Eficiencia energética, el ahorro real en casa

¿Un ciudadano raso puede ahorrar en su propia casa siendo más eficiente? La respuesta es muy clara: sí, se puede. Un eslogan muy de moda que podemos aplicarnos en el apasionante reto de convertirnos en personas más eficientes.

Muchos se lo preguntan y otros tantos tienen la respuesta: se puede ahorrar en casa si hacemos consejos eficientes. De hecho, es el momento de que este asunto adquiera la importancia que tiene. Ser más eficientes es una misión que nos concierte a todos. Y se puede conseguir siguiendo unas sencillas prácticas. Igual que en nuestra rutina diaria tenemos mecanizado el hecho de ir a por el pan, los consejos para ahorrar energía (¡y dinero!) también se pueden ‘incrustar’ en nuestro modus operandi.

Con un simple paseo por casa podemos ir reconociendo puntos en los que poner en práctica los consejos que vamos a resumir a continuación. Como comprobaréis, muchos de las prácticas que vamos a poner encima de la mesa son súper sencillos, pequeños gestos que contribuyen a mundo mejor y a una cuenta corriente con varios euros de más.

El consumo eficiente en el hogar es absoluta prioridad

Para ver con más facilidad los trucos que quiero exponer hoy, y nos perdernos en los detalles que no llevan a ningún sitio, voy a englobar por grandes áreas de nuestro hogar. ¡Vamos al lío!

  • Tecnología: aparatos que tenemos muchas horas entre las manos pueden ayudarnos a ser más eficientes. Por ejemplo: tener el cargador del móvil enchufado sin que el aparato se esté cargando ya es un error, puesto que sí, consume energía. Algo parecido ocurre con otro compañero habitual: el ordenador. Si no lo vamos a utilizar durante un periodo largo de tiempo (superior a 30 minutos), lo mejor es apagarlo; si esos periodos son cortos, ¡apagad la pantalla! El modo ahorro viene muy bien para estos casos, solo con seleccionarlo estamos contribuyendo a consumir un 15% menos de energía.
  • Modo stand by: está directamente relacionado con el apartado anterior, pero he querido darle un toque más de importancia. Para conseguir un ahorro real de energía y de dinero hay que evitar las fugas, y el modo reposo de cualquier aparto electrónico (pequeño o grande) es una de las más importantes. Son consumos pequeños pero permanentes. Ejemplo más claro: la televisión en reposo hasta que alguien vuelve a verla. Desde Ecodes nos recomiendan apagar aquellos que estén constantemente enchufados a luz y adquirir aparatos que nos consuman internamente cuando alguien no está haciendo un uso real de ellos.
  • Luces… y acción: ¡no pasa nada por tener pocas luces, si son de bajo consumo! Bromas aparte, con el tema de la iluminación casera también podemos hacer grandes cosas. El primer consejo es capital: fulminad inmediatamente las viejas bombillas y dad la bienvenida a las de bajo consumo y a los leds que, tal y como confirman las compañías eléctricas, permiten ahorrar hasta un 80% en luz. Para algunas estancias donde se necesite iluminación durante largos periodos la opción recomendada son los tubos fluorescentes: duran entre 8 y 10 veces más que las bombillas y su ahorro en energía también llega al 80%.

Evidentemente, donde no hay presencia humana, no hay luz. Es decir, apaga allí donde no estéis. Y aprovechad la energía de nuestro amigo el sol, que ilumina durante muchas horas y además calienta. Dos perlitas: podéis haceros amigos de los reguladores lumínicos y limpiad las bombillas y las pantallas de las lámparas, ya que si están sucias consumen más para llegar a una intensidad determinada.

Empieza por comprar electrodomésticos eficientes con etiquetas A+++

etiqueta energética de los electrodomésticosEs la madre de todos los consejos acerca de eficiencia energética. Conocerla nos puede ayudar mucho a la hora de ahorrar en nuestra factura de la luz. Pasamos muchas horas a su lado, y por ello el consumo de los electrodomésticos nos debería preocupar en consecuencia. Para ahorrar en casa hay que conocer bien los grandes aparatos que tenemos dentro y aprender a utilizarlos.

  • La etiqueta energética es como una nueva biblia. Los electrodomésticos de primera división (clase A o superiores) son los que deberíamos adquirir si de verdad queremos ahorrar en casa. Un aparato de esta clase nos puede llevar a un ahorro de hasta un 70% con respecto a la media, según datos de Iberdrola.
  • Insistimos: ahorrar es fácil, si nos acostumbramos bien. Usar correctamente la nevera también es importante. ¡Con lo que la queremos y visitamos! Visitadla cuanto queráis pero sed conscientes de que tener abierta la puerta es sinónimo de mayor consumo. Elegid lo que queréis antes de abrir. Haced lo mismo con otras puertas, como la del horno, que tendrá que estar cerrada lo más posible mientras esté en uso para no perder calor.
  • Frío y calor: no instaléis un frigorífico cerca de una fuente de calor y no introduzcáis alimentos calientes dentro. Esperad a que se enfríe. Del mismo modo, aprovechad el calor residual de vuestras placas de cocina apagándola cinco minutos antes de rematar lo que estéis cocinando.
  • ¡Más frío y calor!: ¿mucho hielo en el congelador?, si elimináis la capa antes de que llegue a los 3 milímetros puedes obtener un ahorro hasta del 30%. Para cocinar, si es posible, optad por el microondas y beneficiaros de un ahorro superior al 60% con respecto a un horno. Igual que con la placa, usad el calor residual del horno y no lo precalientes si vas a gestionar una cocción inferior a una hora.

Como podéis ver, apostar por el ahorro en casa siendo personas más eficientes no es complicado. Solo hace falta seguir los consejos más adecuados. No solo ahorramos dinero, sino que además contribuimos a generar un planeta más limpio y sostenible, que hoy en día es tan importante como esos euros de más que podemos generar al mes.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies