Eficiencia energética de los aspiradores

El alto consumo de luz o los elevados niveles de ruido son cosas del pasado cuando hablamos de las nuevas generaciones de aspiradoras.

Con bolsa o sin bolsa. De escoba o de mano. La elección correcta de un aspirador no siempre es fácil, puesto que debemos tener en cuenta varios factores a la hora de realizar tal adquisiciñón. A veces, dejarse guiar por el listado de los más vendidos no es el mejor consejo. En el caso de las aspirardoras, tenemos que pensar en las dimensiones de nuestras casa, en la presencia o no de mascota, el tipo de superficies que vamos a limpiar e incluso cuántos obstáculos hay presentes por nuestros pasillos y habitaciones.

El mercado de los electrodomésticos está lleno de opciones y, aunque parece que debemos ser expertos en la materia, se puede elegir el modelo más óptimo de aspiradora sin morir en el intento. ¡Vamos a intentar resolver en este post las dudas que nos pueden surgir! Lo primero vamos a poner sobre la mesa qué tipo de aspiradora nos vamos a encontrar en los pasillos de una tienda:

  • Aspiradores de tipo trineo: son los más polivalentes del mercado y presentan la oferta más numerosa. El catálogo es amplísimo, así que sería bueno dejarse aconsejar antes de pasar por caja con uno nuevo. El diseño de este tipo de aspiradoras ha evolucionado de tal manera que presentan aspectos verdaderamente bonitos. La duración está garantizada para varios puñados de años.
  • Aspiradores de tipo escoba: a juicio de muchos, son los que menos presencia tienen en los hogares. Pero no dejan de ser una opción interesante, ya que son muy manejables y, por lo general, de muy poco peso, lo que les hace óptimos para hogares con personas mayores, por ejemplo.
  • Aspiradoras de mano: son las más precisas, aunque las de menos potencia. Evidentemente también son las mas manejables y las que ofrecen resultados más fiables para espacios reducidos.

Ruido al aspirar: ¿se puede evitar?

No es que se pueda evitar, es que se debe evitar. El nivel de ruido es uno de los aspectos más destacados de la etiqueta de eficiencia enérgetica de los aspiradores. En los últimos años, las marcas fabricantes de electrodomésticos han vivido -y viven- obsesionadas por ofrecer a sus clientes aparatos que lleguen incluso a estar calificados como ‘muy silenciosos’. Todos buscan su fórmula mágica: desde suspender los motores para evitar las vibraciones, hasta el uso de nuevos materiales como la espuma acústica.

Tal y como nos recuerdan desde el blog Media Trends, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene fijado el 75 decibelios (dB) “el límite tolerable de ruido a partir del cual podemos hablar de dolor físico en nuestros oídos”. Gracias a las nuevas fórmulas de fábricación, hay muchos aspiradores que consiguen niveles de ruido entre 64 y 68 dB, que son los números que les permiten estar catalogados como aspiradores “muy silenciosos.

“Unos pocos dB marcan una gran diferencia entre insorportablemente ruidoso y muy silencioso” (BOSCH)

Marcas como BOSH o Rowenta se están destacando en los últimos años como algunas de las que más apuestan por modelos altamente silenciosos, y eficientes a la vez. Dentro de su catálogo se encuentran una cantidad interesante de aspiradoras que se mueven cerca de los 78 dB, que es media estandar de este electrodoméstico. No obstante, fruto de esas sana obsesión que hemos mencionado, han conseguido lanzar al mercado algunos que solo generan 66 dB e incluso 62. El ruido al aspirar es cosa del pasado.

¿Cuánto consume una aspiradora de mano?

Utilizando una aspiradora de manoYa sabemos que por normativa europea están prohibidos los aspiradores que superen los 1.600W de potencia, ya que eran los que más energía consumían. Siempre que estos términos salen a colación es indispensable recordar que la creencia de que a mayor potencia mayor el consumo no es del todo exacta. La potencia es la fuerza que utiliza nuestro electrodoméstico para funcionar. Lo que paguemos después en nuestras facturas de la luz dependerá siempre del tiempo que utilicemos esa potencia. Tanto para las aspiradoras de mano, que suelen funcionar con baterías y por lo tanto ‘solo’ gastan luz mientras se están cargando, como para el resto de opciones, lo mejor es optar por las clase A de eficiencia.

“La diferencia entre un aspirador clase A y uno de los “prohibidos” por tener demasiada potencia ronda los 10 euros al año”, aseguran desde la Organización de Consumidores (OCU). Matizan, y muy bien matizado, que puede que la diferencia económica no sea muy elevada -aunque nunca hay que rechazar los trucos para ahorrar en la factura de la luz- pero no solo pensamos en la eficiencia por el dinero, sino también por la salud del planeta.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies