Cuidando el planeta desde la cocina

Desde tu cocina puedes hacer mucho más de lo que te han contado. ¿Quieres poner en práctica lo que te contamos en el siguiente artículo?

Correcto, como mero mortal no puedes echarte a la espalda toda la responsabilidad de cuidar el planeta adecuadamente. Pero si todos nos dijéramos eso, nadie pondría su granito de arena. Nunca olvides que, como mero mortal, tienes mucho que decir a la hora de ser más amigable con el medio en el que ahora vives, y que -si no nos equivocamos- querrás que sirva también de alojamiento a tus hijos (o los hijos de tus hijos). Desde medir muy bien las cantidades de comida que vas a echar en un plato, hasta elegir electrodomésticos A+++, el cuidado de nuestro planeta puede comenzar, perfectamente, desde la cocina.

Los gestos para cuidar el medio ambiente son sencillos. No hace falta que te vuelvas loco ni cambies en exceso tu rutina. Y todo puede comenzar en tu alimentación. Sí, has leído bien. Porque siguiendo una dieta sana, con menos carne roja y más verduras, ayudas en la reducción de los gases de efecto invernadero. Un estudio de la Universidad de Santa Bárbara en California (EEUU) dice que solo este gesto reduce en un 17% las emisiones de estos gases tan nocivos para nosotros y todos los que poblamos la tierra.

A la hora de llenar los armarios de tu cocina, apuesta por frutas y verduras de tu entorno. Los productores locales te lo agradecerán. Además, cuando tengas que comprar comida envasada (y lo mismo se puede decir de productos de limpieza y elementos similares) opta por aquellas marcas que hacen un uso responsable de los embalajes. Empieza a reducir algunas cosas de las que (puede) que abuses. Es sencillo: si renuncias al agua en botellas de plástico y optas por tener varias de cristal, ya estás aportando un pequeño granito de arena.

El respeto al medio ambiente

Maneras de cuidar el medio ambiente en casaNo tienes que cambiar tus rutinas, ni tampoco gastar mucho dinero para ser más cuidadoso. En la cocina, igual que en el baño o con la manguera del jardín, se prudente con el agua que consumen. Los electrodomésticos A+++ están preparados para consumir solo el agua necesaria en cada ciclo de lavado (da igual que hablemos de lavadora o lavavajillas) y, además, lo hacen consumiendo la luz estrictamente necesaria.

Pero tú también consumes agua. Evita el derroche. Opta por lavar los platos a maquina, ya que reduce considerablemente el agua utilizada, y nunca permitas que un grifo se quede goteando. No utilices el fregadero como un vertedero, y si no tienes más remedio que lavar los platos a mano, usa detergentes ecológicos y mide muy bien la cantidad que necesitas.

“El aceite usado nunca se tira por el fregadero. Usa los contenedores adecuados”

Igualmente, para el uso de la lavadora o el lavavajillas, toma nota de algunos recursos sencillos:

  • Hazte amigo de la plena carga. Espera a que ambos electrodomésticos estén llenos para iniciar un ciclo de lavado. Si no lo puedes evitar, usa los programas específicos de media carga.
  • Recuerda que los electrodomésticos de clase A o superior cuidan el planeta desde la tienda. Además de tener la inteligencia suficiente para detectar el grado de suciedad de los platos o de la ropa, incorporan a su elenco de programas las opción ECO, que los hace todavía más respetuosos.
  • Para que ambos electrodomésticos funcionen correctamente debes hacer un buen mantenimiento. Unos filtros limpios te aseguran una limpieza adecuada y sin malgastar recursos naturales.

Ayuda al medio ambiente

No tiras el aceite por el fregadero. Tus grifos no malgastan ni una gota de agua y, para rematar, tienes una lavadora o un frigorífico A+++. ¿Es todo lo que puedes hacer por cuidar el medio ambiente desde la cocina? En efecto, no.

Además de reducir lo que consumes, no hay que olvidar otra de las Rs más importantes para nuestro planeta: reciclar. Esto que parece tan sencillo muy poca gente lo hace en sus casas. Separa plástico, papel y residuos orgánicos y lleva cada elemento a su contenedor correspondiente. Toma nota de algunos datos que aportan en este artículo:

  • 80 latas pueden convertirse en una llanta de bicicleta.
  • Dos toneladas de plástico usado permite ahorrar hasta una tonelada de petróleo.
  • 000 botellas de vidrio recicladas son 1.000 kilos menos de basura en cualquiera de los vertederos de nuestro país.

¿No crees que merece la pena tener un par de cubos de basura para separa todo y luego llevarlo a cada contenedor?

Un buen mantenimiento ayuda

Bonus: como ya te hemos adelantando, el mantenimiento de tus electrodomésticos es fundamental para que funcionen bien y no consuman más recursos de los necesarios. Además de comprar aquellos más eficientes energéticamente, debes asegurarte de que no tienen ‘fugas’. Las gomas del frigorífico o de la lavadora deben estar en perfecto estado para que no se pierda frío o agua, respectivamente. Y lo mismo se puede decir de la puerta del horno para que no pierda calor mientras estás cocinando.

Además, poco se habla de las campanas extractoras, que tienen la misión de sacar de la cocina los humos y los olores que no quieres en casa. Para que los expulsen (al exterior o a tu propia cocina de nuevo) de la forma más limpia posible, lo que debes hacer es asegurarte de que sus filtros están limpios de grasa. Y si toca cambiarlos, ya sabes, no lo dejes para mañana.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies