Cómo calcular lo que gasta tu lavavajillas

¿Conoces cuál es el consumo de energía de tus electrodomésticos? Cada electrodoméstico tiene su idiosincrasia y forma de funcionar, pero no está de más conocer cuánto gastan y sus puntos flacos a la hora de utilizarlos. Es una herramienta más de cara a conseguir el ansiado ahorro en la factura de la luz que tantos españoles desean, sobre todo teniendo en cuenta las constantes y vertiginosas subidas que este producto ha protagonizado.

Pero, ¿sabrías como calcular lo que gasta, por ejemplo, tu lavavajillas? No solo hay que ser conscientes de los consejos básicos de ahorro, sino que es bastante útil conocer cuánto gasta cada tipo de aparato solo por el hecho de funcionar. Ya te avisamos por adelantado: el consumo del lavavajillas (que es el que hemos utilizado de ejemplo) no tiene nada que ver con el que venías conociendo. Ni el de una lavadora, ni una secadora, etc.

Tienes varias formas de conocerlo (aplicables a casi cualquier electrodoméstico):

  • Si lo vas a comprar nuevo, verás este dato en su etiqueta energética. Es obligatorio mostrarla y sirve para descubrir con un solo vistazo cuál sería, en este caso, el lavavajillas que menos consume. De todas las cifras que hay en esta ficha hay una que indica la cantidad de kWh que consumen anualmente.
  • La alternativa, si no tiene etiqueta o no sabes nada de su paradero porque pensaste que era un cromo más, es hacerte con el manual de instrucciones. En las especificaciones técnicas vendrá este dato.
  • Una opción menos común pero muy efectiva y precisa es instalar un medidor de consumo para detallar este dato concreto. Incluso puedes contratar una auditoria energética, que detalla con claridad cómo consumen tus electrodomésticos y te dota de consejos personalizados para ahorrar en la factura de la luz.

Programas que más consumen

En las lavadoras o el lavavajillas (ambos necesitan el agua para funcionar), los programas que requieren altas temperaturas (y los más largos) son los más relevantes si el tema que nos ocupa es el consumo de energía de estos electrodomésticos. Por la evolución natural de ambos electrodomésticos, los programas tienden a ser menos consumidores, pero el consumo 0 no existe, evidentemente.

No obstante, las marcas no esconden los programas que pueden suponer un consumo de energia superior a cualquier otro. Lo que pasa es que cuentan con la ventaja de que son pocos los usuarios que se leen los manuales de instrucciones. Pero eso ya es culpa tuya.

Generalmente, los programas que aumentan su temperatura para dar los resultados esperados son los que ofrecen al usuario un aporte “extra” de algo. Más brillo o un mejor secado, dos prestaciones para las que un lavavajillas no le queda otro remedio que elevar los grados a los que funciona. “El consumo de energía es ligeramente superior”, se aclara meridianamente en los manuales.

Trucos para ahorrar

Si el consumo de energía de tus electrodomésticos te preocupa de verdad, lo mejor que le puedes hacer a tu factura eléctrica y al planeta es escoger un lavavajillas A+++. De hecho, marcas como Balay hace tiempo que consiguieron que varios de sus lavavajillas de esta clasificación consuman hasta un 30% menos que uno de clase A.

Lo ideal es usar este electrodoméstico a plena carga, pero si no consigues hacerlo todos los días tampoco es el fin del mundo. Solo tienes que usar los programas específicos de media carga, que se ocupan de ajustar los parámetros de consumo a esta situación. No solo existe este programa específico, también en la mayoría de aparatos modernos se puede encontrar el denominado programa ECO, que ajusta el consumo tanto de agua como de energía al grado de suciedad de la vajilla.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies