a hacerlas por la noche.

Otra razón es que solo necesitas consumir el 30% de la energía en horario valle para ver reducida tu factura.
Además, a la hora de contratarla no debes olvidar que durante el fin de semana también consumimos, y muchas veces, más que entre semana, ya que pasamos más tiempo en casa. Esto nos permite ajustarnos con más facilidad a consumir la energía en horario valle.

Tampoco debes preocuparte por cambios en la instalación, ya que no son necesarios para acogerte a este tipo de tarifa, ya que los contadores son capaces de controlar el consumo hora a hora. Solo debes abonar unos 9 euros para activar la tarifa.

La tarifa regulada PVPC también tiene esta modalidad. La diferencia está dentro de las horas valle, que hay unas horas más baratas que otras. Dentro de las horas caras también ocurre lo mismo, ya que con el PVPC el precio día a día y hora a hora va cambiando.

Además, gracias al contador con telegestión, puedes acceder a información detallada sobre tu consumo y consultar cuánto consumes en horario punta y cuánto consumes en horario valle.
Esta tarifa es reversible, es decir, si tienes mala suerte y resulta que eres uno de los pocos que no consigue ahorrar con este tipo de tarifa, puedes volver a tu tarifa anterior. Eso sí, a la hora de contratarla asegúrate bien, porque algunas compañías exigen un año de permanencia mínimo.

Otras tarifas

Afortunadamente en cuestiones de comercializadoras no hay un monopolio y existen diversas opciones entre las que buscar la más ventajosa para nosotros. Ya que, además de que ahora podemos elegir con las tarifas por discriminación, el consumir la energía a unas horas determinadas, también tenemos otras opciones como la tarifa 8 horas de Iberdrola, en la que puedes elegir las 8 horas del día en las que consumir tu energía para que te resulte más barata.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies