¿Consumen menos las secadoras por condensación?

Hasta hace no mucho tiempo poca gente tenía clara las diferencias entre secadoras por condensación y secadoras con bomba de calor. Es más, a muchos nos sonaba incluso a cuentos chinos. “Yo solo quiero secar la ropa”, decíamos algunos… “No me hables de cómo funcionan, ni de que hay varios tipos. Yo solo necesito meter mi ropa y que salga seca”.

Afortunadamente, este desconocimiento no solo respecto a las secadoras, sino a todo el resto de los electrodomésticos de nuestro hogar, es cada vez menos frecuente.
Ahora, cuando compramos un nuevo electrodoméstico ya conocemos mucha información sobre él, incluso antes de ir a la tienda. De hecho, solemos hacer comparativas con frecuencia para que nuestra compra sea lo más acertada posible según nuestras necesidades.

No obstante, como en esta vida no se puede dar nada por sentado, os diré muy brevemente, por si todavía hay algún despistado, cuál es la diferencia entre secadoras por condensación y secadoras con bomba de calor.

Las secadoras de condensación cogen el aire del exterior y lo calientan mediante una resistencia eléctrica mientras que las secadoras con bomba de calor utilizan el aire que pasa por dentro de la secadora.

Pero una vez que sabemos esto y entendemos las diferencias entre unas y otras, se nos plantea la gran pregunta: ¿Cuál de las dos consume menos?

Ahorro en cada secado

Para responder a esta cuestión que acabamos de plantear, os remito a la pregunta con la que titulamos este post ¿Consumen menos las secadoras por condensación? Pues la respuesta es NO.

Si tienes que comprar una secadora y te estás planteando elegir una según su consumo, debes saber que las secadoras por condensación son menos eficientes que las secadoras con bomba de calor.

Y el motivo no es otro, que la tecnología que utilizan. Como hemos mencionado antes, las secadoras de condensación cogen aire del exterior y lo calientan mediante una resistencia eléctrica. El hecho de tener que utilizar esta resistencia eléctrica para calentar el aire frío, hace que consuman más energía que las secadoras con bomba de calor, que reutilizan el calor durante todo el ciclo y, por tanto, gastan mucha menos energía. Podemos afirmar entonces, que las secadoras con bomba de calor son las más eficientes.

¿Qué implica esto? Que nuestra factura se reduzca y que consigamos ahorrar en cada secado que realicemos. Si eres de los que utiliza la secadora con mucha frecuencia, no lo dudes, elige una con bomba de calor. Al final del año habrás notado la diferencia, consiguiendo ahorrar en tu factura.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, es evidentemente su etiqueta energética. Hoy en día, casi todos los electrodomésticos que se fabrican, suelen ser muy eficientes, pero aún así, nunca está de más, asegurarnos de que la secadora que vamos a comprar cuenta con una etiqueta energética A++ o superior. Este es otro factor importante a la hora de conseguir un ahorro en nuestro consumo.

Diferencias entre secadoras

Utilizar una secadora con bomba de calor frente a una secadora por condensación tiene diferentes ventajas, como por ejemplo que estás últimas secan la ropa a unos 30 grados menos que otro tipo de secadoras y por lo tanto esto te asegura que tu ropa estará siempre cuidada al máximo, incluso cuando introduzcas tejidos más delicados.

Las secadoras con bomba de calor disponen de un sensor de humedad que mide el grado de humedad de la ropa durante todo el ciclo de secado y una vez que alcanza la temperatura seleccionada, se para automáticamente, consiguiendo ahorrar energía y tiempo.

Existen incluso muchos modelos, o dicho de otra forma, hay marcas que han incorporado a sus modelos, un condensador autolimpiante para que como indica la palabra, se limpie de forma automática. Eso te ofrece la ventaja de ahorrarte tiempo y además garantiza la eficiencia de la secadora durante toda su vida útil.

También podréis encontrar modelos de secadoras que tienen la posibilidad de ser conectadas al desagüe. De esta forma puedes olvidarte de tener que vaciar el depósito de agua manualmente cada vez que termine el ciclo de secado.

En definitiva, ¿quieres ahorrar cada vez que utilices tu secadora? Si tu respuesta es afirmativa, elige una secadora con bomba de calor.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies