Así gasta tu cocina

Te contamos lo que necesitas saber sobre el consumo de los electrodomésticos que tienes en tu cocina.

Nadie imagina una cocina sin electrodomésticos. Es impensable hoy en día. Y lo que también en impensable -o debería serlo- es no pensar en las fórmulas para consumir menos recursos con ellos. El conjunto de todo lo que tienes en casa consume el 30% de lo que gastas en energía, aunque cada electrodoméstico tiene su consumo.

¿Sabes cuál es el que más electricidad gasta? ¿Y el que menos? ¿Y sabías que puedes poner en práctica algunas medidas para reducir el consumo de luz y, en su caso, el de agua? Vamos con un post picadito, como diría el bueno de Javier Coronas, sobre el consumo de los electrodomésticos de tu cocina y la forma de ahorrar con ellos.

Consumo de cada electrodoméstico

El frigorífico: según datos de la Unión de Consumidores (todos los del post lo son) el frigorífico es el mayor consumidor de la cocina. Es lo lógico teniendo en cuenta que se pasa todo el año enchufado, aunque con suerte lo desconectarás para irte de vacaciones. La recomendación de cabecera para cualquier electrodoméstico es que compres uno de clase A o superior, que suponen un ahorro descomunal. Teniendo en cuenta que los modelos de frigo que no tienen el condensador en la parte trasera son muy recientes (o no están en el mercado), es aconsejable que dejes espacio entre la parte trasera y la pared, que limpies esta zona una vez al mes para que respire la nevera y que no dejes que crezca la capa de escarcha del congelador.

La lavadora se lleva el 8% del consumo de los electrodomésticos. Hay que tener en cuenta que este aparato no solo consume electricidad, también agua. En contra de la creencia popular, los programas más cortos NO son los que menos consumen. Al contrario. A la hora de poner la lavadora procura llenar el tambor o, por lo menos, lavar con programa ECO o media carga. Dosifica bien el detergente para que la ropa no salga sucia, o la lavadora no tenga que trabajar el doble para dar salida a toda la espuma. Aprovecha las horas de discriminación horaria y elige siempre el programa más adecuada para cada prenda. Por último, realiza un buen mantenimiento: limpia las gomas o el filtro para evitar obstrucciones.

Ahorrar con las funciones del horno¿Qué podemos decir del horno? Que es un complemento imprescindible para nuestro menú diario. ¿Quién dice que no a unos macarrones gratinados? Con los modelos que existen en la actualidad, es muy fácil ahorrar algo de dinero en las facturas de la luz. Los hornos con aporte de vapor o función microondas están a la orden del día, y sirven para combinar potentes funciones que te ayudan a tener los platos listo y gastar menos recursos. ¿Algo más para ahorrar dinero con el horno? Programa tus comidas para poner hacer varios platos a la vez, usa recipientes de cristal para aprovechar mejor el calor y no renuncies NUNCA al poder del calor residual, del que ya hemos hablado en alguna ocasión.

Ahora te toca ahorrar

El lavavajillas, igual que la lavadora, es el otro electrodoméstico que consume agua y luz. Dependiendo del modelo y de sus prestaciones consume sobre un 2% del total. Ahorrar con el lavavajillas es relativamente fácil. Igual que sucede con la ropa, espera a tenerlo lleno y elige siempre el programa adecuado. No renuncies a la utilidad del programa ECO y procura que los brazos se muevan con libertad, ya que es clave para la correcta distribución del agua y el detergente. ¡Otra cosa más! Coloca bien la vajilla, tiene más importancia de lo que parece.

En lo referente a la secadora, su utilidad está fuera de toda duda en las zonas de España en las que menos luce el sol. Está en el grupo de electrodomésticos que consumen sobre un 2%, pero la recomendación de cabecera siempre será aprovechar al máximo el calor de la luz solar, sobre todo en época estival. No obstante, si la usas porque te gusta explotar sus ventajas, no olvides nunca centrifugar muy bien la ropa durante el lavado para que la secadora no tenga que trabajar más de la cuenta.

Microondas y la placa de cocina

  • Las placas de cocción consumen, aproximadamente, un 9% del total en el hogar. La mejor recomendación que te pueden hacer al respecto es optar por la inducción. Las placas de inducción son la mejor revolución en el campo de la cocina desde hace muchos años, y son capaces de ahorrar más de la mitad del consumo, en comparación con una vitrocerámica tradicional.
  • El microondas, por su parte, también está en el grupo del 2%, y su uso en España está muy por debajo de su potencial. Es evidente que hay algunas cosas que no puede hacer (si lo comparamos con un horno) pero su utilidad va mucho más allá de calentar un tupper de comida. De hecho, si no tuviera utilidad, no se habrían creado hornos con función microondas. ¿Quieres aprender más sobre el potencial del ‘micro’? ¡Revisa este post!
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies