¿Hay consumo de energía solar en España?

Nuestros destinos están guiados por el sol. Y no hay vuelta atrás. España llegó a ser una potencia ‘solar’ y ahora tiene que remontar el camino. Según los expertos, la apuesta por las placas solares no tiene retorno. Pero es por el bien de todos.

Las autoridades europeas lo tienen claro: saben que el mundo se dirige a una transición hacia la energías renovables que no tendrá vuelta atrás. Y en Bruselas han confirmado que pretenden estar a la cabeza de esa carrera. Las recientes declaraciones de intenciones del ejecutivo comunitario han dejado claro que el camino del autoabastecimiento de energía en España y vecinos de europeos es el que debe marcar el paso. Es decir, las energías limpias van a tener, por fin, vía libre. Es más, se pretende reconocer el derecho a producir, almacenar y vender nuestra propia energía, unas intenciones que chocan contra la legislación española, donde el autoconsumo no está penado, pero sí lo está el autoconsumo compartido y la venta de los excedentes.

Europa va en serio y ya se sabe desde el pasado mes de marzo, cuando nuestro continente fue el primero en romper el techo de los 100 gigavatios. Unos números que contrastan con la ‘penosa’ situación de la energía solar en España, de la que vamos a hablar de nuevo en este post. Nuestro país se ha bajado del carro de la energía solar justo cuando lo tenía todo para triunfar: en 2008, con una producción de tal solo 5 gigavatios, éramos los reyes y producíamos un 40% de la energía solar en Europa. De hecho, en aquellos tiempos Alemania y China nos miraban con recelo, puesto que nos codeábamos con ellos al más alto nivel. Solo ocho años más tarde nuestro porcentaje se ha quedado en un raquítico 5%, con solo 49 nuevos megavatios de potencia fotovoltaica producida en los últimos tiempos.

El sol para mover nuestra casa

A día de hoy, el autoconsumo directo sigue siendo el más rentable en España. Lo mejor es producir y consumir ‘al momento’. A pesar de que las cifras demuestran que es una opción rentable, el precio o las trabas burocráticas siguen poniendo las cosas muy complicadas. No obstante, los expertos lo tienen claro: el panorama está cerca de cambiar y la energía solar será en poco tiempo “imparable”

¿Qué hay de la demanda solar en España? Según la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), la demanda energética fotovoltaica “se ha mantenido constante durante 2014 y 2015”, todo ello a pesar de los diferentes problemas y confusión que ha generado el conocido como “impuesto al sol”. Según sus cifras, la demanda de solar fotovoltaica en España fue de 8.264 gigavatios en 2015 y de 5.158 gigavatios de solar térmica en este mismo año. En cuanto a comunidades autónomas, Andalucía y Castilla La Mancha son las alumnas aventajadas de nuestro país, con cifras de consumo solar muy por encima del resto.

Cocina sin electricidad

“En el programa de planificación energética 2016-2020, elaborado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, se prevé un ligero incremento de la potencia fotovoltaica en nuestro país”, resumen dela UNEF, que se lamentan no obstante de que durante el pasado año no se conectará “ninguna gran instalación a la red”, aunque sí que se alegran de que determinados sectores hayan decidido apostar claramente por este tipo de energía. Es el caso del sector agrícola, ‘culpable’ de una buena parte del pequeño incremento que se ha notado en los dos últimos años, gracias a la instalación de pequeños generadores que les permiten abastecer las explotaciones.

El panorama parece desolador, pero siempre hay un hueco para la esperanza. Por un lado, desde las asociaciones de consumidores siempre recuerdan que el autoconsumo es algo legal en España, y animan a los ciudadanos a optar por este sistema. Por otro lado, una de las grandes empresas eléctricas de nuestro país, Endesa, ha anunciado recientemente que apostará por la instalación de sistemas de autoconsumo fotovoltaico para los hogares españoles. En esencia, la empresa ofrece a los interesados ocuparse de todo el proceso: instalación, legalización, formación al usuario y, por supuesto, instalación. Según las cifras de Endesa, una “vivienda unifamiliar de tamaño medio con ocho placas fotovoltaicas instaladas puede ahorrar un 30% en su consumo energético anual”, que se traducen nada menos que en 500 euros al año.

Lo que parece claro es que confiar en la energía solar no es de locos. Valga como ejemplo un hotel en Canarias que apostó por el Sol y ha cubierto el 11% de su demanda con autoconsumo. Gracias a la instalación de paneles solares ya ha conseguido un ahorro cifrado en 12.000 euros solo en los primeros cinco años.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies