Cómo nos afectan los cambios del etiquetado energético

Aunque ya se habla mucho de ello en los sectores de la industria y la tecnología, incluso está en boca también de muchos consumidores, este reglamento sobre el nuevo etiquetado energético todavía no está en vigor. Aún no se han publicado los reglamentos particulares de cada gama, sin embargo, hay aspectos sobre determinados cambios que ya se conocen.

Uno de ellos, quizá el más novedoso, es que la etiqueta energética tal y como hoy la conocemos, ya no va a ser igual. Es decir, van a desaparecer las calificaciones energéticas A+++ y se va a volver al antiguo escalonado de la A a la G.

No obstante, hasta que este cambio se materialice los comercios de electrodomésticos están obligados puntualizar en sus publicidades este etiquetado. Es decir, antes en cualquier electrodoméstico bastaba con poner A+++ en su etiquetado, pero ahora hay que indicar la calificación energética del electrodoméstico dentro de un rango A+++ hasta D.

¿Cómo nos afecta?

El nuevo etiquetado no entrará en vigor hasta 2021, sin embargo, es bueno conocer ya diversos aspectos que pueden afectarnos.

A nosotros los consumidores, nos va a afectar principalmente en la lectura de esta etiqueta energética, y es que incorpora novedades visuales. La principal es, como ya he comentado, el cambio en la escala.

Este cambio implicará que electrodomésticos que ahora tienen una eficiencia energética A+ podrán pasar después a tener una eficiencia energética B.

Esto no significa que reduzcan su eficiencia, sino que ahora mismo un producto con una calificación energética A+ es producto medio y no plenamente eficiente. Por este motivo y para evitar que se generen confusiones, la Unión Europea ha decido volver al antiguo escalonado.

Otra de las novedades que incorporará la nueva etiqueta, es la existencia de códigos QR para que, el consumidor que así lo desee, pueda ampliar la información desde su propio móvil.

La etiqueta actual como todos sabéis, califica el consumo del producto empleando una gama de colores que va desde el verde hasta el rojo y las letras de la A a la D, aunque con la peculiaridad de que hay tres tipos de A, las A+, A++ y A+++
Estas son sin duda, las que nos garantizan la máxima eficiencia del mercado, siendo la A+++ la más alta de todas, y por detrás le siguen la A++ y A+.

En cuanto a la eficiencia energética B, nos indica un consumo moderado, aunque muchos clasifican a la categoría A en el mismo nivel de consumo ya que ambos tienen un índice de eficiencia de entre el 50% y el 100%.

La eficiencia energética C y D nos informa que el electrodoméstico tiene un alto nivel de consumo.

¿Desde cuándo se aplica el etiquetado energético en los electrodomésticos?

Las etiquetas energéticas comenzaron a implementarse en el año 1995 en algunos electrodomésticos y posteriormente, con la mejora de las leyes se implantaron también en otros.

El formato también fue cambiando y comenzó con una escala de la A a la G, igual a la de las nuevas etiquetas. Pero la rápida evolución de los aparatos hizo que se creasen nuevas categorías de forma improvisada, y por este motivo se está regulando todo de nuevo.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies