Consejos para poner la lavadora

¿Alguna vez te has preguntado cuándo debes poner la lavadora para ahorrar cada día? No es mala cuestión, pero te adelanto algo: si lo que buscas es ahorrar ya no importa tanto el cuándo sino más bien el cómo.

Las lavadoras vinieron a este mundo para hacerlo un poco más cómodo. Que la gran mayoría de la población no haya tenido que agacharse nunca para lavar a mano una camisa es un avance maravilloso. Pero ojo porque el éxito o el fracaso de una colada depende en gran medida de la destreza que tengas a la hora de utilizar los programas de tu electrodomésticos o seleccionar la ropa de forma adecuada.

No hace tanto tiempo, ponerse delante del frontal de una lavadora podía resultar una verdadera tortura. Entender las diferentes opciones que había requería poco menos que estudios en profundidad. Afortunadamente, ahora eso ha cambiado. Los paneles electrónicos que acompañan a la gran mayoría de las lavadoras modernas lo simplifican todo. Es más, incluso muchos programas y funciones ya se identifican con texto y no meramente con símbolos.

Sobre los programas: es importante conocer los que tiene cada lavadora porque el programa AUTO no vale como programa de cabecera para lavar todo lo que se te ocurra. Ya existen programas específicos para camisas, para ropa oscura o cosas grandes como cortinas y sábanas. Funcionan con más o menos agua, más o menos temperatura y más o menos revoluciones. Por eso es tan importante que una prenda extremadamente delicada no se lave con un programa “sport” que se limita poco menos que a quitar los restos de sudor.

Cómo hacer que gaste menos en cada lavado

  1. Atento a las etiquetas de la ropa: se suelen obviar, cortar y despojar a cualquier prenda de ellas, pero tienen información bastante relevante sobre la temperatura máxima de lavado, sobre el centrifugado o sobre el planchado.
  2. Aunque gracias a las toallitas atrapacolor e invenciones similares ya no es necesario hacer un gran esfuerzo de clasificación de la ropa, sigue siendo recomendable. Separa por tejido y luego por colores. Si en cualquier de los montones hay ropa verdaderamente sucia es posible que necesite un prelavado.
  3. ¿Te sabes la carga máxima de la lavadora? Los modelos de 7-8 kilos son los más habituales y tienen capacidad para las necesidades estandar de casi cualquier hogar. Aunque así sea no olvides esta cifra y respétala para unos buenos resultados. Repasa las prendas para que no queden papeles o monedas en los bolsillos, por ejemplo. Meter las prendas del revés también es un gran consejo.

Cada pequeño detalle cuenta

Con todo listo dentro del tambor disfrutarás de otro gran momento: dosificar el detergente y el suavizante. Acertar con la cantidad es muy importante para que la ropa salga limpia (si echas de más corres el riesgo de que salga con restos de jabón) y para que no gaste más agua y energía. La sobredosificación suele implicar aclarados extra, lo que se traduce en más agua y rato de funcionamiento.

¿Tienes dudas con cualquiera de estos puntos? Puedes recurrir a las siguientes herramientas:

  • Si de verdad no sabes cuánto detergente usar, consulta las instrucciones del propio producto. Allí siempre hay muchos datos importante que dejamos perder por el camino.
  • Si para una colada en cuestión tienes dudas, entonces para no correr riesgos puedes optar por el programar automático de 40º grados como máximo y unas 800 revoluciones de centrifugado para no correr riesgos.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies