Lavadoras con óptima etiqueta energética

Uno de los mejores caminos para llegar a la meta de la eficiencia energética.

¿Quieres una nueva lavadora? Pues acude a tu tienda más cercana, sitúate frente a ellas y no lo dudes: busca la que tengan una etiqueta energética verde. Y si tiene por algún lado una A+++ mucho mejor. Eso tiene un significado muy importante: estas eligiendo un modelo altamente eficiente. Pero no te fijes solo en el consumo de energía, también en la eficiencia del centrifugado -que es la fase que te ayudará a que la ropa salga menos húmeda del interior- o al ruido que hace mientras funciona. Si no puedes mantener una conversación en tono normal mientras la usas, es que hace demasiado ruido.

Ahorrando en cada lavado

Que pereza tener que seguir los consejos que nos dan en un manual de instrucciones. Con lo cómodo que es ser autodidacta y aprender de tus propios errores. Eso no está nada mal, claro, pero es bastante mejor -al menos la primera vez- hacer un poco de caso a lo que dicen los fabricantes.

¿Te han hablando alguna vez de la capacidad de carga máxima? Todas las lavadoras tienen un límite predeterminado pero debes tener en cuenta que, además, cada programa tiene una capacidad máxima. ¿Y dónde se detallan estos límites? Pues, para sorpresa de muchos, en el manual de instrucciones, claro. Pero no es lo único que puedes hacer, ya que un buen consejo de batalla es no utilizar el prelavado para la ropa que no presenta un grado de suciedad alto. En las lavadoras modernas, el panel electrónico da muchas pistas sobre el consumo de agua y energía que generará un programa concreto. Jugando con los programas se puede ver cuáles son los que consumen menos agua y luz, para poder elegir en cada momento el que más se ajusta a lo que necesitas.

No podemos perder de vista la dosificación automática del detergente. Es una prestación relativamente nueva (en el mundo de los electrodomésticos hay muchas cosas relativamente nuevas) que sirve para ahorrar bastante dinero tanto en detergente como en agua, luz y suavizante.

A la hora de elegir el programa correcto, y con la intención de conseguir el máximo ahorro posible, es necesario saber determinar el grado de suciedad de una prenda. Según los datos que facilita BSH en uno de los manuales de instrucciones de Balay, una prenda de ropa presenta un alto grado de suciedad cuando hay manchas claramente visibles (por ejemplo, un trapo de cocina). En cambio, el grado de suciedad se considera normal cuando la suciedad es escasa o las manchas que hay son poco visibles (prendas usadas varias veces, toallas o sábanas con una semana de uso). ¿Cuando se considera que el gran de suciedad es bajo? Muy sencillo: cuando a simple vista no se aprecian manchas o restos de suciedad, o bien han absorbido olor corporal. Cuando hablamos de prendas con grado de suciedad BAJO generalmente se hace referencia a prendas usadas un solo día.

Las mejores funcionalidades

Una de ellas ya la hemos nombrado: la dosificación automática del detergente y el suavizante. No lo tienen muchas lavadoras, aunque seguro que se va incorporando poco a poco a todo el mercado. El caso es que las lavadoras que lo tienen cuentan con unos depósitos para que puedas cargar ambos productos, y te olvides de ellos durante, al menos, 20 lavados. Siempre en función del tipo de carga, del grado de suciedad, etc. El ahorro de agua es considerable ya que, por ejemplo, evitas aclarados innecesarios por culpa de la sobredosificación. Algunas marcas (Balay) han subido la apuesta y han incoporado a la dosificación automática un programa -también automático- de 40 grados que se ocupa de todo. El usuario solo tiene que cargar la ropa y darle al botón de inicio.

Lo bueno de que los electrodomésticos vayan evolucionando en dirección a las necesidades reales de los usuarios es que podemos disfrutar de lavar a máquina hasta los tejidos que hace no mucho eran considerados no aptos para ello. El programa automático delicado de las lavadoras NEFF es una buena muestra: los sensores detectan el tipo de carga y la lavan a una temperatura que oscila entre los 25 y los 30 grados. Perfecto para las prendas menos resistentes.

En cambio con Siemens y su función Senso Fresh puedes limpiar directamente aquellas prendas prohibidas para una maquina. Utiliza un sistema de oxigeno activo para devolver el olor a ropa nueva y eliminar cualquier tipo de contaminación. En unos 40 minutos tienes la ropa que necesitas fresca y limpia.

Para hablar de funcionalidades modernas también habría que hacer un alto en el camino en las marcas que te permiten manejar la lavadora íntegramente desde el teléfono móvil, o en aquellas que -como Samsung- le han dado la vuelta a la forma de fabricarlas para hacerlas más efectivas. Caso práctico: QuickDrive ha cambiado la forma de los tambores de las lavadoras Samsung para que la placa trasera gire de forma independiente y logre mayor movimiento del agua. Y lo consigue consumiendo un 20% menos de energía.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies