Electrodomésticos A frente a los A+++

Hay muchas formas de no hacerse responsable de la marca que estamos dejando en nuestro planeta. Una de ellas es ignorar todo lo que podemos hacer por mejorar el mundo en el que vivimos. Puedes empezar con algo tan familiar como los electrodomésticos.

Es imposible no haberse dado cuenta: el cambio climático es un hecho constatado. Según los expertos, en 2017 se activó una cuenta atrás de tres años para revertir los males que la acción humana ha causado en la tierra. ¿Como simples mortales podemos hacer al respecto? Por supuesto. La concienciación acerca del cambio climático comienza en tu propia casa, con elementos tan sencillos y cotidianos como los electrodomésticos.

Los electrodomésticos representan un 45% del consumo eléctrico del hogar y por lo tanto se convierten en un primer foco de gasto importante. Y a su vez un foco desde el que podemos reducir el impacto de la huella que dejamos en la tierra.

“Elegirlos y utilizarlos correctamente mejora nuestro confort, ahorra dinero y puede dismunir el impacto negativo en el medio ambiente”, señalan fuentes del Gobierno de Aragón. Desde el departamento de Medio Ambiente del gobierno autonómico aragonés tienen muy claros los pilares sobre los que debería suntentarse nuestras acciones relacionadas con los electrodomésticos:

  • Comprar el que se adapta exactamente a tus necesidades. “No es lo mismo una persona que vive que una familia de 5 personas”, confirman.
  • Hay que leer las instrucciones sobre eficiencia que los fabricantes colocan en los manuales del usuario.
  • Si es posible, siempre es mejor comprar un electrodoméstico de clase A o superior.

Qué diferencias hay

La eficiencia energética es un concepto que debe estar permanentemente en tu vida. Más conocimiento de estos asuntos es sinónimo consumo más responsable. Por ejemplo, saber que una lavadora de clase A consume 259 kilowatios al año (unos 52€ anuales) y una de clase A+++ consumen solo 174 kWh y unos 35 euros al año, te hace tener mejor ojo cuando compras una nueva.

Por motivos como el anterior, en la batalla de la eficiencia energética siempre ganan los electrodomésticos A+++. No obstante, en comparación al resto de clases, los electrodomésticos de clase A o superior siempre “consumen menos energía para hacer su trabajo” que las clases inferiores. Aunque esto era evidente.

A estas alturas ya habrás podido aprender el valor que tiene la etiqueta energética de los electrodomésticos. A pesar de que son muchos los que piensan que es una mera estrategia de marquetin, los datos oficial revelan que esta teoría está muy alejada de la realidad.

¿Qué diferencias de consumos hay entre electrodomésticos de clase A?

  • Si hablamos de frigoríficos y congeladores, uno de clase A+++ consume un 60% que uno de clase A. Uno A++ consume un 40% y, caprichos del destino, un modelo A+ necesita un 20% menos de energía para funcionar.
  • Las lavadoras no forman parte del top3 de electrodomésticos más consumidores, pero aún así conviene saber que una lavadora A+++ consume un 32% menos que una de clase A. Por su parte, una A++ necesita un 24% menos de energía y una A+ un 13%, en comparación siempre a una de clase A.
  • Los lavavajillas, que consumen bastante electricidad cuando los ponemos a temperaturas altas, presentan las siguiente reducción de consumo: en comparación con clase A, uno A+++ consume un 30% menos, un A++ un 24% y un A+ un 11%.

Teniendo en cuenta estas cifras para el Gobierno de Aragón no hay duda: “Cuando vayas a comprar una lavadora, un lavavajillas o un frigorífico recuerda que la clase A (sin PLUS) es la peor”, aseguran.

Aparatos con A+++

Pero las cifras comparativas que deberían convencerte de que los electrodomésticos A+++ son tus amigos, y amigos de tus facturas de la luz, no se acaban ahí. En cuestión de frigoríficos, esa reducción de consumo de la que se hablaba más arriba tiene mucho más sentido cuando se bajan los porcentajes a cifras.

Un frigorifico de clase A consume en 10 años unos 750€ contantes y sonantes; mientras tanto, un hogar con un frigorifico A+++ solo tiene que pagar en esos 10 años 300€ por la energía que consume. Es decir, el ahorro puede llegar a ser de 450€ en un decenio. Pero no acaba ahí la cosa, porque también importa el medio ambiente: “Evitas la emisión de más de 750 kg de CO2 a la atmósfera”, aseguran las mismas fuentes.

Y es que el criterio medio ambiental no lo podemos olvidar en nuestras decisiones de compra. A todos nos puede gustar elegir la lavadora más bonita para nuestra flamante cocina, pero no estropees todo por una decisión incorrecta. Recuerda que una lavadora de clase A+++ “puede consumir un 32% menos de energía” y genera una reducción de 450 kilos de CO2 a lo largo de toda la vida útil del aparato. Algo parecido ocurre con los lavavajillas: los clase A+++ pueden ahorrar hasta un 30% de la luz que necesita para funcionar y reduce las emisiones en 300 kilos de CO2.

¿En serio todavía no crees en el poder que tienen los electrodomesticos A+++?

    1. Jose Maria 13/01/2018

    Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies