Limpia el horno gastando poco dinero

Hasta hace poco tiempo, arrodillarse ante el horno era la única opción. Limpiarlo rozaba el tedio. Pero la industria se ha ocupado de dar a luz dos sistemas increíbles de limpieza. Y lo mejor de todo es que son ecológicos y apenas cuestan dinero. ¿Hay algo mejor que no encarecer la factura de la luz?

Limpiar el interior del horno es uno de los trabajos más tediosos que nos podemos encontrar en la cocina. Hasta hace unos años, la recomendación era clara: había que limpiarlo después de cada uso para que los restos de alimentos no se quedarán solidificados dentro para siempre. Pero la realidad era otra: como el interior de un horno no se ve, siempre hemos dejado su limpieza para otro momento. Procrastinación lo llaman. Afortunadamente, el tiempo pasa, los electrodomésticos evolucionan y las cosas se han puesto mucho más fáciles.

¿Cómo podemos limpiar ahora el horno por poco dinero?

  • A mano, con productos químicos o naturales.
  • Con la pirolisis, que consiste en chamuscar –literalmente- la suciedad
  • Con la Aqualisis, un método aún más rápido que solo necesita de una jarra de agua.

Si nuestro horno no tiene ningún sistema moderno de limpieza, igual es el momento de cambiarlo. Pero como no es una decisión para tomar en caliente, hay que buscar otras soluciones hasta que llegue el momento de hacer tal desembolso. Desde siempre, el horno se ha podido limpiar a mano. Hay dos opciones: los  productos naturales, para evitar -sobre todo- que los químicos afecten a los alimentos que después cocinaremos, y los limpiadores químicos, enemigos de muchas personas en este mundo.

Limpieza a mano

Respecto a las alternativas naturales, hay varios aliados. El bicarbonato y el agua son los mejores, para nuestro gusto. Mezclando dos cucharadas de bicarbonato y agua (hasta conseguir una pasta), basta con extenderla en las sucias paredes del horno y dejarla actuar. Cuando haya hecho su trabajo, solo hay que retirar los restos del horno con paños húmedos en vinagre. Incluso el limón es un buen aliado, barato y natural. Su acción contra la grasa es espectacular tanto en el horno como en otros como en otros electrodomésticos como, por ejemplo, el teppanyaki. Solo hay que exprimir el zumo de dos limones, llevarlo a una cacerola y dejar funcionando el horno media hora a 250 grados. Transcurrido este tiempo, solo hay que limpiar el horno con un trapo húmedo.

Los limpiadores químicos son otra elección. Ante todo se deben seguir las instrucciones del fabricantes y usarlos con la cocina bien ventilada. Solo hay que rociar el horno con el producto, dejar actuar y aclarar con un estropajo y agua templada. Para fulminar los vapores tóxicos y que no den problemas se puede poner el horno a 50 grados durante unos 10 minutos.

Pirolisis y Aqualisis

Suciedad dentro de un hornoAfortunadamente, la industria del electrodoméstico se ha ocupado de que no tengamos que volver a limpiar el horno con trapos húmedos. Aunque se puede seguir haciendo. Para eso nos han dado dos alternativas de nivel.

Primero apareció la pirolisis, o también conocida como hornos autolimpiables. A pesar de las creencias populares, la pirolisis es unos de los sistemas más baratos de limpieza para el horno. Tan barato como usar dos simples limones. El mecanismo es sencillo: consiste en llevar el horno a 500 grados, una temperatura en la que no hay resto biológico que no se haga cenizas. “La materia orgánica se descompone en CO2 y agua y se evapora, mientras que la materia inorgánica se convierte en cenizas”, revelan desde BOSCH. Otra buena noticia es que NO es necesario hacer una pirolisis después de cada uso del horno. Antes se recomendaba seguir este criterio de limpieza, pero respondía a la necesidad de no tener que hacer esfuerzos sobrehumanos. Una pirolisis cada 10 horneados es suficiente.

Y llega la pregunta del millón: ¿cuánto cuesta la pirolisis? Gracias a las marcas que aportan cifras se calcula que cuesta entre 0,39 y 0,49€. Incluso se puede programar para que lo haga en los horarios valle de discriminación eléctrica y que cueste mucho menos.

Pero hasta la pirolisis tiene un duro rival: dentro de los sistemas de bajo coste también figura la Aqualisis o Easy Clean. El proceso es tan sencillo que solo necesita de un poco de agua y llevar el horno a 270 grados. La Aqualisis, que es el nombre que le ha dado Balay a este sistema, se caracteriza por ser un sistema realmente ecológico y de bajo coste.

“Tan solo hay que verter poco de agua, unas gotas de detergente líquido para vajilla sobre la base del horno y con el horno frío, iniciar el programa de limpieza”, explican desde Neff. Cuando el agua se evapora la suciedad se ablanda y se desprende. Llegado este punto solo hay que retirar los restos con un trapo.

¿Con qué sistema de limpieza os quedáis vosotros?

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies