Hogar con electrodomésticos energéticamente responsables

¿Por qué debemos ahorrar energía? Se lo pregunta mucha gente y la respuesta se ha lanzado tantas veces como ha sido necesario.

Y volvemos a responder: debemos ahorrar energía porque es una muestra de madurez y de responsabilidad. Tendemos a pensar que ya se ocuparán otros de este tipo de asuntos, y es caer en el error fácil. No olvidemos: para producir gran parte de la energía que consumimos es necesario contaminar. Y la contaminación repercute en la calidad del mundo que vivimos y, lo más importante, del mundo que dejaremos.

Actuemos por mundo mejor. De hecho, hoy en día lo más difícil es ser un irresponsable. Por ejemplo, atacando por uno de los flancos que más me gusta: los electrodomésticos. Actualmente, lo difícil es vivir rodeados de electrodomésticos que consumen más de lo que deben, y que carezcan por completo de lo que hoy en día se entiende por eficiencia energética. Existir, existen; cualquiera puede verlo en una tienda. Y ese ‘cualquiera’ debería saber que usar electrodomésticos inadecuados puede encarecer hasta un 16% la factura de la luz.

Si ya sabemos, porque ya no lo han contado muchas veces, que nuestros electrodomésticos son los grandes consumidores del hogar, ¿por qué no adoptar una actitud responsable en este sentido? También sabemos cuáles son los electrodomésticos que más consumen y las ventajas de que esos aparatos sean altamente eficientes para ahorrar dinero en nuestras facturas.

  • Si sabemos que el frigorífico es un gran consumidor, demos un paso al frente. Optemos por uno de clase A o superior y si es ‘no frost’ ya damos en el clavo. La escarcha parece un mero complemento más de nuestra nevera, pero es un problema. Si evitamos su formación, ayudamos a que funcione correctamente sin gastar más energía.
  • ¿Habéis oído hablar de la sonda de agua? Es una parte clave de las lavadoras eficientes. La sonda “mide la suciedad del agua y la cambia sólo cuando es necesario, reduciendo el consumo de agua y de energía”, recuerdan desde AB Energía.

¿Qué es la huella de carbono?

Lo he mencionado en las primeras líneas: para elaborar la energía que consumimos y para consumirla después, hay que contaminar. Cada vez se genera más energía limpia, pero las emisiones contaminantes siguen representando una preocupación importante.

“Contaminar menos también es una obligación y también es eficiencia”

Conocer cuánto contaminamos y trabajar para reducir las emisiones también es un deber de todos. En este sentido, la huella de carbono constituye uno de los indicadores medioambientales más relevantes, puesto que “permite cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero que son liberados a la atmósfera como consecuencia de una actividad determinada”, tal y como confirman desde el Ministerio de Medio Ambiente. La huella de carbono no es un mero cálculo. Es una herramienta que nos permite ser conscientes del impacto que tiene una actividad determinada y, en base a ello, adaptar nuestros procedimientos para contaminar menos.

“El indicador, más allá de una muestra de responsabilidad social, constituye unaUniversidad Politécnica de Madrid herramienta que ayuda a diseñar presupuestos más eficientes en términos medioambientales”, aseguran, por ejemplo, desde la Universidad Politécnica de Madrid, que este mismo mes de abril se ha convertido en la primera universidad pública en registrar su huella de carbono en la Oficina Española de Cambio Climático.

Trucos para ahorrar energía en el hogar

Podríamos decir que nunca se acaban. Siempre surge alguna forma nueva de ahorrar energía. Y nunca viene mal repasarlos todos, para que nosotros también podamos reducir nuestra huella de carbono. Las personas no la podemos registrar, pero saber que estamos caminando por la senda adecuada debería ser suficiente satisfacción.

  • En el cuarto de baño: siempre ducha. No olvides que el baño consume mucha más agua. Y mucha más agua caliente supone mucho más trabajo del calentador/caldera. Y sí, más trabajo de la caldera es más consumo eléctrico y todos esos ‘más’ acaban en la factura de la luz.
  • En la cocina dejad que los alimentos se enfríen antes de meterlos en la nevera. Es lógico ya que si los metes calientes haces trabajar al electrodoméstico. ¡Descongelad en el refrigerador! De esta manera obtenemos ganancias gratuitas de frío. Y limpiad dos o tres veces al año las partes traseras de los electrodomésticos.
  • Si queremos ahorrar en combustibles, utilizad la calefacción en todas las estancias de la casa menos en la cocina y el pasillo. En verano, se puede ahorrar en las facturas y consumir menos energía bajando las persianas en horas de calor.
  • ¿Habíais pensado en las pilas? La excelencia de la eficiencia energética dice que lo mejor es usar electrodomésticos con baterías, en vez de pilas.
  • Y ya sabéis, una de las mejores y más rápidas formas de ahorrar en la factura de la luz es utilizando bombillas de bajo consumo y halógenos allí donde necesitemos bastante cantidad de luz.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies