Aparatos a evitar en tu hogar

Spoiler: igual en el titular nos hemos pasado un poco. No te vamos a contar los electrodomésticos que debes fulminar de tu casa. Te vamos a decir cómo haríamos nosotros para no tener que renunciar a ellos, pero sin seguir engordando las facturas de la luz. ¿Te apuntas al reto?

Vale sí, hemos sido un poco exagerados en el titular del post. Hay varios electrodomésticos que se cuelan en la clasficación de los que más consumen, pero la verdad es que es un poco difícil imaginar la vida sin ellos. Por lo tanto, igual el título debería pasar a ser «aparato a los que vigilar en tu hogar».

Y es que, por si todavía no conocías el dato, el frigorífico es el rey del consumo en casa. ¿Y entenderíamos calificarlo como un electrodoméstico a evitar? Es imposible. O al menos no es posible si no queremos volver a vivir como en la prehistoria. Lo único que debes hacer es ser más eficiente con su uso. Por ejemplo, ¿tienes pensado irte de vacaciones en algún momento del año? Pues cómete lo que hay dentro, déjalo vacío y vete de vacaciones con el frigorífico desenchufado.

Los que más gastan

Aunque no son las más consumidoras del ranking, ¿pensáis que sería posible evitar en casa a la lavadora o la secadora? La segunda no ha conquistado tantas casas como la primera, pero cada vez tiene mayor indice de penetración. Si vives en una zona con muchas horas de sol, igual sí que te puedes plantear prescidir de ella. Pero no creemos que quieras volver a lavar agachado como nuestros abuelos. Por eso, lo que tienes que hacer es, simplemente, usarla con más cabeza. ¿No te has planteado nunca que igual estás echando más detergente del necesario? Asimismo, tienes que prestar más atención (si no lo haces ya) al mantenimiento regular. Es posible que, como muchos mortales, nunca te hayas preocupado de limpiar el filtro de la lavadora, un sitio en el que se acumulan pelusas y restos que nos dejamos en los bolsillos.

Así es complicado ahorrar

No solo lavando la ropa se puede ahorrar dinero. También a la hora de cocinar. Para elaborar tus recetas favoritas puede que sigas utilizando la mítica placa vitrocerámica. Si te lo puedes permitir, igual un cambio por una placa de inducción te acaba convenciendo de sus bondades. Puedes ahorrar hasta un 80% de lo que estás consumiendo en la actualidad.

Y mira un poco más arriba de la placa de cocina: llegarás a la campana. Hoy en día, las campanas se han convertido en un electrodoméstico elegante, casi decorativo, y bastante eficiente gracias a los motores silenciosos o las luces LEDS. Pero si lo que tienes todavía en casa es una vieja campana, debes saber que estás consumiendo más de la cuenta. No obstante, sabemos que cambiar un electrodoméstico requiere un desembolso importante, por eso te animamos a mantener bien limpios los filtros de la campana. De esta forma, hará su trabajo sin consumir tanta energía.

¿Y el consumo fantasma?

Del que de verdad tienes que prescindir en tu casa es del denominado consumo fantasma. Sí, de esa lucecita roja en la que permanecen muchos aparatos mientras no los estamos utilizando. Parece inofensivo, pero es el reponsable de hasta un 11% del consumo eléctrico de tu casa. Se calcula que, evitando ese gasto, te puedes ahorrar entre 50 y 100 euros anuales. ¿No es este un buen habitante del que prescindir?

Sí, es posible que también penséis que controlar el consumo fantasma es un poco complicado. De ahí que os ofrezcamos una serie de soluciones para tenerlo a raya:

  • Las regletas de enchufes son bastante útiles para estas cosas. Solo con un botón, puedes cortar de golpe todos los aparatos que hay enchufados.
  • ¿Consume el cargador del móvil mientras no está enchufado? ¡Sí! Aunque el terminal no esté carganfo, si dejas el cargador enchufado a la red sigue consumiendo electricidad.
  • Algo parecido pasa con el Wifi. Es muy cómo entrar en casa y que todo se conecte como por arte de magia, pero lo mejor es que si no estás en casa, lo apagues.
  • Llega el momento de irte de vacaciones. Te has acoradado de desenchugar el frigorífico. ¡Perfecto! Pero haz lo mismo con todo lo demás. Si es posible, no dejes enchufado absolutamente nada.
  • ¿Y los termostátos?, ¿los tienes vigilados? El aire acondicinado y la calefacción también son dos elementos muy fáciles de dejar enchufados. Si no los estás utilizando, simplemente desconéctalos.

«Todo lo que está conectado a un enchufe está consumiendo electricidad»

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies