Sé consciente de lo que gastan

Solo hay una manera de ser más responsables con los electrodomésticos que tienes en casa: sabiendo cómo consumen. Una vez que eres conocedor de tal dato, modificas lo que estás haciendo mal. Y cuando lo modificas, ahorras en la factura de la luz y te conviertes en una persona más eficiente.

Cuando te dicen que una televisión con la ‘lucecita roja’ es capaz de consumir lo mismo que tu ordenador funcionando a tope, tu visión sobre el consumo enérgetico de los electrodomésticos cambia. O al menos debería cambiar. Puede parecer una información innecesaria, pero conocer qué aparatos son los que más consumen y menajerlos mejor es clave para ser más eficientes.

El último “Estudio sobre consumo energético del sector residencial en España”, que hizo en su momento el IDAE, indicó que unos 546 euros de lo que pagas en la factura eléctrica es por culpa de los electrodomésticos. Ojo, de todos los electrodomésticos, no solamente de los que tenemos en la cocina.

Cómo ahorrar en la factura

En cuanto al consumo exacto de cada aparato, es complicado determinar con pleno convencimiento cuáles son los que más electricidad gastan, aunque a la cabeza siempre se pone el mismo: el frigorífico . A continuación, por estricto orden de consumo, se sitúan la televisión, la lavadora, la secadora y el lavavajillas. Todo ello según el consumo de kilowatios a la hora cifrado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Las decisiones de compra son muy importantes a la hora de gestionar bien el consumo energético de los electrodomésticos . Si sabemos que el frigorífico es, con diferencia, el que más consume de todos los que tenemos en casa, ¿por qué no comprar un modelo A+++? Hasta hace pocos años, solo el manual de instrucciones daba unas pequeñas pistas sobre el consumo de los electrodomésticos, pero ese problema se ha solucionado con la etiqueta energética de los electrodomésticos. “Un frigorífico clase A+++ puede consumir un 80% menos de energía que uno de clase D aproximadamente”, señalan desde el diario Expansión.

“Recuerda que hay tres picos de alto consumo con el frigorífico: coincidiendo con las tres principales comidas del día”

Una cocina de bajo coste

Aunque la tevisión se cuela entre los electrodomésticos que más consumen, lo cierto es que tus mayores esfuerzos de ahorro se tienen que centrar en la cocina. Al menos si tienes la lavadora y la secadora en esta estancia de la casa.

Es ahí donde suele estar el grueso de los electrodomésticos. Por ejemplo, a la hora de ponernos entre fogones podemos hacer muchas cosas con el trío placa, campana y horno. Lo primero de todo, siempre te recomendaremos que te hagas con una placa de inducción para reducir el consumo energético en tu cocina. Lo que una vitrocerámica hace en diez minutos, la inducción lo puede resolver en un par.

Para que la campana no consuma más electricidad de la necesaria, asegurate de que los filtros están limpios de grasa. Son el eslabón más importante, puesto que se encargan de limpiar el aire que entra y sale de la cocina. Muchos filtros se pueden lavar en el lavavajillas. Con respecto al horno, precalienta solo cuando la receta lo exija. Si es menos de una hora de duración, no será necesario, por mucho que la cultura culinaria de este país así lo diga. Además, aprovecha el calor residual tanto de la placa como del horno. Es fantástico para rematar algunas recetas o mantener calientes los platos.

Ahorra lavando la ropa

Con la colada también se pueden hacer muchas cosas. De hecho, bastantes más de lo que se piensa la gente. Lo primero de todo: para poner la lavadora y la secadora hay que esperar a tener plena carga. Pero ojo, sin superarla. Si tu lavadora tiene 8 kilos de capacidad, esa será la cantidad que deberás poner. ¿Qué pasa si no puedes esperar? Pues que puedes tirar de los programas de media carga o bien de los programas ECO, que reducen considerablmente el consumo de agua y luz.

No olvides que siempre hay un programa más adecuado para cada tipo de ropa y que dosificar bien el detergente es clave, junto a la elección de la temperatura, cuanto más caliente está el agua más energía consume. Y destierra ya el mito de que los programas cortos son los que menos consumen, es al contrario.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies