Cómo entender el etiquetado energético

Llevas un tiempo oyendo hablar del etiquetado energético de los electrodomésticos, pero, aun así, te suena a “chino” y no tienes muy claro qué significa ese etiquetado y en qué te influye a la hora de comprar tu lavadora o tu frigorífico.
Si ese es tu caso, no puedes perderte este post en el que voy a tratar de explicarte qué es una tarjeta de eficiencia energética, qué información contiene y cómo leerla.
Seguro que cuando conozcas toda la información, la compra de tus electrodomésticos dará un giro en el que esta tarjeta cobrará un papel muy importante.

En primer lugar, os diré que la etiqueta de eficiencia energética hace ya unos años que la normativa europea exige que esté adherida a todos los electrodomésticos y visible para los compradores de los mismos.

Esta etiqueta muestra varios datos, entre ellos, la calificación energética, que sigue una escala de 7 letras correlativas, siendo la letra A la que indica la mayor eficiencia energética y la letra G la que señala la menor eficiencia. Esta etiqueta también va dividida en colores, siendo el verde el color que indica la mayor eficiencia y el rojo la peor. Digamos pues que es algo parecido a un semáforo. Cuanto más descendemos en la escala de la etiqueta, es decir, cuanto más baja es la letra y más rojo es el color, menor es la eficiencia energética del electrodoméstico que vamos a comprar y por tanto, más cara saldrá nuestra compra a largo plazo ya que el consumo será mucho mayor que el de un electrodoméstico con una buena eficiencia energética.

Qué es cada cosa

Po lo tanto, lo primero en lo que debéis fijaros cuando vayáis a comprar cualquier electrodoméstico es la eficiencia energética que indique su etiqueta.

La etiqueta energética de cada electrodoméstico es diferente, ya que cada uno tiene una funcionalidad distinta. Por ejemplo, un frigorífico indica en la etiqueta su capacidad para congelar mientras que un lavavajillas indica la capacidad en servicios que puede lavar, o una lavadora muestra su nivel de decibelios, incluso una secadora indicará también en su etiqueta la potencia del secado.
Para que veas un ejemplo concreto observa esta etiqueta energética de un lavavajillas y verás que su información nos indica, no solo la eficiencia del electrodoméstico, aunque quizá sea el dato más llamativo, sino que también nos aporta información muy relevante como el fabricante, su capacidad en servicios que puede lavar, su consumo de agua al año, o el ruido en decibelios que genera el electrodoméstico.

Cómo leer la etiqueta energéticaOtra cosa que debes saber es que no todos los electrodomésticos de un hogar tienen la obligación de tener esta etiqueta energética, pero sí los más importantes como por ejemplo:

  • Frigoríficos
  • Congeladores
  • Lavadoras
  • Lavavajillas
  • Secadoras
  • Horno
  • Aire acondicionado

Diferentes electrodomésticos

Creo que ahora ya no tendrás dudas cuando vayas a comprar un electrodoméstico y te encuentres con su etiqueta energética, no obstante, por resumir, te diré que los electrodomésticos de mayor nivel de eficiencia energética son los de clase A+++, A++ y A+, y que todo lo que baje de ahí ya se puede considerar baja eficiencia energética y consumo elevado.

Esta información es realmente importante porque puede hacerte cambiar de opinión a la hora de hacer tu compra.
Seguramente los electrodomésticos de eficiencia energética más baja, también tienen precios más bajos, sin embargo, debes saber que no estás ahorrando por comprar una lavadora más barata si su eficiencia energética es baja, ya que a la larga estarás pagando mucho más en tu factura puesto que su consumo será mayor.

Por eso es tan importante prestar atención a la etiqueta energética y saber interpretarla, ya que puede ayudarnos a ahorrar en nuestra factura de la luz. Aunque también debes saber que no todos los electrodomésticos consumen lo mismo, y que hay alguno que puede llegar a consumir hasta el 30% de la energía total de tu hogar, como ya comentamos en el post sobre los consumos de los electrodomésticos.

Caducidad de la etiqueta

Algo importante también que quizá todo el mundo no sepa, es que la etiqueta energética tiene caducidad. Sí, más concretamente caduca a los 10 años de su emisión. Y esto ¿qué significa? Pues que pasado ese tiempo ya no puede garantizarse la eficiencia energética del electrodoméstico, por lo que la recomendación sería que antes de pasar ese tiempo cambies tu electrodoméstico por uno nuevo.

Para conocer algo más sobre la lectura de la etiqueta energética puedes leer este post.

 

 

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies