¿Cuánto consumen los electrodomésticos de tu casa?

A estas alturas del blog ya deberías saber cuál es el nombre del que más luz consume dentro de la cocina. Pero si todavía no lo sabes, aquí te vuelvo a desvelar algunos misterios del ahorro energético.

El inicio de 2017 en España –los primeros meses más bien- siempre se recordará como el periodo de las subidas de la luz más exageradas de la era moderna. En nuestro país estamos acostumbrados a un desorbitado precio de la electricidad, pero el 2017 quedará como uno de récord. Pero no hay mal que por bien no venga. Esto ha servido para que una inmensa mayoría de la población se dé cuenta de que es posible ahorrar luz dentro de casa.

De todos los gastos asociados al consumo eléctrico –y que podemos ver en la factura de la luz- es en el importe variable donde podemos manejar un interesante margen de maniobra para ahorrar. Como nos recuerdan desde Mediatrends, el gasto variable es el “vinculado al consumo” por lo que “cuanta más electricidad usemos mayor será la cantidad a pagar”

Dentro de la cocina, la lavadora, el horno, el lavavajillas y el congelador son los electrodomésticos que más nos deben preocupar. ¿Te parece que he nombrado a todos? ¡Pues no es así! Recuerda que los más pequeños (exprimidores, batidoras o tostadores) también consumen. Y la campana extractora, que también puede ayudarnos bastante en tareas de ahorro.

De lo que nadie duda es del nombre más consumidor dentro de una casa: el frigorífico. Según los datos disponibles, consume el 31% de lo que pagamos en luz. Junto con el congelador son los ganadores del oro y la plata del consumo energético para el IDAE. Las cifras no deberían extrañarnos teniendo en cuenta que se pasan el año enchufados. Lo más importante es regular muy bien su temperatura, evitar la apertura innecesaria de puertas y una buena planificación del orden interior.

Trucos de ahorro energético

Analizando uno a uno, es posible ahorrar luz con todos los electrodomésticos. A continuación explico más ejemplos de cómo lo podemos hacer:

  • Horno: un aparato que funciona con temperaturas tan elevadas siempre hay que tenerlo en cuenta. Solo consume un 8% del total y es muy agradecido en ciertos aspectos. Se puede usar su calor residual para cocinar platos sencillos, y planificar con tiempo las recetas que lo requieren para aprovechar que lo tenemos encendido. Para limpiarlo lo mejor es recurrir a la pirolisis, la mejor técnica de limpieza creada hasta ahora y que apenas cuesta unos céntimos.
  • Lavavajillas y lavadora: pueden ir conjunto porque muchos consejos van en la misma línea. Son dos electrodomésticos que se prestan a utilizar solo cuando están llenos, aunque la variedad de programas y funciones actuales hace que ponerlos a media carga ya no sea un problema. En ambos casos se cumple el “más es más”, ya que cuanta más temperatura seleccionemos, más consumirán. Destierra de una vez por todas algunos mitos, como el de los programas largos, que no son los que más consumen.

“La lavadora usa el 85% de la energía para calentar el agua”

Apagados en vacaciones

Símbolo de la eficiencia energéticaSegún Gas Natural Fenosa, todos los hogares tienen un interesante margen de ahorro que muchas veces queda en el olvido por cuestiones tan simples como la pereza. Muy atento a las cifras: según el 10º Índice de Eficiencia Energética de la Fundación Gas Natural Fenosa disponemos de un margen de mejora del 42,9% de energía con nuestros electrodomésticos. Ahí es nada: en tus manos está ahorrar casi la mitad de lo que gastas. De hecho, los responsables del estudio abundan en las cifras y  pasan al terreno de los euros: “Únicamente cambiando algunos hábitos podría ahorrar hasta 300 euros anuales en la factura de gas y electricidad”, reflejan en el diario El Mundo, que se hizo eco de este estudio.

¿A que tenemos que prestar atención? Al consumo fantasma. Es lo primero que buscan los responsables de una auditoria energética. Y no lo hacen por gusto, sino porque lo avalan las cifras: el consumo fantasma se lleva un 11% de lo que gastamos en luz a lo largo del año. Es muy posible que a esa televisión con el piloto rojo no le des importancia, pero tiene mucha. Hablamos de 231 kWh al año por cada casa. Cifras que, sin duda, debes tener en cuenta.

En este sentido es muy importante perder el miedo a desconectar los electrodomésticos. Es más, los expertos insisten en que sigamos siempre el mismo protocolo: usar un aparato y desenchufarlo. Sin miedo. Y no hay nada como un buen ejemplo: los periodos de vacaciones son perfectos para desconectar de la red a los grandes depredadores de energía. Con una buena planificación, podemos desenchufar el frigorífico y no tener que tirar comida, ni tampoco pasar hambre al regresar de vacaciones.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies