Cuidar el medio ambiente desde la cocina de casa

Cuando te metes en la cocina, ¿de verdad eres una persona responsable con el mundo que te rodea? Piensa en el mundo que le vamos a dejar a las generaciones venideras.

Muchos piensan que una actitud responsable frente al mundo que nos rodea consiste únicamente en donar a alguna ONG. Con eso ya tenemos en silencio a nuestra conciencia durante un tiempo. Pero, ¿alguna vez te has parado a pensar de verdad en el mundo que estamos dejando a nuestros hijos? Y generaciones posteriores, claro.

Cuatro acciones colaborar en el desarrollo sostenible

Ser un poco más ecológicos tiene una doble recompensa: dejamos un mundo más limpio y además conseguimos ahorrar dinero con algunos gestos. Por ejemplo, elegir electrodomésticos eficientes es una actitud responsable ante el consumo y ayuda a reducir el consumo de electricidad.

En la cocina se pueden hacer muchas cosas. Por ejemplo, cuando te vas a poner frente a los fogones, piensa: ¿esa es la olla que de verdad necesitas? Es posible que vayas a cocer una pequeña cantidad de comida, por lo que es recomendable utilizar el menaje que mejor se ajusta a cada necesidad. Para raciones pequeñas, ollas pequeñas y siempre ajustadas al tamaño del fuego de la placa. Lo mismo sucede si queremos cocinar al vapor: ¿para qué usar tres recipientes si una vaporera nos hace la función completa?

Actitudes ecológicas frente al agua: tener el grifo encendido más de la cuenta siempre ha sido una mala costumbre. Se van hasta 10 litros de agua por minuto, una cantidad que se puede reducir considerablemente utilizando un difusor en el grifo de la cocina. Importante: lavar a mano consume hasta siete veces más que hacerlo con el lavavajillas. Opta por un electrodoméstico de clase A+ o superior y comienza a gestionar mejor el consumo de agua.

Otra cosa muy útil que se puede hacer si lavamos a mano es dejar los platos unos minutos en remojo con agua tibia si la suciedad está muy complicada de sacar. No lo olvides: lo mejor siempre es actuar cuando las manchas se producen.

La elección y uso de los electrodomésticos ecológicos

Mentalidad ecológicaCon los electrodomésticos se pueden hacer muchas cosas también. Como ya hemos explicado más de una vez, el microondas ahorra mucho más que un horno, y siempre ha estado muy subestimado. La tostadora es el mejor aliado del desayuno, en vez de calentar el pan a la plancha. Y qué decir de las placas de inducción, que generan un ahorro de casi el 80% con respecto a las más tradicionales.

¿Y qué podemos hacer frente a la basura? La separación de los restos que generamos es fundamental, pero no lo único que podemos hacer. También deberíamos vaciar bien los platos antes de lavarlos para no atascar nuestras cañerías y ayudar a que las plantas de tratamiento hagan mejor su trabajo. Atento al aceite: no se desecha por el desagüe. Se separa en recipientes que luego se cierran y se llevan al contenedor correspondiente, que también existen.

Otras actitudes para ser ecológico desde la cocina:

  • Consumimos demasiadas cosas con un ciclo de vida corto. Se puede y se debe retornar a las botellas y jarras de cristal, a las servilletas y los trapos de tela, etc…
  • Una buena costumbre es comprar y consumir productos de temporada y de proximidad. No solo se ayuda al comercio que tenemos cerca. Cuando optamos por ellos también se ahorra transporte o consumo de envases desechables.
  • Observa y revisa el etiquetado de los envases y compra productos ecológicos, con etiquetas que garantizan procesos de fabricación sostenibles y que no han dañado el medio ambiente por el camino.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies