Fechas clave en el nuevo etiquetado energético

Pasear por el pasillo de una tienda especializada y ver la etiqueta energética en los electrodomésticos, colocada siempre de forma visible, tiene su razón de ser. En innumerables ocasiones, la Comisión Europea, una de las grandes abanderadas comunitarias en este terreno, ha insistido en que la eficiencia energética supone “realizar una importante contribución a la conservación del planeta”. Y, a pesar de lo que pudiera parecer, hasta un 85% de los consumidores se han fijado en este etiquetado como método para escoger un electrodoméstico que reduzca el consumo de energía y agua.

Consumo energético electrodomésticos

Y esa cifra es música celestial para la Unión Europa. “Conseguir una eficiencia energética generalizada a nivel europeo sería un paso clave para la lucha contra el cambio climático, ya que se considera que este ahorro energético y la evolución de las energías renovables serán la base para conseguir una energía y un consumo sostenible”, señalan desde la Comisión. Todo forma parte de un efecto en cadena: la eficiencia lleva a una significativa reducción de la emisión de gases de efecto invernadero que desembocaría en “un descenso de la contaminación emitida en todo el continente”.

Fechas clave en el nuevo etiquetado energético

Llevar a cabo una pequeña revolución de la Etiqueta Energética era una aspiración de las autoridades europeas desde hace tiempo. ¿Por qué? Muy sencillo: “Para que a los consumidores les resulte más fácil comprender y comparar productos”, ya que entienden que la vorágine de aparato con calificación de A+ y superior había llevado a vivir situaciones en las que un consumidor “podría pensar que al elegir un producto de la clase A+ va a comprar uno de los más eficientes del mercado, mientras que, de hecho, puede estar comprando uno de los menos eficientes”.

Objetivo cumplido: desde marzo de 2021 será obligatorio que lavadoras, lavadoras-secadoras, lavavajillas, frigoríficos y congeladores y vinotecas lleven la nueva etiqueta. Es, sin ninguna duda, la fecha más importante de todos estos cambios. Toda la distribución del país tendrá 14 días para hacer efectivo el cambio de etiquetas. El 30 de noviembre de 2021 será, por su parte, el día elegido para dar carpetazo a toda la transición.

Los siguientes pasos

Pero la nueva etiqueta energética en los electrodomésticos ya tiene cara y más de una tarjeta de presentación. Y es que una vez que el 2020 se ha puesto a ritmo de crucero, el calendario aprieta más de lo que parece en algunas fases. Por ejemplo, el 1 de noviembre de 2020 es la fecha límite para que los productos puestos en el mercado incorporen ambas etiquetas, tanto la actual como la nueva.

No obstante, se puede decir que marzo de 2020 ya supuso el inicio de este peculiar recorrido, ya que algunas marcas como Bosch, Siemens, Balay o NEFF, es decir, las que pertenecen al grupo BSH anunciaron que este era el mes escogido para incorporar en su fabricación tanto la etiqueta actual como la nueva, todo ello con el objetivo de cumplir los plazos establecidos por la UE.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies