Ahorro energético = cuidado de medio ambiente

Medio ambiente y hogar son dos palabras que van íntimamente relacionadas. Y es que, aunque muchas veces pensemos que el cuidado y la protección del medio ambiente depende de los países y de las medidas que éstos adopten, también está en la mano de cada uno de nosotros hacer un “pequeño esfuerzo” por cuidarlo y protegerlo. Y para ello, debemos empezar por tener una mayor conciencia ecológica.
Es cierto que esto ha cambiado bastante en los últimos años y cada vez son más las personas preocupadas por el medio ambiente que han modificado sus hábitos para tratar de tener un mundo más sostenible. Y esto pasa por empezar a hacerlo dentro de nuestro propio hogar.

De hecho, estos hábitos o pequeñas acciones que realizamos a diario pueden tener, y de hecho lo tienen, un gran impacto en nuestro presupuesto. Por lo tanto, el ahorro final en nuestra factura está directamente relacionado con las acciones que realizamos cada día.

Como digo, avanzamos cada vez más hacia una sociedad cuyo nivel de compromiso es más elevado y sabemos que nuestro consumo de luz o de agua afectan no solo a nuestro bolsillo, sino también a nuestro planeta. Un consumo excesivo o más elevado de lo necesario aumenta considerablemente el importe de nuestra factura, pero afecta también a un uso excesivo de recursos de la naturaleza, lo que tiene un impacto negativo en el medio ambiente.

Respecto a esto, los expertos en la materia aseguran que es posible ahorrar siendo más responsables con nuestro entorno, así que, esta es una buena razón para empezar a serlo. Tratar de convertir nuestras casas en hogares sostenibles es una de las medidas que debemos tomar si queremos cuidar nuestro planeta y además poder ahorrar en nuestra factura.

Cuida tu planeta

Si todavía no sabes qué acciones o qué medidas puedes adoptar en tu propio hogar para cuidar de tu planeta, te daré algunas recomendaciones.

Un gesto muy sencillo, que no te costará ningún esfuerzo pero que conseguirá que ahorres mucha energía, es desconectar los aparatos eléctricos siempre que no los utilices.
Pensar que si dejamos por ejemplo un tostador enchufado a la luz no consume si no lo estamos utilizando, es un grave error, y lo mismo sucede con los cargadores de móvil, que muchas veces los dejamos conectados a los enchufes a pesar de no tener el móvil cargando en ese momento. Estos son solo algunos ejemplos, pero en cada hogar hay muchos, y según estudios realizados, el gasto de energía en standby supone el 5% del consumo total de los hogares.
Si cambias este hábito y te acostumbras a no dejar conectado el portátil, el cargador, etc., conseguirás una disminución del importe de tu factura y un menor impacto en el consumo de electricidad.

Algo imprescindible si queremos tener un hogar sostenible, es comprar electrodomésticos de alta eficiencia energética. Esta eficiencia energética es la capacidad de cualquier aparato para reducir la cantidad de energía necesaria para realizar sus funciones. Por ejemplo, una lavadora con una alta eficiencia puede realizar el mismo tipo de lavado que otra lavadora de menor eficiencia, pero con un consumo mucho menor.
De hecho, los electrodomésticos suponen la mayor parte del consumo de energía de cualquier hogar, y contar con aparatos de alta eficiencia energética puede suponer un importante ahorro anual en nuestra factura, además de, por supuesto, un menor impacto en el medio ambiente.

Pero contar con un hogar sostenible, no solo pasa por lo que hacemos dentro de él, sino que también se extrapola más allá, por ejemplo, con nuestro vehículo habitual. Según IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), las familias españolas representan cerca del 34% del consumo total de energía final, y esta energía se distribuye entre un 18,7% imputable a los usos energéticos de la vivienda y un 15% al uso del vehículo privado.
¿Y qué podemos hacer para llevar la sostenibilidad aquí? Pues por ejemplo cambiar nuestro coche por un vehículo eléctrico.

Otras acciones

Indudablemente todo sobre lo que hemos hablado hasta ahora afecta directamente al gasto energético que hacemos y al importe de nuestra factura. De hecho, creo que ha quedado bastante claro que el ahorro energético está íntimamente ligado al cuidado del medio ambiente.

Sin embargo, hay muchas más pequeñas acciones que podemos realizar dentro de nuestra casa para hacer de nuestro hogar un hogar sostenible, como por ejemplo el reciclado.
Y no solo el reciclado que tenemos más asimilado como el del papel o vidrio, sino también de otros muchos objetos. De hecho, casi todos los objetos pueden reciclarse y a veces por desconocimiento no lo hacemos. Hablo por ejemplo de las pilas gastadas, los aparatos informáticos como ratones, torres de ordenador, monitores, portátiles, también las bombillas fundidas y fluorescentes… y así con un montón de cosas más.

También es importante reducir el consumo de plásticos, que todos sabemos el terrible efecto que tienen luego sobre nuestro planeta.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies