Aspiradoras que ahorran

Desde que la ley se puso ‘ dura’, solo se pueden vender aspiradoras con una potencia menos o igual a los 1600W y una recogida de polvo mínima del 75% en moqueta y 95% en suelo duro. Es decir, se planteaba un reto: mantener o superar el nivel de limpieza haciendo aspiradores más eficientes. ¿Sería posible? Hoy lo vemos.

La llegada de la etiqueta energética a los electrodomésticos supuso toda una revolución en muchos aspectos. Desde que se implantó, el consumidor conoce perfectamente y de un solo vistazo lo que ofrece cada electrodoméstico nuevo en términos de eficacia y eficiencia. Dos palabras que tienen especial relevancia si hablamos del tema que nos ocupa hoy: los aspiradores.

Desde el 1 de septiembre de 2014, los fabricantes también están obligados a señalizar sus aspiradores con la etiqueta energética. Y la pregunta era, obviamente, la que ya hemos lanzado en el primer párrafo: ¿Se puede mantener el rendimiento de limpieza con un consumo energético inferior? Al parecer, los fabricantes aceptaron el reto e incluso algunos han ido más allá, ofreciendo gamas de aspiradores muchos más silenciosos, que reducen drásticamente el consumo de luz y con sistemas de aspiración de gran flujo muy mejorados.

“En 2017 vuelve a revolucionarse el etiquetado energético de los aspiradores”

Eficiencia sin perder eficacia

Cuando aterrizó el nuevo etiquetado energético en los aspiradores se entró en una dimensión de total transparencia con respecto a los detalles más importante que nos importan a la hora de comprar uno nuevo. Si nos plantamos delante de la etiqueta de un aspirador veremos que en la parte superior nos indica la clase de eficiencia (de la G a la A) y la media de consumo anual, para que podamos hacernos una idea de cuánto vamos a pagar por usar nuestro aspirador.

“La disminución de la potencia de entrada es el indicador principal para que un aspirador obtenga una buena calificación energética”

Pero es en la parte inferior del etiquetado donde vamos a encontrar la información más valiosa. Repasamos lo más importante:

etiqueta energértica de los aspiradores

  • Nivel de ruidos: es muy relevante, puesto que un nivel de ruido adecuado también influye en nuestro entorno. Solo unos pocos decibelios marcan la diferencia entre poder mantener una conversación mientras pasamos el aspirador o que parezca que estamos en medio de una autopista.
  • Reemisión de polvo: lo ideal es que un aspirador devuelva a tu casa la menor cantidad de polvo posible por el escape. Los aspiradores de clase energética A son los que ofrecen una mayor fiabilidad en este aspecto. Por cierto, se mide (de menor a mayor escape) de la A a la G.
  • Rendimiento en alfombras: con las mismas letras que en el apartado anterior, la etiqueta nos informa de la calidad de aspiración de polvo en una moqueta. Los fabricantes lo tienen claro: la mejor dupla (eficiencia-eficacia) para este frente son aspiradores de clase C o superior. ¡Ojo hay aspiradores de clase C que han pasado con notaza este test!
  • Rendimiento en suelos duros: para medir la eficacia en este aspecto se hacen los test aspirando sobre hendiduras llenas de polvo. Como sucede con las alfombras, los mejores aparatos son los de clase C o superior, que acaban prácticamente con todo el polvo acumulado con menos esfuerzo y menos consumo eléctrico.

Eliminar los costes adicionales de las aspiradoras

Como bien dicen desde Dyson, la eficiencia real en el mundo de los electrodomésticos va más allá de la clasificación energética de cada uno. Hay que crear máquinas “que mantengan un alto rendimiento, que no produzcan residuos adicionales y que no tengan costes suplementarios para el consumidor durante su vida útil”.

Además de elegir un aspirador que una buena calificación energética, también nos podemos para a pensar en otros complementos que nos ayudan en términos de ahorro y eficiencia. Por ejemplo, los aspiradores que nos evitan costes adicionales -como las bolsas o los filtros- pueden multiplicar exponencialmente nuestro ahorro. Pero como todavía hay muchos románticos que no renuncian a las bolsas, que nadie se asuste, que se siguen no solo fabricando, sino mejorando. Una de las marcas que más ha destacado en este campo es Bosch, que ha ganado varios test de rendimiento con algunos de sus modelos gracias, por ejemplo, a sistemas como el PowerProtect, que garantizar un buen poder de filtrado incluso cuando las bolsas están llenas. Ha hecho compartimentos de bolsas más grandes para evitar pliegues y ofrece un diseño multicapa de las bolsas que evita obstrucciones.

Este tipo de avances le han valido a Bosch para llevarse los elogios de los consumidores en modelos como el BGS1112, con una valoración de 4,8 sobre en 5 en Amazon, siendo uno de los mejor valorados en relación calidad-precio. Se trata de un modelo sin bolsa y de fácil limpieza. Atributos que tienen otros modelos muy elogiados en el mundo online como el ‘Polti Forzaspira C110’ o el ‘Dyson DC37c Total Allergy’, que también acaparan muy buenas valoraciones en los últimos meses gracias a sus poderosas prestaciones.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies