Bajo consumo para el invierno

En el caso de que no tengas calefacción central no debes echarte las manos a la cabeza. Hay formas de calentar tu casa sin la necesidad de hacer una hoguera. Es más, hay formas de calentar tu casa a bajo precio y hacerlo con estufas eléctricas.

Si llevan el apellido “de bajo consumo”, las estufas eléctricas que puedes usar como complemento para dar calor a tu casa, es que están preparadas para no darte un palo en la factura de la luz. O al menos esa es la intención. A diferencia de otros electrodomésticos, las estufas eléctricas no llevan etiqueta energética, por lo que es más importante que nunca fijarse bien en las especificaciones técnicas para no terminar llevándote a casa un auténtico vampiro eléctrico.

Más similitudes con otros electrodomésticos más grandes: igual que los más eficientes de la casa, las estufas eléctricas de bajo consumo son algo más caras a la hora de hacer el desembolso inicial, pero la inversión se acaba recuperando en poco tiempo gracias al ahorro que generan.

La idea es que este tipo de calefactores -nombres técnicos hay muchos pero lo importante es que nos entendamos- generen un calor más uniforme y mejor distribuido, pero consumiendo menores niveles de energía. Es importante recordar que el modelo de estufa que te compres esté capacitado para dar calor a la estancia de tu casa elegida. Si no tiene la potencia adecuada, estará generando calor a pleno rendimiento sin ningún sentido.

Pero no solo son buenas por su eficiencia energética. Las estufas eléctricas de bajo consumo son una alternativa bastante más segura para las viviendas en las que no hay calefacción. No usan fuentes de energía que pueden suponer un ‘disgusto’ como el gas o la madera. Sobre todo la madera, pensamos que es algo completamente descatalogado para una vivienda urbana.

La comodidad es otro atributo valorable, ya que la puedes transportar a lo largo y ancho de tu casa en función de las necesidades concretas. Por lo tanto, estamos hablando de una energía más limpia, más cómoda y más efectiva, puesto que en pocos minutos son capaces de generar calor y distribuirlo uniformemente.

Calientes a bajo precio

No obstante, recuerda lo que en este blog hemos hablado en otras ocasiones: no vale de nada tener el electrodoméstico (en este caso un aparato eléctrico) más eficiente de la tienda si luego no lo utilizamos bajo unos criterios de eficiencia.

Igual que una lavadora A+++ no ahorrará nada (o muy poco) si siempre la pones a mínima carga, las estufas elécrtricas de bajo consumo no servirán para nada si, por ejemplo, el aislamiento de tu techo no es el adecuado. Recuerda que el calor tiende a subir, así que revísalo a conciencia.

¿Conoces otras formas de usar eficientemente estas estufas? Aquí llegan algunos tips eficientes:

  • Equípate con unos termostatos o unos termómetros. La temperatura más eficiencia para una vivienda son los 21 grados. No tiene sentido que tengas una estufa encendida si has alcanzado esos grados de confort. La técnica del “grado arriba, grado abajo” nunca es buena.
  • Para mantener una casa caliente no solo hay que revisar el aislamiento del techo. También las ventanas. Se escapa mucho calor (y frío en verano) por las ventanas mal aisladas. Asegúrate de que esto no ocurre. De lo contrario, la estufa trabaja para nada (o para menos).
  • Los techos son importantes, pero los expertos lo tienen claro: también hay que mirar al suelo. Una casa con alfombras vale por dos.

Estufas recomendadas

En el mercado hay opciones para casi todos los gustos. Desde los calefactores de bajo consumo pequeños que se ponen al pie de un sofá, hasta los más modernos que se instalan en la pared imitando de alguna manera el aire acondicionado. La mayoría de estos aparatos parten de una potencia elevada. Desde los 500 a los 2000W, para que tengas la horquilla correcta con la que calentar una estancia. Muchos funcionan con aire, aunque otros modelos prefieren funcionar con reflectores que se calientan al instante. No tienes que esperar ni un minuto a que comiencen a dar calor.

Importante: aunque tengas en casa termostatos que te indiquen la temperatura a la que estás, sería relevante que compres modelos con protección frente al sobrecalentamiento. Y si tiene temporizador mejor, así te olvidas de las preocupaciones de quedarte dormido mientras funciona.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies