Calcula cuánto gasta cada electrodoméstico

Todo el mundo quiere ahorrar en luz pero son pocos los que realmente se ponen el mono de trabajo para averiguar, por ejemplo, el consumo de sus electrodomésticos. Por no hablar de la escasez de auditorias energéticas que, por lo general, se hacen en las viviendas españolas. Y se trata de un tremendo error, porque el ahorro energético no es una meta tan complicada, y las medidas para llegar hasta ella tienen un doble beneficio: para el bolsillo y para el medio ambiente.

Leroy Merlin ha puesto a disposición del que quiera usar una interesante herramienta para que puedas hacerte una idea aproximada del consumo de tu casa. Cuando te sacan el diagnóstico, repetimos, que es aproximado, te das cuenta de que realmente no estás invirtiendo ni dinero ni esfuerzos en tener un hogar más eficiente. Con un diagnóstico en la mano, llegas a conclusiones interesantes como que cambiar una vieja nevera (que tiene más de 15 años) puede suponer un ahorro de 125€ anuales.

Averigua el consumo de cada electrodoméstico

¿Alguna vez te lo has planteado?, ¿sabes realmente cuál es el consumo de cada electrodoméstico que tienes instalado en la cocina? Estos aparatos son los responsables de una parte más que importante del consumo eléctrico total de tu casa. Conseguir un ahorro real y cuantioso es posible. Paradójicamente, para ahorrar en luz gracias a los electrodomésticos lo primero que tienes que hacer es invertir dinero en electrodomésticos eficientes. Los que tiene en su etiqueta la “A” son los más apropiados para estos fines.

Para averiguar realmente cuánto consumen los electrodomésticos de tu casa solo hay dos formas de hacerlo:

  • Consultar el manual de usuario, donde aparecen todos los datos técnicos.
  • Instalar en casa un medidor de consumo, que te aproxima a la cantidad más realista de electricidad que necesitan los electrodomésticos para funcionar.

En la red hay algunas soluciones para salir del paso, como las calculadoras energéticas, con las que es sencillo hacerse una idea del consumo de cada electrodoméstico. Pero nunca olvides que, sin tener unos datos concretos de cada aparato, es casi imposible saber cuánto consume. No obstante, aquí quedan algunos consumos orientativos de los electrodomésticos más comunes dentro de una casa:

  • Batidora (250Wh): 0,04€/hora.
  • Cafetera (700Wh): 0,12€/hora.
  • Lavavajillas (genérico, de 2008 en adelante): el consumo presenta variaciones de entre 0,13 y 0,19€ la hora.
  • Frigorífico combi (genérico, de 2008 en adelante): es complicado sacar un cálculo estándar del amplio mundo de los frigoríficos, pero el consumo se sitúa entre los 0,04 y los 0,13€ por hora.

* Todos estos datos han sido obtenidos de la calculadora energética de Electro Calculator. Todos estos y el acceso a la tabla completa los puedes gestionar desde aquí.

Aprende a ahorrar

¿Sabes cómo ahorrar energía eléctrica? Seguro que te han dicho que tienes que poner bombillas de bajo consumo y apagar las luces cuando no estés en las habitaciones. No son ideas malas pero, como te imaginas, tampoco es lo único que puedes hacer para ahorrar luz, adelgazar las facturas y cuidar un poco más el planeta en el que vivimos. Pero en la cocina (y decimos la cocina para hablar específicamente de los electrodomésticos) se pueden hacer muchas más cosas:

  • Para las coladas diarias y habituales, lo mejor es usar la lavadora en frío o a baja temperatura. Si bien es irremediable usar en algún momento el programa de 90º, aunque sea para limpiar el tambor, la ropa que usas habitualmente se puede limpiar con un programa estándar de 30-40 grados. Y no te calientes la cabeza con los programas: sí, las lavadoras actuales han alargado los tiempos para conseguir ese ahorro de luz y agua que estás buscando. No nos cansaremos de decir que los programas cortos NO son los que menos consumen.
  • Con el lavavajillas sucede algo parecido. Lo mejor es usarlo a plena carga, porque un lavado lleno siempre será mejor que dos a medias (aunque uses el ECO). Si de verdad quieres ahorrar tienen que evitar caer en errores muy básicos como aclarar los platos en el fregadero antes de meterlos al lavavajillas o echar el detergente directamente en la cuba. Si lo haces, se consumirá mucho antes de tiempo y cuando llegue el momento de aplicar jabón a los platos ya no habrá. Se habrá disuelto.

Ahorra con tus recetas

Tener una placa de inducción es una magnífica idea si estás pensando en aplicarte más a fondo en el campo de la eficiencia energética. Es mucho más rápida y, por lo tanto, mucho más eficiente. Si no la tienes no se acaba el mundo, ni tampoco las opciones de ser más eficiente. Para ahorrar electricidad puedes usar la rapidez de la olla a presión, la eficiencia del microondas para cosas tan sencillas como calentar agua o leche (y muchas más cosas) o elegir recipientes adecuados para cocinar. Usar una sartén pequeña en el fuego más grande de la placa no es una decisión acertada tengas el modelo que tengas.

Puedes gastar menos dinero cocinando con cabeza durante la fase de elaboración, pero también puedes hacerlo en la fase previa, en la de conservación. Los frigoríficos eficientes son una inversión perfecta para, a la larga, ahorrar energía. Pero recuerda que cada alimento tiene su sitio para conservarse adecuadamente. Opta por un modelo no frost (presentes en todas las marcas) para evitar la formación de escarcha, que es un vampiro frío y silencioso para tu factura de la luz.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies