Cuánto consume una placa de inducción

En incontables ocasiones se han batido en duelo estas dos maneras de cocinar. Volvemos a enfrentar las ventajas de la inducción al resto de placas de cocina.

¿Vitrocerámica o inducción? Es una de las preguntas que más se hacen los amantes de la cocina, ahí te dejo un listado de la cas Siemens para que veas diferencias. Aquellos que quieren tener siempre lo mejor, quieren respuestas a dudas concretas. Intentamos resolverlas, como dirían en el fútbol, con respuestas cortitas y al pie.

Cuánto consume una placa de inducción

A esa pregunta solo puede responder la etiqueta energética de tu placa, que la deberías haber encontrado en el frontal cuando la compraste. Aunque no podemos decirte exactamente cuánto consume cada placa de inducción, sí que podemos resolverte algunas cuestiones que harán quedarte leyendo lo que queda de artículo. Si en tu cabeza ronda la idea de hacerte con una nueva placa de cocina, y te gusta la rapidez y la eficiencia, la inducción es lo que estás buscando.

¿Consume más que una normal?

Depende de lo que entiendas por una normal. Vamos a dar por hecho que la vitrocerámica y la placa de gas es lo “normal” por el hecho de ser lo que más años ha estado en el mercado. La inducción es relativamente nueva en la cocina. Respondiendo directamente al asunto: sí, una placa vitrocerámica o una de gas consumen más que una placa de inducción.

Hay varias razones por las que una placa de inducción consume menos electricidad que una de las convencionales. La manera que tiene de funcionar la inducción es una de las principales razones: “el inductor de la fuente electromagnética genera un intenso calor directamente sobre el recipiente, no sobre el cristal como en las encimeras vitrocerámicas”, confirman desde Balay, que fue la marca pionera en inducción en España.

Otras razones por las que consumes menos energía teniendo inducción en tu casa:

  • El calor se genera de manera inmediata. Es algo que no ocurre con las vitrocerámicas, que al funcionar con resistencias eléctricas generan un mayor gasto energético.
  • La inducción se puede regular con precisión y especial rapidez.
  • Dependiendo del modelo de placa de inducción y de la otra placa que pudieras tener, el ahorro se cifra hasta en un 20%.
  • Otras fuentes como Nergiza cifran el ahorro de la inducción en un 48%, que si nada ha cambiado sigue siendo la mitad.

¿Es más rápida y/o más cara?

Ambas preguntas tienen una respuesta afirmativa. Lo que una placa vitrocerámica hace en 10 minutos, una de inducción lo hace en apenas dos. Y se han hecho muchas pruebas al respecto llevando a ebullición litros y litro de agua para confirmar estos extremos.

“La rapidez es la diferencia principal entre la placa de inducción y cualquier otra placa tradicional. Esto implica que, por ejemplo, el aceite o el agua se calientan mucho antes”, dicen las mismas fuentes, que incluso recomiendan tener todos los ingredientes de cada plato preparados ya al encender la placa. Eso de esperar a que el ‘fuego’ coja fuerza, desparece con la inducción.

Inevitablemente, tal y como sucede con todos los electrodomésticos de alto nivel de eficiencia, las placas de inducción son más caras que las demás. Pero, y aquí viene la ya conocida justificación, un electrodomésticos de elevada eficiencia es más caro en el momento de la compra, pero su coste se amortiza a medio plazo. Incluso en cinco años puede estar amortizado. El ahorro en las facturas de la luz comienza desde el mismo momento de la instalación.

Siendo más eficiente, ¿se puede ahorrar aún más con la inducción?

Si atendemos a las recomendaciones que hacen los propios fabricantes, sí, se puede. “La primera recomendación es utilizar ollas y sartenes con fondo grueso y liso, ya que con recipientes irregulares los tiempos de cocción se prolongan más tiempo de forma innecesaria”, confirman los pioneros en inducción. Como siempre, igual que sucede con las vitrocerámicas, es importante elegir recipientes que se ajusten a las dimensiones del quemador.

Otras consideraciones de la inducción:

  • Ahorras en tiempo al cocinar y al limpiar. No hay que olvidar que la inducción solo ‘chamusca’ los recipientes de base ferromagnética. Si te cae comida, lo puedes limpiar al instantes. Y como no hay comida quemada en la superficie, se ahorra en productos de limpieza.
  • Las placas de gas siempre han sido las preferidas en el terreno profesional. Pero cocineros como Daniel Yranzo o expertos en la materia como Mikel López Iturriaga ya han alabado la utilidad de la inducción y animan sin tapujos a utilizarla.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies