¿Es importante la etiqueta energética?

Insistimos que, teniendo en cuenta una serie de variables, elegir electrodomésticos eficientes es una gran idea.

La Etiqueta Energética, mal entendida, puede ser un arma de doble filo. ¿Por qué? Porque como dicen algunas fuentes por ahí, con el paso del tiempo se ha podido convertir en una herramienta de marketing. Utilizarla como arma arrojadiza en una carrera por ver quién consigue más pluses detrás de la A puede tener un claro derrotado (el consumidor). Aunque no queremos perdernos en los aspectos negativos para la redacción de este artículo. El caso es que la Etiqueta Energética muestra de manera clara y sencilla cuáles son los electrodomésticos más eficientes.

Cosas importantes que debes tener en cuenta al respecto:

  • La Etiqueta Energértica muestra verídicamente los electrodomésticos más eficientes del mercado. De eso no hay duda. Hay reguladores que se ocupan de que así sea, y las propias marcas pueden dar tirones de oreja a la competencia si detectan datos que no son correctos.
  • La clave está, como consumidores, en afinar bien la elección. Nos tenemos que asegurar que la elección del electrodoméstico es coherente. Es decir, que por un modelo A+++ no te van a pegar una buena ‘clavada’ que terminarás amortizando en 30 años.
  • Mirar y comparar es lo mejor que puedes hacer. Asegúrate de que vas a comprar el electrodoméstico adecuado. Si en tu casa no hay cortinas y solo lavas camisetas, igual no necesitas una lavadora con X programas, que pueden encarecer la elección más de lo que esperas.

Qué es la eficiencia energética

La eficiencia energética consiste, grosso modo, en seguir haciendo lo mismo de todos los días pero consumiendo menos energía. Es decir: gastar menos. Actualmente seguimos habitando un planeta en el que las fuentes de energía son -en muchos casos- agotables y contaminantes. Las renovables se abren terreno, pero eso no signifca que sean energías de impacto 0 sobre el medio ambiente. Por ello, el uso racional de la energía es fundamental. Y, por supuesto, implica a todos. Los consumidores tienen que ser más responsables y las autoridades competentes en la materia se tienen que asegurar de facilitar energías limpias y herramientas para identificarlas. Y es ahí donde entra la Etiqueta Energética.

“La información que aporta la etiqueta energética permite una sencilla elección de los electrodomésticos teniendo en cuenta su eficiencia energética”, aseguran desde el Ministerio de Industria español. Hay cuatro datos clave para entenderla y sacarle el máximo partido a la información que proporciona: escala de clasificación, siete clases energéticas, colores de verde oscuro a rojo (siendo los rojos los peores, claro) y las tres clases de mejor consumo (A+, A++ y A+++), que son las que siempre elegiríamos si tuvieramos que elegir un modelo para nuestra casa.

Aprende a interpretar la etiqueta

Además de entender los datos que aporta la etiqueta, es importante conocer otras variables. Por ejemplo, que debes centrar tus esfuerzos eficientes en los electrodomésticos que más consumen. Hay clasificaciones para todos los gustos, que exoneran o culpabilizan más o menos cada electrodoméstico en función de intereses particuares pero, objetivamente, los electrodomésticos que llevan Etiqueta Energética y más energía consumen son: el frigorífico, la lavadora, el horno y el lavavajillas. Por este orden, según el IDAE y otras fuentes como Consumo Claro, de eldiario.es

“Más allá de las eficiencias, es cierto que cada uno tiene su propia idiosincrasia y por tanto su aportación media a la factura mensual puede ser mayor o menor, aun cuando el gasto en kilovatios hora sea alto”, aseguran estas mismas fuentes, aclarando que -por ejemplo- nunca se podrá comparar el gasto objetivo de un secador con el de un frigrorífico. Una vez comprendidos los resortes de la etiqueta entra en juego las necesidades personales de cada consumidor: “El primer paso en ahorrar energía en el hogar es la compra y el uso de electrodomésticos, adecuados al número de personas que viven en la casa”, insisten desde Ecologistas en Acción.

Para conocer los datos que realmente te interesan de cara al consumo eléctrico, fíjate siempre en el picto que habla del consumo de energía en kWh y, en el caso de las lavadoras y los lavavajillas, el consumo de agua en litros. Asimismo, tienes a tu disposición pictos que hablan sobre la emisión de ruido o la eficiencia en la recogida de polvo (aspiradoras). Dejándote llevar por el color verde y los datos de consumo anual más reducidos lo tendrás muy fácil para entrar de lleno en la senda de eficiencia energética.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies