Los campos electromágnéticos en el hogar

Es invitable estar expuestos a ellos, aunque desde las más altas autoridades sanitarias aseguran que nuestra exposición diaria no es peligrosa. Usando correctamente todos los aparatos, placas de inducción incluidas, no debemos tener nada que temer.

No los vemos a simple vista, pero existen. Los campos electromagnéticos rodean nuestra vida diaria, y mucho más desde que la tecnología avanza ‘sin control’. Sus efectos son objeto de intensos debates en la comunidad científica, muestra de ello son las centenares de publicaciones que se han emitido al respecto: “en los últimos 30 años, se han publicado aproximadamente 25.000 artículos”, aseguran desde la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los informes de los expertos dicen unas cosas a la hora de valorar los efectos que los campos electromagnéticos tienen en nuestro cuerpo, mientras que los ‘mentideros’ en la red se llenan de multitud de entradas que hablar –en muchos casos- sin el más mínimo rigor científico.

Hay que ser realistas: los campos electromágneticos son parte de nuestra vida diaria. Y lo son porque los producen un sinfín de electrodomésticos y aparatos que nos acompañan allí donde vamos: nuestra instalación eléctrica, el teléfono móvil o el radio despertador son solo algunos de los aparatos que los generan. Dentro del apartado electrodomésticos, es más o menos de sabiduría popular que el microondas o el frigorífico emiten este tipo de campos. Y si, también las placas de inducción, las grandes condenadas por la rumorología al respecto.

Para entender mejor la entrada de hoy podéis acudir a los informes de la OMS en los que se explica ampliamente qué son los campos electromagnéticos. Explicarlo es un poco complicado para los que no somos de ciencias y lo mejor es que lo hagan expertos. De hecho, si cada vez que se hablara acerca de ello lo hicieran los expertos se podrían haber evitado muchas publicaciones alarmistas al respecto.

Frecuencias Ionizantes

Dentro del mundo de las radiaciones encontramos dos tipos, que son fundamentales a la hora de entender el tema de los campos electromagnéticos.

  • Radiaciones ionizantes: son las de mayor energía. Las que no encontramos en nuestro día a día. Tienen suficiente energía como para arrancar electrones de los átomos. Mucha de debe ser.
  • Radiaciones no ionizantes: son todo lo contrario, las que no tienen la suficiente energía para arrancar un electrón del átomo. Y dentro de las no ionizantes -que son las que envuelven nuestra rutina- se encuentran los campos electromagnéticos, generados por líneas de corriente eléctrica o por campos eléctricos estáticos.

Estar continuamente expuestos a campos electromagnéticos puede llegar a tener efectos, aunque permitidme caer en el simplismo más absoluto: para no estar expuestos deberíamos renunciar incluso a la luz. No hay que ser alarmistas y hay que disfrutar de las ventajas que nos aportan las nuevas tecnologías con cuidado.

Espectro electromagnético

La OMS lo tiene muy claro: son muchos los estudios que han demostrado que, en el entorno cotidiano, estamos expuestos a cantidades “extremadamente bajas” de campos electromagnéticos. Y añaden, y cito textualmente: “ninguno de estos estudios ha concluido que los niveles medidos puedan producir efectos perjudiciales para la salud”, aseguran. Muchos gobiernos han estudiado los posibles efectos; por ejemplo, en Alemania se realizó un estudio para medir la exposición diaria de personas en su rutina habitual. Los resultados fueron claros: “los niveles de exposición medidos presentaron una gran variación”, dicen desde la OMS, aunque aclarando las 2.000 personas del estudio estuvieron expuestas a valores mil veces por debajo de lo permitido en la actualidad.

“Los hornos de microondas que cumplen las normas no son peligrosos para la salud” (Organización Mundial de la Salud)

La inducción no es ionizante

A pesar de que la propia OMS confirma que la exposición a la que estamos sometidos en nuestra vida diaria no es perjudicial, hay consejos muy interesantes para reducir la exposición a los campos electromagnéticos. Dejo unas pinceladas de los mejores, de la mano del sitio web Vivienda Saludable:

  • Lo ideal es que el cableado de nuestra casa esté blindado. Una opción complicada. Por ello hay que desenchufar los aparatos que no se utilizan y optar por regletas para controlar los aparatos.
  • Usar sistemas de manos libres para conversaciones largas por el teléfono móvil y cargarlo con la pantalla mirando hacia abajo.
  • Prescindir, si es posible, de nuestro radio despertador. Por lo general está muchas horas cerca de la cabeza (todas las que dormimos). Si no lo podemos quitar, hay que situarlo a un metro de nuestra cama.
  • Apagar el wifi por la noche, dormir lejos de aparatos electrodomésticos y optar por bombillas led.

Con respecto a los electrodomésticos, la premisa está muy clara: hay que asegurarse de que cumplen con las normativas europeas y usarlos con cabeza. Las placas de inducción han sido las más criticadas. Se ha dicho de todo acerca de este sistema de cocina, pero la realidad es que su utilización es completamente segura. La exposición a los campos electromagnéticos que generan estas placas son muy limitados y, en cualquier caso, todos los fabricantes se aseguran de cumplir a rajatabla con la normativa europea al respecto. “Existen normativas y valores límite internacionalmente reconocidos que, en principio, deben ser respetados por todos los fabricantes”, aseguran desde Siemens.

“Para utilizar de forma segura una placa de inducción hay que leer con atención el manual”

Actualmente, las placas de inducción funcionan por debajo de los valores reglados por la Unión Europea. Desde Siemens recuerdan incluso que, utilizando las placas de inducción tal y como se indica en el manual del usuario, ni tan siquiera las mujeres embarazadas tienen motivos para preocuparse. El cumplimiento de los valores de exposición es “sinónimo de protección para la población y, por lo tanto, una garantía de seguridad para las mujeres embarazadas y sus hijos”, corroboran desde el fabricante.

  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies