Tabla de consumo de luz de electrodomésticos

Que a la mayoría de nosotros nos preocupa nuestro planeta es una realidad. Cada vez somos más los que estamos concienciados con el tema y aunque hace un tiempo unir electrodomésticos y medio ambiente era algo complicado, también este aspecto ha cambiado mucho. De hecho, las marcas de electrodomésticos están cada vez más concienciadas con el asunto y fabrican electrodomésticos eficientes que consumen poco y, en consecuencia, ayudan a gestionar el consumo de recursos.

No cabe duda, que el mayor consumo de energía que se produce en un hogar viene derivado por el uso de nuestros electrodomésticos. Algunos de ellos, como el frigorífico, están en funcionamiento las 24 horas del día, y todos los días del año. Es fácil deducir pues que éste es uno de los electrodomésticos que más consume.
Tampoco podemos dejar toda la responsabilidad a nuestros aparatos, sino que es importante que, aunque estos sean eficientes, nosotros hagamos un buen uso de los mismos o cambiemos algunos hábitos para tratar de cuidar al máximo nuestro planeta.

Quizá conocer el consumo de luz de cada uno de los electrodomésticos que hay en nuestra cocina nos ayude a hacer un mejor uso de ellos. Si sabemos cuánto consume nuestro horno, y lo que le está suponiendo a nuestra factura, por ejemplo, quizá aprovechemos a cocinar dos platos a la vez, tratando así de optimizar el gasto.
O quizá saber cuánto consume nuestra lavadora, nos haga recapacitar y no ponerla “a lo loco” si el tambor no está lleno.

Pues bien, por si no conocéis estos datos, os dejo una tabla con los consumos de los principales electrodomésticos en cualquier cocina.

Frigorífico:  como ya he comentado se sitúa en primer lugar respecto al consumo de luz de cualquier hogar. Representa aproximadamente el 18% del gasto de nuestra factura.
Lavadora:  ocupa el segundo lugar de la lista, siendo su consumo de aproximadamente el 12% de la factura.
Secadora: La secadora es otro de los electrodomésticos que más gasto le supone a nuestra factura.
Horno: El horno supone un gasto de más o menos el 8% del total de la factura.
Vitrocerámica: El gasto de energía de una vitrocerámica es mucho mayor que el de una placa de inducción, por lo que, si todavía no tienes inducción en casa, deberías pensar en cambiar tu placa.
Lavavajillas: El lavavajillas supone el 6,1% del gasto de energía de un hogar.

Respeta el planeta desde la cocina

Sin embargo, a pesar de que los electrodomésticos tienen mucho que decir respecto del consumo de luz en una casa, ya he mencionado también que nosotros podemos hacer mucho por mejorar el planeta siendo responsables con nuestras acciones. Y en nuestra cocina, hay muchas maneras de hacerlo. En en la web Ambientum, por ejemplo, encontraréis consejos sobre cómo ahorrar con los electrodomésticos de nuestra cocina. Si os interesa podéis verlo en este enlace.

En primer lugar, es imprescindible comprar electrodomésticos eficientes, es decir, aquellos que cuenten con la máxima calificación energética. Si esto ya lo tenemos, solo necesitamos cambiar algunos hábitos que seguro harán reducir nuestra factura y beneficiarán a nuestro planeta. Por ejemplo, evita esa manía que tenemos muchos de abrir la puerta del frigorífico y quedarte mirando a ver qué te apetece comer. Si lo piensas antes, y abres solo la puerta para coger lo que necesitas y cerrarla inmediatamente, evitarás que los grados del interior de tu frigorífico se vean alterados, y que este tenga que hacer luego un mayor esfuerzo para regularlos, lo que supone un incremento de energía.
Tener tu frigorífico bien ordenado, y cada alimento colocado en su lugar, te ayudará a perder menos tiempo buscando lo que necesitas. Y por supuesto, nunca metas alimentos calientes. Espera a que estén a temperatura ambiente.

Otro gesto que hacemos sin darnos cuenta es dejar el grifo del agua abierto. Evítalo. Si estás fregando los platos, hazlo con el grifo cerrado, y ábrelo solo cuando sea necesario. Si vas a rellenar botellas de agua, no dejes el grifo abierto mientras quitas una y pones otra. Evita dejar el agua caer libremente. Ni te imaginas la cantidad de litros que puedes desperdiciar en unos minutos.
Utiliza siempre que puedas los programas eco de tus electrodomésticos, en la lavadora, el lavavajillas… etc, y procura elegir programas con bajas temperaturas.
Intenta desconectar los aparatos que no utilices. Si has terminado de usar la tostadora, por ejemplo, desconéctala de la luz y guárdala hasta la próxima vez.
Evita también desperdiciar comida. Si sabes que no la vas a consumir, procura no almacenar demasiados productos frescos, y si lo haces, asegúrate de tener un buen frigorífico con cajones especiales para este tipo de alimentos.
Para ampliar información, os recomiendo leer este artículo en el que hablan sobre los consumos de los electrodomésticos y qué hacer para reducirlo.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies