Electrodomésticos más eficientes para ahorrar energía en casa

Quizá nunca te has preguntado la cantidad de energía que consumes en tu hogar a lo largo del día y seguramente si supieses la respuesta te asombrarías. Por eso antes de llevarnos las manos a la cabeza y empezar a cambiar nuestros hábitos de consumo, te diré que el primer paso para ahorrar energía en casa pasa por tener electrodomésticos eficientes.

Como herramienta para optimizar el uso doméstico de la energía, se estableció en Europa el sistema de etiquetado energético de los electrodomésticos y consultar la etiqueta energética de cada aparato antes de comprarlo es vital para saber el consumo real de cada uno de ellos y el impacto en nuestra factura.

Respetando el medio ambienteLa etiqueta energética muestra datos diferentes en función del tipo de electrodoméstico que vamos a comprar. Por ejemplo, en el caso de una lavadora nos informa del consumo de litros de agua al año o el nivel de ruido medido en decibelios, mientras que en un frigorífico vendrá indicado su consumo anual en kWh, y la capacidad de almacenamiento tanto del frigorífico como del congelador.
Pero hay un dato que siempre nos mostrará en todas las etiquetas, sea cual sea el tipo de electrodoméstico, y es la eficiencia energética del mismo. Este dato es de los más visibles dentro de la propia etiqueta. Viene indicado por una letra y un color, siendo la mayor eficiencia el color verde y la letra A+++ y la menor en color rojo y la letra D.

Tu factura lo agradecerá…

Elegir electrodomésticos eficientes supone primordialmente un ahorro en tu factura, lo cual es ya un motivo más que importante para optar siempre por los electrodomésticos de mayor eficiencia energética.
Pero si convertimos esta afirmación en datos, hay informes que demuestran que los electrodomésticos con calificación energética A+++, llegan a consumir hasta un 70% menos que los de clase D, o que, cambiar un electrodoméstico de clase B por uno de clase A++ puede generarte un ahorro de casi 600 euros durante su vida útil. ¿No te parece un gran ahorro?
Otro dato importante que debes saber, es que el electrodoméstico que más consume en tu cocina es el frigorífico. Este electrodoméstico permanece en constante funcionamiento las 24 horas del día, y todos los días del año. Su consumo energético es casi el 30% del total de energía consumida en el hogar.
Comprar un frigorífico con la mayor eficiencia energética puede resultarte algo más caro a la hora de adquirirlo pero las cifras dicen que este tipo de frigoríficos pueden llegar a consumir un 80% menos de energía que uno de clase D, lo que puede suponer a la larga, un ahorro en tu factura de unos 1.000 euros, por lo que realmente merece la pena invertir en un electrodoméstico eficiente.

…y el medio ambiente también

Sin embargo, el ahorro en tu factura no es el único beneficio que obtendrás escogiendo electrodomésticos con la mayor eficiencia. También el medio ambiente saldrá beneficiado con esta medida.
Muchas veces los malos hábitos, como dejarnos las luces encendidas cuando no es necesario, o poner la lavadora a la mitad de carga de la capacidad real, son detalles que en primer lugar encarecen la factura de cada hogar, pero que a nivel general, si sumamos todas esas pequeñas cantidades que provienen de miles de hogares, se genera un gran impacto energético a nivel global que va en perjuicio del medio ambiente y de la salud de nuestro planeta.

Conseguir una mayor eficiencia medioambiental desde casa parte como decíamos por escoger electrodomésticos con buena eficiencia energética, pero además, debemos modificar también nuestros malos hábitos en cuanto a su uso, para conseguir optimizar esta eficiencia al máximo.

Si te estás preguntando de qué malos hábitos hablo, te diré, por ejemplo que, para optimizar el consumo de tu frigorífico, debes evitar abrir la puerta constantemente, y hacerlo sólo cuando sea necesario.
También ocurre lo mismo con la puerta del horno. Es bastante habitual que cuando cocinamos con este electrodoméstico, abramos la puerta repetidamente para ver si el bizcocho sube, o para ver si el asado tiene el punto de dorado que queremos. Sin embargo, esto va en perjuicio de su consumo. Cuantas más veces abramos la puerta, la temperatura que horno alcanza se ve mermada, por lo que luego tiene que hacer un gasto extra para volver a alcanzar dicha temperatura.
Por lo tanto, el primer paso es comprar electrodomésticos eficientes, pero además es importante hacer un buen uso de ellos para conseguir dañar lo menos posible al medio ambiente, y también a nuestro bolsillo.

Si os apetece conocer más sobre los hábitos que pueden perjudicar el consumo de nuestros electrodomésticos, y cómo mejorarlo, podéis encontrar más información aquí.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies