Cuánto consume cada aparato de la cocina

Casi todo consume energía: cargar el móvil, calentar un vaso de leche en el microondas o mantener fresca la comida en el frigorífico. De hecho, hoy en día los enchufes son grandes protagonistas de nuestras vidas: nunca paramos de buscar uno cerca. Ya sea por el ordenador o porque no sabes si llegarás al final de la tarde con la batería que te queda en el móvil. No obstante, estos dos consumos no deberían ser tus principales fuentes de preocupación. En cambio, el consumo de los aparatos electrodomesticos sí que debe estar presente siempre que hablemos sobre este tema.

Muchas veces se habla del consumo de luz, pero pocas se define con palabras exactas: “El consumo eléctrico es la cantidad de energía demandada por un determinado punto de suministro durante un plazo de tiempo denominado período de facturación”. La definición es de Selectra, que te recuerdan a su vez que la luz se factura en kWh, y los que consumas determinarán en gran parte lo que terminas pagando cada vez que te llega la factura.

Entiende mejor tu factura

Pero llegamos a un punto interesante: la factura de la luz. El coste de este suministro en España ha experimentado muchos cambios en los últimos años. Sobre todo en forma de subidas. Pero es importante entender que NO todo lo que pagas cada dos meses en la factura es por el consumo eléctrico. En las dos-tres hojas que incoporá tu factura puedes ver el consumo actual, el anterior y un histórico, normalmente, de los últimos 14 meses. Para calcular lo que has gastado, existe un cálculo real (el que leen de tu contador) o un gasto estimado, que no sale del azar, sino sigueendo directrices del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

No obstante, la verdadera miga de una factura siempre llega en la segunda hoja (la primera siempre es datos generalistas). Siempre te encontrarás con un gráfico en el que te explican dónde va a parar el dinero que pagas: a los costes regulados, que normalmente es para sufragar las redes por las cuales se distribuye la luz; impuestos variados para pagar entre todos hospitales, etc… y el coste de producir la luz con el margen que se queda la comercializadora.

También puedes ver:

  • La potencia facturada.
  • El precio real de lo que has consumido en kWh
  • Desglose más detallado de los impuestos.
  • Otros servicios. Por ejemplo, lo que te cuesta tener alquilado un contador si no es de tu propiedad.

La eficiencia energética

Como ya he explicado en el primer párrafo, el consumo de los aparatos electrodomesticos es sin duda la principal fuente de consumo energético en una casa. Algunos datos apuntan a que se llevan el 55% del consumo total. Y ya dentro de su propia clasficación, algunos tienen más la culpa que otros. El frigorífico, por ejemplo, se lleva el 20% de lo que consumen en conjunto estos aparatos.

Los datos, proporcionados por Selectra, son claro a este respecto: el frigorifico pasa todo el año enchufado. Al mes, supone 720 horas de consumo ininterrumpido. Lo que se traduce en unos 320,4kWh mensuales. En la tabla que se puede ver en este artículo, se ve claramente la distancia con el segundo más consumidor: los 118,5kWh que puede llegar a consumir un horno, con una estimación de uso de 150€ al mes.

Claramente, ante las dudas que pueden suscitar estos números, todo depende del uso más o menos intensivo que se haga de cada electrodoméstico. No es lo mismo las coladas que tiene que hacer una familia de cinco miembros, que las de una persona que vive sola.

Aunque en la cocina encontrarás algunos de los más consumidores, no olvides que fuera de ella también hay algunos enemigos de tus facturas. La televisión, por ejemplo, es “uno de los aparatos que siempre o casi siempre está encendido. Consume el 12,2% de la energía total”, tal y como confirman desde Voltio. Y además es un buen ejemplo porque suele ser la mejor representación del denominado consumo fantasma. ¿No eres de los que dejan la TV con la lucecita roja espernado a volver luego? Pues así también está consumiendo. En este sentido, recuerda que las nuevas tecnologías tienen mucho que ofrecer: “las televisiones con tecnología LED consumen un 25% menos que las LCD y en comparación con las pantallas de plasma, hasta un 40%”, dicen las mismas fuentes anteriores.

Lo ideal para conseguir una reducción del consumo de los aparatos electrodomesticos que tienes en casa, y más concretamente en la cocina, es seguir los consejos que ya te he dado en alguna ocasión en post como este. ¿Conoces tú algún truco que podamos añadir a la batería de consejos?

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies