Hervir agua ahorrando energía

A veces la magia está en las pequeñas cosas. Una buena taza de té o una infusión para dormir se pueden elaborar mucho más fácil, rápido y barato de lo que ahora mismo estáis imaginando.

Si todavía no lo sabéis, destapemos el dato: el té es la segunda bebida más consumida del mundo. En algunos países, Inglaterra o Japón siempre están a la cabeza de este asunto, se trata de una bebida milenaria e incluso venerada. En nuestro país, el té ha alcanzado unas cifras de penetración importantes. Fruto de su popularidad, hay un pequeño electrodomésticos que también está empezando a hacerse un hueco propio: el hervidor de agua. Es un invento sencillo pero muy práctico. Ayuda en la misión de ahorrar luz y ocupar menos tiempo en la elaboración de nuestra bebida favorita.

Para disfrutar de una buena taza de té, u otras infusiones también muy populares, no hace falta un despliegue muy complejo: agua a la temperatura ideal, unos minutos de reposo y poco más. Por este tipo de razones, se ha convertido en una bebida muy popular tanto en hogares como en oficinas, donde un hervidor de agua puede tener un papel muy destacado. Consume poca energía y consigue hervir el agua en instantes. Además, es un aparato seguro (la resistencia que calienta la placa está siempre escondida) y muy higiénico.

Gasto de los hervidores de agua

Contar con este aparato es una idea fantástica. Tiene todo lo necesario para triunfar en la vida moderna: es rápido, limpio, seguro y eficiente. Según datos de Ecogator, “un hervidor eléctrico consume un 50% menos de energía para calentar la misma cantidad de agua que un horno eléctrico o un microondas”. De hecho, algunos ‘ultras’ nunca han apostado por hervir agua para infusiones en el microondas. La razón de esta eficiencia es sencilla: el calor se transmite directamente al agua, sin intermediarios. Si la calentamos en una placa, primero se debe calentar el recipiente antes de llevar el agua a ebullición.

Para seleccionar un buen hervidor de agua se debe tener en cuenta el nivel de potencia, el tamaño y la capacidad del termo. 2000 o 2400W de potencia son suficientes para hervir dos litros de agua. En cuanto al tamaño, el debate es sencillo: los hervidores compactos ocupan muy poco espacio y son ideales para una sola persona. De hecho, serían la solución perfecta para tener encima de una mesa. Evidentemente, hay tamaños mayores. En cuanto a los precios, pocos hervidores superan los 100 euros.

“Si no podéis vivir sin vuestro té existen hervidores de tamaño viaje”

Teniendo en cuenta el precio y el reducido consumo eléctrico de un hervidor, podemos decir que disfrutar de una buena taza de té no es un vicio caro. Tampoco olvidemos que la vida de este aparato va más allá: se puede usar para elaborar cualquier plato que necesite de agua hirviendo como sopas, fideos, la mítica pasta que salva cualquier necesidad de menú urgente o el arroz, base de la dieta de muchos humanos últimamente.

Tés por bajo precio

hervidor-agua-eficiente-eficiencia-energeticaActualmente, hemos salido del tradicional té que se compraba en cajas en el cualquier supermercado. Prueba de ello es la proliferación de tiendas especializadas, que han provocado que esta bebida se consuma con más conocimiento, aunque sin llegar al nivel de los rituales japoneses.

Con un hervidor de agua se puede respetar por completo el proceso del té, ya que la mayoría de modelos ofrecen varios niveles de calentamiento en función del tipo de infusión que vamos a consumir. Lancemos algunos ejemplos:

  • Para el té negro herviremos el agua a 90º
  • El té verde necesita menos temperatura, unos 70º
  • El té rojo, otra de las variedades más populares requerirá que pongamos el hervidor de agua a 80º

Igual que sucede con todos los electrodomésticos, los hervidores también requieren de cierta conservación. Que sean simples y económicos no quiere decir que los dejemos a su suerte. Por ejemplo, conviene descalcificarlos para aumentar su vida útil y reducir el consumo de energía. Un consejo fundamental si vivimos en zonas de agua muy dura. Además, siempre calentaremos solo el agua necesaria; es fácil de medir con la propia taza en la que consumimos la bebida.

Y siempre que sea posible, optemos por las ‘modernidades’. El hervidor Bosch TWK8611P ha sido elegido como uno de los mejores por varios comparadores de referencia. Y si ha sido elevado hasta la medalla de oro es por razones como las siguientes:

  • Este hervidor lanza una potente acústica cuando alcanza los 100º. Perfecto si nos encontramos lejos de su posición.
  • Conserva el agua durante 30 minutos a la temperatura que queremos, por si el consumo no es inmediato.
  • Y lo más importante de todo: se desconecta automáticamente cuando hierve el agua. De esta forma, no se consume más energía de la necesaria y ofrece un punto extra de seguridad a sus dueños. Da igual el modelo por el que nos decantemos, la desconexión automática debería ser una prestación imprescindible.

Y vosotros, ¿ya utilizáis en vuestras casas un hervidor eléctrico?

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies