Consejos para ahorrar en tu cocina

La cocina es sin duda, uno de los lugares de la casa donde más energía consumimos, por eso, no está de más conocer algunos trucos para gastar menos. Estos trucos nos ayudarán a reducir el importe de nuestra factura y a hacer un mejor uso de nuestros electrodomésticos, por lo que también estaremos colaborando en mejorar nuestro medio ambiente. ¿Te animas a ponerlos en práctica?

Ahorro en la factura de la luzEs evidente que la mayor parte del gasto de energía se concentra en la cocina, por el gran número de electrodomésticos que tenemos en ella, por lo que el primer paso para reducir nuestro gasto energético pasa por comprar electrodomésticos eficientes.

No es la primera vez que hablamos de este tipo de electrodomésticos, y tampoco será la última, pero a riesgo de parecer reiterativo, no me importa repetir las veces que sea necesario, que los electrodomésticos eficientes son aquellos cuya eficiencia energética es A+, A++ o A+++.
Esta eficiencia viene definida en la etiqueta energética de cada electrodoméstico y va desde la A hasta la D, siendo la D la menor eficiencia energética.

El hecho de elegir electrodomésticos eficientes tiene una gran relevancia en lo que después pagaremos en nuestra factura, de hecho, la diferencia entre un electrodoméstico de eficiencia energética A+++ frente a otra de clase D, puede llegar a suponer hasta el 70%.

Qué hacer para pagar menos en la factura

Si traducimos este porcentaje en euros, que al final es lo que a todos más convence, podríamos decir que si cambiamos nuestro frigorífico de clase D por uno de clase A+++, es decir, con la mayor eficiencia energética del mercado, conseguiremos un ahorro en su consumo casi del 80%, lo que nos podría llegar a suponer un ahorro de unos 1.000€ al final de su vida útil. ¿no creéis que es una cifra como para pensárselo? Sin duda lo es, pero es que si además sabemos que eligiendo estos electrodomésticos ayudamos a cuidar nuestro planeta, estaremos aún más convencidos de que elegimos la opción correcta.

Evidentemente con estos datos es fácil determinar que el primer paso para conseguir un ahorro en nuestra factura empieza por comprar electrodomésticos con la mayor eficiencia energética, pero, además, existen pequeños gestos, o hábitos en nuestro día a día que también pueden ayudarnos y mucho, a reducir este gasto.

Trucos para ahorrar día a día

Cada electrodoméstico tiene una función diferente en nuestra cocina y para realizarla todos consumen energía. Sin embargo, con estos trucos o consejos que os voy a dar, podremos optimizar dicho consumo y mejorar incluso el rendimiento de nuestro electrodoméstico.

Ahorrar energía con el frigorífico

Uno de los principales errores que cometemos con el frigorífico es abrir la puerta constantemente. Muchas veces por descuido. Vamos a coger algo de la nevera, y nada más cerrar la puerta nos acordamos de que necesitamos algo más y volvemos a abrirla.

Otras veces por aburrimiento. Sí, has leído bien. No me digas que alguna vez no te has quedado una tarde en casa, y el aburrimiento te ha llevado varias veces seguidas a la nevera buscando algo para picar, y como no tenías claro el qué, te has quedado con la puerta del frigorífico abierta, pensando en qué te apetecía más.

Pues estos gestos, aunque no nos demos cuenta, producen un incremento de nuestra factura. El frigorífico necesita mantener una temperatura constante que se ve alterada cada vez que abrimos la puerta, por lo que luego necesita consumir más energía para volver a alcanzar esa temperatura.

Por supuesto, no metas nunca comida caliente, deja que primero se enfríe a temperatura ambiente.
No instales tu frigorífico cerca de una fuente de calor, como un radiador o una ventana.

Ahorrar energía con el lavavajillas y la lavadora

Los consejos para ahorrar energía con estos dos electrodomésticos son parecidos.
Intenta no utilizarlos a media carga. Es cierto que algunos incorporan programas específicos para ello, pero siempre conseguirás un mayor ahorro si los llenas por completo. Eso sí, en el caso de la lavadora, no excedas la carga del tambor, esto, además de ser perjudicial para tu ropa, y no lavarse como debería, también puede ser perjudicial para el electrodoméstico.

Siempre que sea posible, utiliza los programas económicos, que utilizan menos agua y consumen menos energía porque no la calientan a temperaturas tan altas.

Ahorrar energía con el horno y la placa

Una forma de optimizar el uso de tu placa es elegir siempre el tamaño de fuego más parecido a la olla que vas a utilizar, en el caso de las vitrocerámicas. Las placas de inducción funcionan de otra manera.

Cuando se trate del horno, el consejo es el mismo que para el frigorífico. Evita abrir constantemente la puerta para ver el estado de cocción de los alimentos. Y cuando vayas a utilizarlo procura aprovechar al máximo su capacidad cocinando varios alimentos a la vez.

Consejos hay muchos, y podríamos citar bastantes más, por lo que si os interesa el tema del ahorro y queréis algo más de información, podéis leer este post.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies