Un cambio de peinado te rejuvenece

¿Alguna vez has ido en busca de tu plancha de pelo ideal? Los amantes del pelo liso (u ondulado, etc…) tienen a este pequeño electrodoméstico en un altar. Su eficiencia es muy importante, pero en este caso es casi más importante comprar una marca fiable y un modelo con prestaciones profesionales. Y es el que el pelo es un asunto muy delicado.

Las planchas para el cabello están hechas para cuidarlo por dentro y por fuera. Tanto si hablamos de cabello masculino como de femenino, se trata de un producto al que debes prestar especial atención antes de comprar. De hecho, merece la pena gastar algo más de dinero en una plancha de nivel profesional. Y es que con el pelo no se juega.

No es una elección fácil. Igual que el mercado de, por ejemplo, las lavadoras, el de las planchas para el pelo está muy masificado. No solo los grandes fabricantes compiten, también un gran número de pequeñas marcas que están al acecho del consumidor. Por ello, es importante elegir bien, dedicar tiempo a comparar modelos y tener muy claro qué necesitas.

Comprar una plancha de pelo más eficiente sale más barato a la larga. Es lo mismo que sucede con un frigorífico de los que tienen el verde en su etiqueta energética: en la tienda el desembolso de dinero es más elevado, pero durante la vida de útil se produce un ahorro considerable. No olvidemos que, de los pequeños electrodomésticos, “todos los que generan calor” son los que más consumen (dentro del segmento de los pequeños, ojo).

Una plancha de pelo eficiente

El dato es, cómo no, del IDAE, el gran gurú energético de este blog. Por lo tanto, teniendo en cuenta que una plancha de pelo es una devoradora de calor, no te lo pienses mucho: dedica tiempo a las características técnicas de esa plancha que tienes fichada, e indaga un poco sobre la fiabilidad que ofrece. Mantener a salvo tu pelo y tu factura de la luz son razones de peso para ello.

Algunos consejos para elegir la plancha de pelo que más conviene:

  • Sobre todo haz un diagnóstico del pelo que tienes. No es lo mismo un cabello frágil con tendencia a caerse que uno fuerte. El calor que emite la plancha no debería ser el mismo para uno que para otro.
  • Las placas son lo más importante de una plancha de pelo. En el mercado tenemos placas de cerámica –las más habituales hasta el momento-, turmalina, de titanio, de calor por infrarrojos o ionizadas, que empiezan a ser tendencia entre los consumidores.
  • Los expertos aseguran que las placas de titanio son las más eficientes energéticamente hablando porque transfieren mucho mejor el calor. Además, ofrecen un resultado superior para tu pelo.
  • No obstante, ojo con las placas ionizadas, que empiezan a comer terreno. Según el modelo que puedas comprar, algunas marcas las ofrecer con ionización permanente, que reducen de forma drástica la electricidad estática y reduce el encrespamiento. ¿El resultado? Un pelo menos encrespado y más predispuesto al peinado.

Si a todos estos factores les añadimos un bloqueo de seguridad para evitar las quemaduras y el apagado automático, rematas la faena. Este último aspecto es más relevante de lo que parece, ya que evita disgustos en caso de dejarse la plancha encendida. Disgustos en forma de incendios y de subidas inesperadas en la factura de la luz.

Trucos para un rizo perfecto

Dibujo de una plancha de peloDa igual si el uso de una plancha de pelo es habitual o esporádico. El pelo es delicado, y merece siempre los mejores cuidados. Y las altas temperaturas no son, precisamente, lo que más le conviene. Pero por eso existen trucos que harán de la misión del planchado una tarea algo más fácil.

Lo primero, barriendo para casa, ten todo preparado para el momento que la plancha esté caliente. No vale ponerla a calentar y distraerse en otras cosas, puesto que todos esos minutos son minutos de consumo.

Primer paso: el pelo seco. Seca por completo el pelo y ayudate de un cepillo para ir abriendo la veda. Volviendo al material de las placas, desde Bosch nos animan a comprarlas ionizadas, ya que son “más resistentes, duraderas y el calor se distribuye uniformemente”.

Si ya tienes la plancha lista y el pelo seco, es el momento de entrar en materia. El consejo de los expertos es dividir el pelo en mechones, tanto si la cabellera te llega a los hombros o a los pies. El objetivo siempre será que el mechón salga complentamente alisado en su pasada correspondiente.

¡Y no te olvides de la temperatura! Si has comprado una plancha específica para tu tipo de pelo, es evidente que tendrás que echar un ojo al libro de instrucciones para saber qué grados debería alcanzar la plancha, también en función de qué quieres que haga por ti (alisar, rizar, ondular…)

¿Tienes algún consejo personal para un buen manejo de la plancha de pelo?

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies