¿Consume mucho el horno?

A la hora de controlar nuestro gasto y sobre todo cuando se trata de la factura eléctrica, es importante conocer el consumo de luz de los electrodomésticos para saber cómo y en qué medida podemos economizar su uso.

Cuánto consume el hornoEntre los electrodomésticos que se encuentran en nuestra cocina, es lógico pensar que el que se lleva la palma en cuanto a consumo eléctrico es el frigorífico, más que nada porque este electrodoméstico permanece encendido y en funcionamiento 24 horas al día, todos los días del año.  De hecho, llega a consumir alrededor del 30% del total de la energía que se consume en una casa.
Cuando hablamos de consumo, es muy importante, como ya hemos dicho otras veces, la etiqueta energética que tengan los electrodomésticos, y es que no consume lo mismo un electrodoméstico de clase D que uno de clase A+++, es más, la diferencia en el ahorro es bastante considerable, llegando a consumir incluso cuatro veces menos, los de mayor eficiencia energética. Por lo tanto, a la hora de comprar cualquier electrodoméstico, el primer dato que debes tener en cuenta es éste.
Por debajo del frigorífico, en segundo lugar en cuanto a consumo, estaría la televisión. Otro electrodoméstico que permanece encendido muchas horas al día, demasiadas, diría yo, si se me permite el comentario.
Seguiríamos con la lavadora, que consume el 11,8% del total de la electricidad y por debajo de ésta iría el horno, con el 8% del gasto total de luz en una casa.

Un mito o una realidad

Aunque sabemos que alrededor de todo este tema de los consumos existen muchos mitos y por qué no decirlo, falsas creencias, como que debemos usar el horno lo menos posible porque su gasto energético es desmesurado y cada vez que lo encendemos se dispara la factura de la luz.

Seguro que tú también has oído este comentario alguna vez, pero ¿qué tiene de cierto? Pues sinceramente, depende de muchas cosas.
En primer lugar, de la etiqueta energética de nuestro horno. No quiero parecer repetitivo, pero es que es así. Nunca va a consumir lo mismo un horno de clase A+++ que otro de menor eficiencia. Este dato ya es primordial para controlar el consumo de nuestro electrodoméstico.
Otro aspecto que puede influir y mucho en el consumo de nuestro horno, es nuestra impaciencia. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que todos los que hemos utilizado un horno alguna vez para cualquier tipo de guiso, o para cocer un bizcocho, hemos cometido el error, de abrir la puerta de vez en cuando, para controlar cómo va la cocción de la carne, o si el bizcocho está subiendo. Esto amigos, tengo que deciros que es totalmente contraproducente si lo que queremos es ahorrar en consumo de nuestro horno. El hecho de abrir la puerta hace que la temperatura que el horno ha alcanzado en su interior se vea mermada considerablemente, y que al cerrarla tenga que utilizar mucha energía para volver a alcanzar la temperatura óptima.

Cuando cocinar sale caro…

Sin embargo, muchas veces, a pesar de todas las precauciones que tomamos y de los consejos de ahorro en consumo que leemos y que ponemos en práctica, debemos saber que cocinar en el horno, puede salir caro. Y es que muchas recetas necesitan un precalentamiento previo del horno. De hecho, fuentes de MediaTrends  aseguran que calentar un horno de 1500W a 225º durante 15 minutos nos cuesta unos 5 céntimos.
Siguiendo esa regla de tres, podríamos calcular lo que nos cuesta cada receta que cocinamos en el horno: 5 cts. por cada 15 minutos que esté en funcionamiento.

Aunque evidentemente, el consumo también varía en función de una marca u otra y dependiendo de las funcionalidades que incorporen. Y es que actualmente, los hornos cuentan con algunas funciones que nos pueden ayudar a reducir el consumo:

  • La función vapor: Además de ser una de las formas más sanas para cocinar, también nos permite cocinar varios ingredientes a la vez, y de esta manera optimizamos el ahorro de energía, mientras que si los cocinamos por separado nos supone más gasto.
  • Función microondas: Los fabricantes dicen que los hornos que cuentan con la función combinada de microondas consiguen recortar los tiempos de cocción incluso hasta la mitad y, por lo tanto, consiguen también un ahorro en el gasto eléctrico.
  • Precalentado: Algunos hornos cuentan con una función que consiste en un proceso inteligente de calentamiento gracias al cual se pueden introducir los alimentos fríos sin necesidad del precalentamiento previo, consiguiendo así un ahorro importante en la factura.

No obstante, y a pesar de que el horno es uno de los electrodomésticos que encabeza la tabla de consumos en el hogar, no vamos a renunciar a cocinar en él, pero sí que podemos seguir algunos consejos para utilizarlo eficientemente. Si quieres saber más sobre esto, encontrarás más información aquí.

 

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies