Los programas económicos de la lavadora

¿Es cierto que los programas de lavado largos son los que menos consumen? ¿Cómo afecta el detergente en el lavado de la ropa?

Como en otros tantos frentes de esta vida, en el mundo de los electrodomésticos también hay muchos mitos para derribar. Tratar todo en un solo post sería algo demasiado extenso, con lo que en las próximas líneas nos centraremos en el terreno de las lavadoras, que tiene su miga. El primer mito a derribar es el de los programas cortos: no son los que consumen menos agua y energía, de hecho es al revés. “Los programas más largos son los que tienen un menor consumo de agua y energía. Es decir, son los programas más eficientes”, aclaran desde Bosch para dejar a más de uno con la boca abierta.

Aunque para muchos sean unos completos desconocidos, en la ruleta de selección de la lavadora hay diferentes programas. Y cada uno de ellos sirve para un frente de batalla distinto. En el elenco que podremos encontrar en nuestro propio electrodoméstico, lo ideal sería tener disponible un programa ECO –o modo ECO- con los que, por norma general, se obtienen óptimos resultados de lavado con una ventaja añadida: se puede ahorrar hasta un 50% de agua y energía.

“Con los programas largo de lavado no hace falta tanta potencia ni calentar tanta agua”

Para hacer funcionar nuestra lavadora de forma eficiente los técnicos no tienen dudas: se deben poner a plena carga. Un consejo que tenía especial valor en el pasado, cuando no existían los programas económicos. Hoy en día, los modelos de lavadora más aventajados cuentan con programas TURBO, o los ya mencionado ECO, que recortan el tiempo que tenemos que esperar para terminar una colada y, desde el punto de vista eficiente, no derrochan tanta agua y energía si no queda otro remedio que poner una lavadora a media carga.

via GIPHY

Cantidad justa de detergente

No solo la elección correcta de un programa de lavado afecta a la calidad de nuestra colada, también lo hace el tipo de detergente que utilizamos y, sobre todo, la cantidad que disponemos en nuestra lavadora para esta tarea. En este terreno también existe un mito jugoso: más detergente en el tambor no es sinónimo de ropa más limpia. Se trata de una creencia “muy arraigada”, aunque “más detergente no significa más limpieza”, confirman desde Ecologistas en Acción.

Dos motivos justifican este hecho:

  • Un exceso de espuma puede acarrear un problema de funcionamiento de la lavadora. Afecta a los filtros y al tambor. Y un electrodoméstico que no está en plenitud de facultades no hace bien su trabajo.
  • “Cuando se pone demasiado detergente, es posible que la ropa salga con pelos y pelusas o, incluso, sucia”, argumentan desde Ecologistas. La razón es sencilla, la lavadora no produce la cantidad suficiente de agua para ‘aceptar’ una cantidad abultada de producto.

No hay fórmula mágica para saber cuál es la cantidad correcta de detergente. Es un aspecto en el que influyen algunos factores que escapan a nuestro control, como la dureza del agua de nuestra zona. Cuanta más cal tenga más cantidad de detergente será necesaria. Por otro lado, debemos tener en cuenta que las lavadoras actuales ya no usan tanta agua por ciclo de lavado como lo hacían ‘antaño’, por lo que la cantidad correcta de producto sigue dependiendo de varios condicionantes.

Para encontrar el punto idónea lo mejor es hacer pruebas “con dosis decrecientes” hasta encontrar la cantidad exacta, aseguran las mismas fuentes ecologistas. Además resulta fundamental seguir las instrucciones que nos marca el fabricante en el envase del producto. Las grandes compañías encargadas de dar a luz nuestras lavadoras también están de acuerdo en que el detergente en polvo es mejor para las prendas blancas, mientras que el líquido se entiende mejor con una colada de color.

¡Consejo eficiente! Varias marcas ya cuentan en su catálogo con modelos de lavadoras que regulan automáticamente el detergente y el suavizante para usar la cantidad correcta en cada lavado. Ambos productos se almacenan en un tanque rellenable y la lavadora se encarga de analizar el tipo de ropa, la suciedad y la dureza del agua para consumir solo lo necesario. Gracias a este tipo de reguladores se puede ahorrar hasta 7.000 litros de agua al año.

Ahorro en la factura del agua

Además de utilizar el programa ECO siempre que sea posible, hay otros caminos para ahorrar en la factura de la luz a costa de la lavadora, caminos que valen para gastar menos dinero y a la vez ser un poco más ecológicos:

  • El prelavado solo se utiliza si hace falta. Es una fuente inagotable de recursos.
  • Programas de temperatura moderada: lo ideal es no pasar de los 30º, ya que el 90% de la energía que ‘chupa’ una lavadora lo hace calentando el agua.
  • Los programas cortos puedes ser muy útiles, pero son los que más energía gastan. Se pueden usar –que no está prohibido- para refrescar tejidos, hacer el primer lavado de alguna prenda o lavar ropa sudada después de hacer ejercicio.
  • Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies