Los electrodomésticos que más consumen están en tu cocina

Entramos como elefante por cacharrería en tres manuales de instrucciones para desgranar los consejos más básicos -pero más útiles- sobre ahorro de energía con los electrodomésticos.

Mira en tu cocina, ahí es donde está gran parte del problema de tu consumo excesivo de electricidad. No es el único foco, pero ahí se concentran gran parte de los electrodomésticos que más energía consumen. Horno, frigorífico y lavadora: estos son los tres nombres con los que te tienes quedar si recientemente te has planteado reducir el consumo eléctrico de tu casa.

Fuera de la cocina, aunque no es el tema del post, no deberías perder de vista al ordenador y a la tevisión, que no son tan inocentes como podría parecer.

Pero vamos con el trío calavera:

  1. Horno.
  2. Frigorífico.
  3. Lavadora.

¿Cómo se puede ahorrar energía sin renunciar a su uso?, ¿es posible que la factura de la luz deje de ser uno de los principales quebraderos de cabeza? Consejos al respecto hay muchos, pero hoy vamos poner nuestros ojos sobre uno de esos elementos que -durante mucho tiempo- ha estado infravalorado.

Lee los manuales

Los manuales de instrucciones de los electrodomésticos muchas veces son ignorados. Sencillamente, se tiran antes de abrirlos o nos pensamos que no tienen nada que ofrecernos. Y nada más lejos: en su interior hay información más que valiosa para hacer un uso eficiente de los electrodomésticos. No puedes olvidarte de que el mayor impacto ambiental se produce durente la vida útil de los aparatos, de ahí que sea super importante aprender a usarlos.

Un ejemplo práctico, aunque no tenga nada que ver con la eficiencia: uno de los principales dolores de cabeza cuando la gente estrena lavadora llega cuando la ven en el pasillo. ¡Pero si la habías instalado en el hueco de la cocina! Pero claro, no te has leído le manual de instrucciones. Si lo hubieras hecho, sabrías que una de las primeras operaciones es quitar los tornillos del transporte. Son cuatro, y si nadie te lo dice se pueden quedar allí de por vida, provocando unos botes descomunales cuando la lavadora centrifuga.

Así que atento porque vamos a coger tres manuales de instrucciones y vamos a ver cómo podemos ser más eficientes solo con el esfuerzo que cuesta abrirlo por la primera página y ojear de qué va el asunto.

Cómo ahorrar de forma efectiva con el horno

(según las instrucciones que se pueden ver en el manual de un horno Siemens, y que todo el mundo puede ver en internet. Es decir, no hay excusa)

  1. Olvida el precalentamiento injustificado. Solo hay que proceder con él cuando la receta lo diga específicamente o cuando las tablas de instrucciones de uso lo digan.
  2. ¿Has pensado lo que pueden los recipientes por ti? Si horneas utilizando moldes oscuros, lacados o esmaltados EN NEGRO el calor se absorbe mejor y el horneado es más eficiente.
  3. ¿Vas a hornear varias cosas? Si esto lo tienes previsto en tu menú, debes saber que cuando hornees el segundo el horno ya estará caliente, así que tendrás que ser rápido. Pero si todavía quieres ser más eficiente, solo tienes que meter dos bandejas, o moldes (o lo que utilices) rectangulares para hacerlo a la vez.
  4. Si los tiempos de cocción son largos, no descartes el calor residual. Pon una alarma en el móvil y apaga el horno 10 minutos antes de que termine el tiempo ‘oficial’ de cocción.

Otras perlas que se pueden leer en el manual sobre ahorro de energía con el horno:

  • “Con la preparación simultánea de alimentos, se puede ahorrar hasta un 45% de energía”.
  • “Retirar los accesorios no utilizados del interior del aparato. Esto permite obtener un grado de cocción óptimo y ahorrar hasta un 20% de energía”.

Cómo ahorrar de forma efectiva con el frigorífico

(según las instrucciones que se pueden ver en el manual de un combi LG, también descargable)

  1. ¿Has dejado espacio entre los alimentos almacenados? El frío necesita distribuirse de forma uniforme, y si llenas el frigoríficos con más capacidad de lo que marca, pues consumira más energía para enfríar, porque ese es su cometido.
  2. La comida caliente no debería traspasar la puertas de la nevera. Solo cuando se haya enfriado.
  3. Hay que ajustar la temperatura de frigorífico (y si es combi también del congelador) a lo que marca el manual. “Si configura una temperatura demasiado baja para la comida, podría llegar a congelarla”, aclaran.
  4. Es probable que nunca te hayan dicho lo siguiente: “no introduzca alimentos cerca del sensor de temperatura del compartimiento de la nevera”, ya que no estarás obteniendo datos fiables.

Ahorrar de forma efectiva con la lavadora

(según el manual de una lavadora Bosch)

  1. Aprovechar la carga máxima de cada PROGRAMA de lavado. Las lavadoras tienen un tope de carga, pero cada programa función en base a unas variables concretas.
  2. La ropa normal, la que está sucia del día a día, no necesita prelavado.
  3. Si vas a secar la ropa en la secadora, se pueden ahorrar esfuerzos en el centrigufado. Por lo tanto, consulta la recomendación del fabricante de la SECADORA para centrigifar, y no gastar energía haciendo un trabajo doble.
  4. “Al lavar ropa ligera o con un grado de suciedad normal se puede ahorrar
    energía (reducción de la temperatura de lavado) y detergente”, aseguran. Y adjuntamos pantallazo explicativo del manual para que quede claro que es posible.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies