¿La factura del gas se dispara? Aprende cómo ahorrar en la factura del gas

Cómo ahorrar en nuestras facturas más habituales es una de las preguntas que más se repite en nuestra cabeza de forma constante. El aumento de las tarifas de la mayoría de estos recursos nos ha hecho replantearnos su uso, y cada vez buscamos más alternativas y trucos para reducir el gasto. Y la factura del gas es una de las que más tememos.

Se acerca el invierno

No, no vamos a hablarte de Juego de Tronos. La temporada de otoño-invierno es en la que el consumo de gas se dispara de forma considerable. Con el descenso de las temperaturas y la llegada del mal tiempo es el momento de comenzar a utilizar la calefacción. Y es precisamente esta calefacción la que supone la mayor parte del gasto de gas de toda vivienda.

No importa si la tuya es una caldera convencional o de condensación, lo cierto es que desde el momento en que pones la calefacción en marcha el consumo de gas se dispara. Otro gasto importante de gas lo realizamos al utilizar el agua caliente. Si el termo que tienes en casa es de gas seguro que ya has notado antes cómo la factura es mucho menor en verano.

Ahorrar es posible

Aunque te parezca que al necesitar tener la calefacción encendida durante toda esta época más fría el ahorro es imposible lo cierto es que sigues teniendo oportunidades para ello. ¿Cómo? Muy sencillo, aprendiendo a hacer un uso más responsable del gas en casa. Y para evitar que te desesperes con la factura del gas la próxima temporada otoño-invierno tenemos algunos consejos para ti.

  • Necesitas calor, pero no vivir en el trópico. Lo más recomendable es que mantengas la calefacción entre los 19ºC y los 21ºC. Y si sois muchos en casa puedes optar por la temperatura más baja ya que la presencia de más gente genera más calor.
  • Aprovecha la luz del sol, abre las cortinas y deja que caliente las habitaciones. Aunque no te lo parezca la temperatura de la habitación tardará más en descender.
  • Opta por abrigarte un poco más. No decimos que te pongas tu abrigo más grueso para estar en casa, pero utilizando una sudadera o un jersey no será necesario que tengas la calefacción tan alta.
  • Aísla mejor tu casa. Comprueba que las ventanas y puertas no dejen huecos por los que pueda entrar aire frío del exterior. En muchas ocasiones es algo que pasa inadvertido y resulta muy eficiente.
  • No calientes las habitaciones vacías. Es el mayor desperdicio de gas que puedes hacer en toda tu casa. Concéntrate en las estancias ocupadas.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies