¿Cuánto gasta una lavadora secadora?

Si existe un electrodoméstico que ha tenido que luchar contra los estigmas, esa es la secadora. Ya no hace tanto ruido y ya no consume tanto como dicen. Solo hay que atreverse a conocerla. Y hacerlo juntanto el poder de una lavadora y una secadora solo puede ser sinónimo de éxito.

Por razones climáticas, por creer en los mitos que se extienden acerca de ellas o, simplemente, por falta de espacio, muchos todavía renuncian al poder de la secadora. Es un electrodoméstico que puede simplificar mucho determinados estilos de vida, pero que no ha conseguido superar grandes estigmas del pasado. Un ejemplo ilustrativo: se sigue diciendo que hacen mucho ruido, algo que ya no es un problema. Los fabricantes de este tipo de electrodomésticos han sabido corregir ciertos inconvenientes y ofrecen auténticas ‘naves espaciales del secado’.

Por separado, las lavadoras y las secadoras se muestran imprescindibles. Juntar todo ese poder en un mismo espacio solo puede traer buenas noticias. Hay varias formas de llamarlas: lavadoras con función secado, lavadoras-secadoras o lavasecadoras. Dejando el debate del nombre a un lado, lo importante es que abrazar este electrodoméstico puede terminar siendo una gran decisión:

  • Muchas de ellas son de categoría energética A y superior, lo que de entrada ya garantiza un ahorro en la factura de la luz.
  • En el espacio de un solo electrodoméstico tienes un aparato que realiza dos funciones. Un detalle que los dueños de casas pequeñas no pueden dejar escapar.
  • Se pueden usar sus dos funciones de forma separada. No es obligatorio usar siempre la secadora tras un lavado.
  • Se reducen los tiempos: no hay que esperar a que la ropa tendida se seque, o podemos disponer de una prenda limpia y seca en poco tiempo. Algo muy práctico cuando necesitamos esa camisa de la suerte.
  • No solo se ahorra espacio, también algo de energía. Por ejemplo, en planchar. Con la secadora alguna arruga siempre nos ahorramos, lo que hace aún más eficaz el posterior planchado.

Programas ecológicos de lavado y secado

ropa tendida secandoseEl consumo energético de las lavadoras, las secadoras y su versión combinada es otra de las preocupaciones de los mortales. Lógico teniendo en cuenta el precio de la luz en España. Pero este temor ya no está tan fundado. Ambos electrodomésticos se han adaptado muy bien a los nuevos tiempos, ofrecen programas renovados como el ‘sport’ o ‘cortinas’, que saben antes de empezar lo que tienen que gastar y para qué lo tienen que gastar.

Los programas de lavado y de secado son un mundo aparte. De hecho, ya casi no es necesario ni leer los manuales de instrucciones. Con los programas automáticos estos electrodomésticos pueden hacerlo todo solos, incluso encadenar el proceso de lavado y secado. Algunas marcas apuestan por programa súper rápidos, de 15 minutos, además de los tradicionales rápidos, que pueden ahorrar un 65% de tiempo con respecto a un lavado normal, o el ya conocido programa ECO, que supone gastar hasta un 50% menos de energía en comparación a los procesos tradicionales.

“El programa automático detecta la carga, el tipo de tejido y el grado de suciedad”

Los fabricantes de secadoras suben la apuesta

A todas estas innovaciones se les une el silencio. La bajada de decibelios en procesos tan rutinarios como lavar o secar es otra de las claves de esta evolución. Una lavadora con motor silencioso de clase A+++ puede ahorrar hasta un 10% de energía en comparación con una de SU MISMA clase.

De lo que no hay duda es que los fabricantes saben cómo conquistar a los consumidores. Las apuestas son elevadas. Balay, por ejemplo, ofrece una lavadora con función secado que puede ahorrar hasta ¡8.000 litros! comparando con una lavadora-secadora. Otra marca que sabe lo que hace es LG, que se lanza a lo grande ofreciendo una lavasecadora que usa la mitad de agua y ocupa la mitad de espacio. No obstante, a pesar de que los electrodomésticos han subido las prestaciones, para conseguir un ahorro visible sigue siendo necesaria la colaboración del usuario. Según datos de BOSH, un 90% de usuarios sigue sin dosificar bien el detergente, lo que implica más aclarados y más consumo de agua. Un ejemplo que sirve para llamar la atención de los malos usos que terminan eclipsando la eficiencia de las nuevas gamas de aparatos.

Menos consumo, menos espacio y menos ruido. ¿No están claro cuáles eran los problemas de estos electrodomésticos y cómo han quedado resueltos?

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies