Lavar en lavaplatos, ¿ahorra más que lavando a mano?

Diversos estudios, algunos de ellos universitarios, señalan las bondades de lavar la vajilla a máquina. Los lavavajillas no solo limpian, también higienizan y eliminan todo tipo de bacterias, para que tu puedas disfrutar de una vajilla reluciente y perfecta para comer cada día.

Si tienes un bar, es obligatorio tenerlo por razones higiénicas. En tu casa, puedes hacer lo que quieras. Hablamos del lavavajillas, un compañero de vida que a diario sale en mil conversaciones, sobre todo cuando se habla del odiado momento de fregar los platos a manos. Puede que por eso, porque cada vez lo odiamos más, en España se venden anualmente unos 576.000 lavavajillas, según la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos (ANFEL).

Tarde o temprano, todo el mundo quiere uno. Los fabricantes lo saben y por ello ofrecen modelos que van más allá de los 60 centímetros de ancho de toda la vida. Los hay compactos, integrables, de medidas especiales, etc. Es casi imposible no encontrar un lavavajillas para cada cocina. No es de extrañar: es un electrodoméstico que agiliza el trabajo (necesita de la interacción humana en varias fases), que higieniza la vajilla y, además, la desinfecta.

Cuida tu vajilla y cuida tus manos sin gastar

“El lavavajillas tiene ventajas añadidas desde el punto de vista sanitario”, apuntan desde la revista Consumer. Y es  que, siendo puristas, para lavar correctamente una vajilla el agua debe estar a unos 60 grados, “algo que se consigue fácilmente con el lavavajillas pero que difícilmente conseguiremos con el agua del grifo”, apuntan desde la sección ‘Consumo Claro’ de ElDiario.es

Lavando los platos a manoYa se van desgranando algunas de las diferencias entre lavar los platos a mano o en lavavajillas pero, no obstante, si alguna vez te asalta la duda piensa en las siguientes tres claves:

  • Cuánto vas a lavar: la cantidad es muy importante para que el lavavajillas salga más rentable. Si tienes ‘cuatro’ vasos, no te compliques la vida.
  • El grado de suciedad: una comida grande, con muchos restos en la vajilla, igual no tienes que darle muchas vueltas a la elección.
  • El tipo de utensilios: ten cuidado, no todo puede meterse en el lavavajillas.

Con el lavavajillas se ahorra. Está más que estudiado y comprobado. De hecho, los estudios al respecto son demoledores. Pero, ojo, se ahorra si se utiliza de forma adecuada. Si quieres hacer un uso correcto y responsable del lavavajillas, toma nota de algunos de los mejores consejos para ello:

  • Retirar los restos solidos de comida para no atascar el filtro. Pero hazlo con un cepillo, no caigas en el error de novato de hacer el prelavado justo antes de meter al lavavajillas. Así solo estás gastando más agua. No te preocupes que ya se encargará la máquina de prelavar, lavar y aclarar.
  • La distribución de la vajilla tiene que ser la adecuada, sobre todo para dejar que los brazos del lavavajillas trabajen correctamente. Recuerda que los vasos (y similares) van boca abajo, sino tendrás sorpresa a la hora de sacarlos de lavavajillas.

Que no te engañen: es mejor lavar en lavavajillas

El dato más importante que debes tener en cuenta en esta comparativa es que el lavavajillas usa, de media, unos 10 litros de agua por lavado. Esta cantidad se multiplica hasta por 20 si optamos por lavar a mano los platos. Según datos del ya famoso estudio del Canal de Isabel II, usando el lavavajillas se pueden ahorrar hasta 30,6 litros de agua diarios, con respecto al lavado a mano. Aclaración más importante todavía: esos 10-12 litros que consume el lavavajillas se pueden incluso reducir utilizando los programar ecológicos, que ya vienen incorporados en todos los lavavajillas modernos. No te dejes llevar por lo mitos que circulan por ahí: sí, los lavados ECO son más largos, pero eso no es sinónimo de mayor consumo. De hecho es todo lo contrario.

Más tips importantes sobre el lavado de los platos a máquina:

  • Hay que esperar a tenerlo siempre lleno. O, al menos, si la situación nos obliga a no esperar poner el programa específico de media carga para adaptar los consumos de agua y energía. Ojo, respeta siempre los límites de carga que te dice el fabricante en el manual de instrucciones
  • Usa pastillas de lavado, o capsulas, pero no cometas el error de usar detergente líquido y encima meterlo directamente en el interior de la cuba. Para un correcto lavado hay que poner las pastillas correspondientes en la cajetilla del detergente, que para eso existe.
  • Tanto si lavas en el fregadero como en lavavajillas, debes mantener ambos en perfectas condiciones higiénicas. Mientras escribíamos este post leíamos una comparación bastante ilustrativa: “¿A que no te imaginas lavando tus platos en el inodoro? Pues si limpiar tu vajilla en un fregadero o lavavajillas sucio es como si lo hicieras”, aseguran en un portal especializado.

Pero, ¿y si tengo que lavar a mano?

Problemas de espacio en la cocina, una morfología extraña, o incluso razones económicas puedes llevar a más de uno a no poder instalar un lavavajillas en casa. Por eso, si todavía tienes que luchar contra los platos y un estropajo, te dejamos unos consejos rápidos para hacerlo con eficacia:

  1. Usa agua templada. Ya sabemos que los 60 grados del lavavajillas son imposibles.
  2. Haz un prelavado para retirar los restos de los platos. Y después lava primero lo que está más sucio.
  3. No dejes correr el agua sin conocimiento. Primero aplica jabón a todos los platos y luego aclara.
  4. Utiliza una rejilla para que formar atascos con los restos de comida.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies